ES­TRA­TE­GIAS PA­RA PRESERVARSE

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

Es fun­da­men­tal que quie­nes con­vi­ven con una per­so­na con mal ca­rác­ter no sien­tan la pre­sión de ser siempre com­pren­si­vos; tam­po­co de­be­rían an­gus­tiar­se por no sa­ber cuál se­ría la ac­ti­tud más ati­na­da pa­ra que el ofus­ca­do mo­di­fi­que su ta­lan­te. Por­que, en de­fi­ni­ti­va, to­do de­pen­de­rá de la per­so­na­li­dad del re­vi­ra­do y de la si­tua­ción pun­tual que atra­vie­se. Pue­de que sea al­guien fle­xi­ble pa­ra “es­cu­char otros pun­tos de vis­ta”, lo que lo ayu­da­rá a sa­lir del ma­les­tar. Pe­ro tam­bién pue­de ser más con­ve­nien­te de­jar al mal­hu­mo­ra­do so­lo con su fas­ti­dio, sa­bien­do que esa sen­sa­ción se es­fu­ma­rá. Sta­ma­teas se­ña­la que “de­be­mos sa­ber fren­te al mal­hu­mor que to­das las emo­cio­nes son pa­sa­je­ras”.

Eso sí, pa­ra evi­tar que el ma­les­tar termine por in­va­dir a to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia, Gómez su­gie­re no to­mar en for­ma per­so­nal los co­men­ta­rios crí­ti­cos que reali­ce el ofus­ca­do. Tam­bién pro­po­ne cam­biar de te­ma si fue­ra ne­ga­ti­vo; plan­tear otro pun­to de vis­ta o, in­clu­so, re­ti­rar­se del lu­gar.

Pa­ra ser jus­tos, Sta­ma­teas acla­ra que si bien es nor­mal que el mal­hu­mor se ma­ni­fies­te por­que “uno no pue­de ma­ne­jar lo que sien­te”; es po­si­ble ha­cer el ejer­ci­cio de me­jo­rar el mo­do en que uno va a ac­cio­nar an­te de­ter­mi­na­das emo­cio­nes. Asi­mis­mo, más allá de su­ge­rir que quien pa­de­ce mal­hu­mor cró­ni­co de­be­ría pre­gun­tar­se cuá­les pue­den ser las ver­da­de­ras cau­sas o bus­car ayu­da, el es­pe­cia­lis­ta acon­se­ja a quie­nes con­vi­ven con ellos “des­dra­ma­ti­zar el mal­hu­mor. No es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad ex­pli­car­le que no de­be es­tar así ni có­mo de­be­ría ac­tuar”. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.