Ofi­cio de mu­jer

Aún hay quien cree que si se po­ne en la ca­be­za de la ma­dre el som­bre­ro de un Juan y se re­zan tres Cre­dos, el tran­ce se­rá fe­liz.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Las par­te­ras fue­ron, has­ta no ha­ce mu­cho tiem­po, per­so­na­jes fun­da­men­ta­les en la so­cie­dad.

Has­ta fi­nes del si­glo XVIII, ha­bía gen­te del pue­blo que ejer­cía, jun­to a al­gu­nos mé­di­cos, el ar­te de cu­rar: eran los “san­gra­do­res”, los sa­ca­mue­las, los her­nis­tas (tra­ta­ban las her­nias) y las par­te­ras.

Sal­vo al­gu­na bo­ti­ca­ria, las par­te­ras eran las úni­cas mu­je­res que ejer­cían un ofi­cio re­la­cio­na­do con la sa­lud. Qui­zás en­ton­ces fue­se des­ca­be­lla­do pen­sar que un hom­bre aten­die­ra a una par­tu­rien­ta, y el alum­bra­mien­to no apa­re­ció en los tex­tos mé­di­cos has­ta mu­cho más ade­lan­te.

Así que los re­qui­si­tos pa­ra ob­te­ner el per­mi­so de “par­tear” no eran mu­chos: só­lo in­di­car dos o tres par­tos aten­dien­do a mu­je­res co­no­ci­das, quie­nes de­bían ju­rar que no ha­bían te­ni­do complicaciones im­por­tan­tes.

En reali­dad, las par­te­ras te­nían po­cos co­no­ci­mien­tos y tam­po­co eran idea­les las con­di­cio­nes en que aten­dían: el té­ta­nos era una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te de los re­cién na­ci­dos por la fal­ta de asep­sia al cor­tar el cor­dón um­bi­li­cal.

En las mi­sio­nes, los je­sui­tas pre­pa­ra­ban a es­cla­vas o a in­dí­ge­nas pa­ra que aten­die­ran en­fer­me­da­des y par­tos: un li­bro de 1725 con­tie­ne ins­truc­cio­nes que se si­guie­ron por más de un si­glo.

Sus prác­ti­cas hoy nos pro­vo­can es­tu­por: se apli­ca­ban sa­pos vi­vos so­bre el vien­tre des­nu­do de la par­tu­rien­ta pa­ra ac­ti­var las con­trac­cio­nes; se “man­tea­ba” a una mu­jer por el ai­re, ya en pon­cho, ya en sá­ba­na, pa­ra que se re­vir­tie­ra un na­ci­mien­to de nal­gas. Otras, co­mo los vahos de in­fu­sión de ro­me­ri­llo, aún se uti­li­zan en las pro­vin­cias del no­roes­te. Y en las Al­tas Cum­bres, en Cór­do­ba, to­da­vía hay quien cree que si se po­ne en la ca­be­za de la par­tu­rien­ta el som­bre­ro de un hom­bre lla­ma­do Juan y se re­zan tres Cre­dos, el tran­ce se­rá fe­liz.

Tam­bién era co­mún el uso de una so­pa de tron­cos de za­pa­llo, co­go­llos de pa­rra y flo­res de maíz, pa­ra evi­tar el par­to pre­ma­tu­ro; o la cu­ra­ción del om­bli­go con pol­vo de yer­ba o car­bón de plu­mas.

En 1793, el mar­qués de So­bre Mon­te, no­tan­do la “fal­ta de in­te­li­gen­cia en las mu­je­res que se de­di­can a es­to”, dic­tó un auto pa­ra re­gla­men­tar los ser­vi­cios de las par­te­ras.

El ci­ru­jano Ja­vier Ga­ray te­nía que adies­trar­las y sin su au­to­ri­za­ción no po­dían ejer­cer; el mé­di­co hi­zo una lis­ta de las me­jo­res: “Una fla­ca de la ran­che­ría de San­to Do­min­go; Mer­ce­des Bai­go­rria, de San­ta Ca­ta­li­na; Ma­ría To­ran­zos, de tras don Pru­den­cio Xi­ge­na; Pi­ni­cha, ma­dre de los Ami­cho; An­to­nia, del Hos­pi­tal San Ro­que; Ma­ría que vi­ve en lo de Do­ña Te­re­sa; Nar­ci­sa que vi­ve con Do­ña Ca­ta­li­na Ara­lla; Pan­cha, jun­to a los co­rra­les”.

Sus do­mi­ci­lios co­rres­pon­dían a di­fe­ren­tes lu­ga­res de la ciu­dad, así que ca­da ve­cino sa­bía a quién de­bía lla­mar. Ca­si to­das eran muy hu­mil­des, al­gu­nas crio­llas y otras es­cla­vas y eran con­fia­bles por su prác­ti­ca de años.

Co­mo anéc­do­ta: hu­bo un cu­ra muy co­no­ci­do, fray Pa­che­co, a quien se le cues­tio­nó ejer­cer co­mo par­te­ro.

La vi­sión pro­gre­sis­ta de So­bre Mon­te, ha­cien­do hin­ca­pié en la pre­ven­ción –ca­si nun­ca te­ni­da en cuen­ta has­ta en­ton­ces–, bus­ca­ba la pre­ser­va­ción de la ma­dre y del ni­ño, y, agre­ga Gar­zón so­bre es­te sa­bio go­ber­nan­te, el me­jor que tu­vo Cór­do­ba has­ta hoy, “por ex­ten­sión, de to­da la hu­ma­ni­dad”.

Su­ge­ren­cias: 1) Si ha­blan con sus abue­las, y al­gu­nas de más edad, con sus ma­dres, po­drán con­tar­les lo que era, en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, dar a luz en la ca­sa. Hoy, al­gu­nas jó­ve­nes op­tan por eso. 2) Leer, a quien le in­tere­se el te­ma: De Co­ma­dro­nas a Obs­te­tras, de la pro­fe­so­ra Cris­ti­na Ve­ra de Flachs. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.