Vi­vien­do con un mal­hu­mo­ra­do

Pue­de ser la pa­re­ja, un hi­jo o un hermano. Cuan­do hay al­guien con ca­rác­ter di­fí­cil en ca­sa, más va­le te­ner al­gu­nas es­tra­te­gias pa­ra ha­cer de la convivencia un es­pa­cio ar­mó­ni­co y di­ver­ti­do.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR JESICA MA­TEU ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

Es ago­ta­dor cuan­do al­guien en ca­sa se que­ja de ma­ne­ra cons­tan­te, re­fun­fu­ña por ni­mie­da­des, se fo­ca­li­za en lo ne­ga­ti­vo, se irri­ta fá­cil­men­te, se mues­tra dis­con­for­me, con­tes­ta mal o pro­tes­ta tan­to co­mo res­pi­ra.

Así, la convivencia se vuel­ve in­to­le­ra­ble. Sin em­bar­go, pa­ra evi­tar lle­gar a la si­tua­ción lí­mi­te de aban­do­nar a esa per­so­na o de re­sig­nar­se a pa­de­cer­la por tiem­po in­de­fi­ni­do, es im­por­tan­te in­ten­tar com­pren­der­lo pe­ro tam­bién, po­ner en prác­ti­ca al­gu­nas es­tra­te­gias pa­ra lo­grar una vi­da jun­tos más ar­mó­ni­ca. ser un ras­go pro­pio de un cua­dro de­pre­si­vo, de una si­tua­ción de in­som­nio o de una pér­di­da”, tal co­mo su­gie­re el re­co­no­ci­do psi­có­lo­go Ber­nar­do Sta­ma­teas. A su vez, ex­pli­ca que “una per­so­na mal­hu­mo­ra­da en mu­chos ca­sos es al­guien frus­tra­do” a par­tir de no ha­ber po­di­do al­can­zar lo­gros pun­tua­les en su vi­da fa­mi­liar, per­so­nal o pro­fe­sio­nal. Y, an­te esa si­tua­ción, reac­cio­na con en­fa­do o con tris­te­za. “El mal hu­mor es un enojo cons­tan­te y cons­ti­tu­ye una fuer­za fren­te a un obs­tácu­lo que se pre­sen­ta en el ca­mino y que sen­ti­mos que nos im­pi­de avan­zar. Esa ener­gía ha­bría que uti­li­zar­la pa­ra re­mo­ver la pie­dra, no pa­ra las­ti­mar­nos a no­so­tros mis­mos ni a los de­más”, su­gie­re el es­pe­cia­lis­ta. Sin em­bar­go, pre­ci­sa­men­te a quien se ca­rac­te­ri­za por su dis­pli­cen­cia le cuesta com­pren­der esa po­si­bi­li­dad. Y es así que quie­nes com­par­ten el te­cho con ella, lo pa­de­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.