TO­DO TIE­NE UN LÍ­MI­TE

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana -

Lo cier­to es que aun com­pren­dien­do el ori­gen del mal ge­nio ajeno, no hay por qué so­por­tar­lo has­ta el in­fi­ni­to. Pe­ro, po­ner­le lí­mi­tes al mal­hu­mo­ra­do “es di­fí­cil por­que el su­je­to jus­ti­fi­ca su es­ta­do de áni­mo, cul­pa­bi­li­zan­do ge­ne­ral­men­te a fac­to­res ex­ter­nos y no a la for­ma ne­ga­ti­va en la que in­ter­pre­ta los he­chos de la reali­dad”, ad­vier­te Gómez. Por eso, a la ho­ra de li­diar con al­guien así –que, por otra par­te, tie­ne mu­chas otras cua­li­da­des que nos ha­cen ele­gir te­ner­le pa­cien­cia– lo me­jor es “apren­der a cui­dar­se del mal­hu­mo­ra­do, uti­li­zan­do la re­fle­xión, ha­blán­do­le con una ac­ti­tud po­si­ti­va y re­afir­man­do el op­ti­mis­mo”. En la mis­ma lí­nea, el es­pe­cia­lis­ta re­sal­ta que “el ob­je­ti­vo es cui­dar­se uno; no tra­tar de cam­biar al otro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.