La ri­sa y ese se­cre­to que po­cos co­no­cen

El hu­mor es una ex­ce­len­te es­tra­te­gia pa­ra des­dra­ma­ti­zar. ¿Pe­ro có­mo pro­vo­car­lo si es­ta­mos enoja­dos o aver­gon­za­dos? Acá te da­mos al­gu­nas ideas pa­ra vol­car la ba­lan­za del la­do po­si­ti­vo.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR JE­SI­CA MATEU ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

Una chi­ca en­tra a una fies­ta. Di­vi­na, bien pei­na­da, ma­nos im­pe­ca­bles y un ves­ti­do pre­cio­so. Aún no lle­ga­ron to­dos los in­vi­ta­dos. Sa­lu­da y la sa­lu­dan con ama­bi­li­dad, pe­ro a po­co de ir­se, de su la­do se es­cu­chan al­gu­nas ri­sas que pre­ten­den –aun­que no lo­gran– di­si­mu­lar. Pa­san unos mi­nu­tos has­ta que al­guien le avi­sa que tie­ne mal pues­to el ves­ti­do “atrás”. Alar­ma­da, gi­ra el tor­so pa­ra ver, de per­fil, su es­pal­da, a la vez que con las ma­nos se pal­pa rá­pi­da­men­te y cae en la cuen­ta de que la fal­da del ves­ti­do se en­gan­chó en su ro­pa in­te­rior, de­ján­do­le al des­cu­bier­to la co­la y una bom­ba­cha que no es de­ma­sia­do lin­da ni es­tá en las me­jo­res con­di­cio­nes.

Las op­cio­nes son dos, aco­mo­dar­se y huir en cuan­to sea po­si­ble, ade­más de evi­tar re­en­con­trar­se con aque­llas per­so­nas por una lar­ga tem­po­ra­da; o arre­glar­se mien­tras se ríe es­pon­tá­nea­men­te y ha­ce al­gún co­men­ta­rio jo­co­so de au­to­crí­ti­ca pa­ra seguir dis­fru­tan­do de la fies­ta y has­ta con­tar el pa­pe­lón a otros in­vi­ta­dos que se per­die­ron la anécdota. En de­fi­ni­ti­va, si no lo ha­ce ella, se­gu­ra­men­te otros lo ha­rán.

Así, la cla­ve pa­ra sa­lir ai­ro­sos de cual­quier si­tua­ción ver­gon­zo­sa es­tá en te­ner la ca­pa­ci­dad de reír­se de uno mis­mo. Tro­pe­zar­se de ma­ne­ra ab­sur­da, de­cir al­go in­co­rrec­to, equi­vo­car­se, ha­cer un rui­do o un ges­to inopor­tuno, con­fun­dir a al­guien con otra per­so­na, ser des­cu­bier­to en una si­tua­ción in­có­mo­da, te­ner al­gún de­ta­lle fí­si­co fue­ra de lo co­mún, es­tor­nu­dar de mo­do bi­za­rro o ge­ne­rar un pa­pe­lón inol­vi­da­ble… To­do pue­de ser mo­ti­vo, en igual me­di­da, pa­ra sen­tir que pro­ta­go­ni­za­mos un ri­dícu­lo sin re­torno; o, por el con­tra­rio, que vi­vi­mos al­gu­na cir­cuns­tan­cia que in­vi­ta a la car­ca­ja­da pro­pia y aje­na.

La psi­coa­na­lis­ta Adria­na Gu­raieb, miem­bro de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na, afir­ma que lo me­jor su­ce­de cuan­do, en es­tos con­tex­tos, "el en­torno se acer­ca con em­pa­tía y com­pli­ci­dad pa­ra reír­se, sin cri­ti­car. Es­to im­pli­ca­rá, a fu­tu­ro, una opor­tu­ni­dad pa­ra que los de­más tam­bién ape­len a es­te re­cur­so".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.