SO­MOS (IM)PER­FEC­TOS

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - Más info so­bre no­so­tros mis­mos en rum­bos­di­gi­tal.com

Reír­se de uno mis­mo es que­rer­se. Por­que la ri­sa tie­ne que ver con eso, con la ca­pa­ci­dad de amar­se, per­do­nar­se y acep­tar­se. Y, se­gu­ra­men­te, si uno lo­gra mi­rar­se así mis­mo de ma­ne­ra afec­tuo­sa –no por eso im­pu­ne– es pro­ba­ble que, co­mo in­di­ca Gu­raieb, tam­bién ob­ser­ve su en­torno (com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, fa­mi­lia­res, pa­re­ja y ami­gos) “co­mo se­res im­per­fec­tos, sin idea­li­za­cio­nes”, pe­ro tam­bién sin pre­jui­cios.

La cla­ve es dar­se cuen­ta: ad­ver­tir có­mo uno sue­le per­ci­bir y pro­ce­sar lo que su­ce­de. Des­de ya, a quie­nes ten­gan una au­to­es­ti­ma ba­ja les se­rá más di­fí­cil desa­rro­llar una ac­ti­tud hi­la­ran­te fren­te a sus pro­pias im­per­fec­cio­nes, o bien so­bre­lle­var con hu­mor un mo­men­to in­có­mo­do; a di­fe­ren­cia de “aque­llas per­so­nas que tie­nen una ade­cua­da fle­xi­bi­li­dad pa­ra re­co­no­cer que no siem­pre es­tán de pun­ta en blan­co” y que no son “pri­sio­ne­ras del qué di­rán”, in­di­ca Gu­raieb.

Por su par­te, Spi­ne­lli ase­gu­ra que “si bien la for­ma­ción de la au­to­es­ti­ma hun­de sus raí­ces en la pri­me­ra in­fan­cia −cuan­do los ma­yo­res nos mar­can si so­mos in­te­li­gen­tes o ton­tos, apli­ca­dos o dis­traí­dos−, so­mos res­pon­sa­bles de nues­tras vi­das y ac­ti­tu­des. Por eso, desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de reír­se de uno mis­mo em­pie­za por ser una elec­ción y se ma­ni­fies­ta el día en que es­ta­mos pre­dis­pues­tos a “in­ten­tar una reac­ción dis­tin­ta a la que tu­vi­mos en si­tua­cio­nes pa­re­ci­das”, con­clu­ye.

RUM­BOS­DI­GI­TAL.COM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.