Ha­des, rey del Tár­ta­ro

El al­ma del muer­to, al lle­gar, de­bía pa­gar una mo­ne­da a Ca­ron­te; si no lo ha­cía, va­ga­ría eter­na­men­te por la la­gu­na Es­ti­gia.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Ha­des, pa­ra los an­ti­guos grie­gos, era el dios de los muer­tos. Los hu­ma­nos le te­mían y na­die se atre­vía a pro­nun­ciar su nom­bre, aun­que so­lían lla­mar­le Plu­tón −“el ri­co”− pues en lo pro­fun­do de la Tie­rra, don­de rei­na­ba, se acu­mu­la­ban me­ta­les y pie­dras pre­cio­sas: por eso lo re­pre­sen­ta­ban en un ca­rro de oro y con el cuerno de la abun­dan­cia.

Era, ade­más, el es­po­so de Per­sé­fo­ne −dio­sa ama­da por los hom­bres pues anun­cia­ba la pri­ma­ve­ra, y de quien ya les con­té−, a la que rap­tó pa­ra ha­cer­la su es­po­sa.

Su reino era el Tár­ta­ro, y el al­ma del muer­to, al lle­gar, de­bía pa­gar una mo­ne­da: era cos­tum­bre que los pa­rien­tes la co­lo­ca­ran ba­jo la len­gua del di­fun­to, pues su es­pí­ri­tu de­bía en­tre­gar­la a Ca­ron­te, el bar­que­ro que lo con­du­ci­ría a tra­vés de la la­gu­na Es­ti­gia. Si el áni­ma no lle­va­ba la mo­ne­da, va­ga­ría eter­na­men­te en la ori­lla −co­mo al­ma en pe­na− pues un pe­rro con tres ca­be­zas −el fa­mo­so Can Cer­be­ro− le im­pe­di­ría en­trar.

Los grie­gos creían que la pri­me­ra re­gión del Tár­ta­ro era un lu­gar som­brío lla­ma­do Ga­mo­na­les, don­de las al­mas va­ga­ban en­tre mur­cié­la­gos, y su úni­ca ale­gría era be­ber la san­gre que les ofre­cían los vi­vos –qui­zás el ori­gen del mi­to de los vam­pi­ros− pues al be­ber­la se sen­tían ca­si hu­ma­nos.

Los es­pí­ri­tus re­cién lle­ga­dos eran juz­ga­dos en el cru­ce de tres ca­mi­nos; se­gún el ve­re­dic­to, de­bían in­ter­nar­se en uno de ellos: si no eran ni bue­nos ni ma­los, iban a los Ga­mo­na­les; los mal­va­dos iban al cam­po de cas­ti­go del Tár­ta­ro, al­go así co­mo el in­fierno cris­tiano; los vir­tuo­sos es­ta­ban des­ti­na­dos a los jar­di­nes de los Cam­pos Elí­seos.

Allí go­ber­na­ba Cro­nos –el dios del tiem­po– y era un lu­gar ale­gre, so­lea­do, sin in­vier­nos, don­de los jue­gos, la mú­si­ca y las fies­tas pa­re­cían in­ter­mi­na­bles; allí po­dían ele­gir re­na­cer en la Tie­rra. Muy cer­ca se en­con­tra­ban las Is­las de los Bie­na­ven­tu­ra­dos, que es­ta­ban re­ser­va­das a quie­nes hu­bie­ran na­ci­do tres ve­ces, y tres ve­ces hu­bie­sen me­re­ci­do ir al Elí­seo.

Ha­des ra­ra vez aban­do­na­ba su reino, sal­vo por tra­ba­jo o cuan­do lo do­mi­na­ba el de­seo; cuen­tan que en una oca­sión des­lum­bró a la nin­fa Men­te con su ca­rro de oro y sus ca­ba­llos ne­gros, y la hu­bie­ra se­du­ci­do de no ser por la rei­na Per­sé­fo­ne, que con­vir­tió a la nin­fa en una plan­ta aro­má­ti­ca: la men­ta.

Per­sé­fo­ne era gra­cio­sa y com­pa­si­va, y, aun­que no tu­vie­ron hi­jos, fue una fiel es­po­sa. Ex­tra­ña­men­te, era ami­ga de Hé­ca­te, la dio­sa de las bru­jas.

En­tre sus bie­nes, el que más es­ti­ma­ba Ha­des era un cas­co que lo ha­cía in­vi­si­ble, re­ga­la­do por los Cí­clo­pes –gi­gan­tes con un so­lo ojo– en agra­de­ci­mien­to. Era por ellos que las ri­que­zas en­te­rra­das le per­te­ne­cían, aun­que le es­ta­ban ne­ga­das las que se le­van­ta­ban so­bre la tie­rra.

Ha­des no per­mi­tía que lo aban­do­na­sen sus súb­di­tos, y po­cos de los que vi­si­ta­ban el Tár­ta­ro re­gre­sa­ban pa­ra con­tar­lo. Se creía que es­te dios no sa­bía lo que ocu­rría en el mun­do su­pe­rior ni en el Olim­po –el cie­lo– don­de vi­vían mu­chos de sus hermanos, aun­que so­lía re­ci­bir no­ti­cias cuan­do los mor­ta­les lo lla­ma­ban en­tre mal­di­cio­nes y ju­ra­men­tos.

Reinó por mi­le­nios en el áni­mo de quie­nes creían en él –re­pre­sen­tan­do la os­cu­ra su­ges­tión que ejer­cen so­bre las mu­je­res los hom­bres pe­li­gro­sos– has­ta que nue­vas creen­cias na­ci­das en el Orien­te Me­dio lo re­le­ga­ron al Li­bro de los Mi­tos.

Su­ge­ren­cias: 1) Bus­car en in­ter­net da­tos y pin­tu­ras so­bre ellos. 2) Leer La ra­ma do­ra­da, de Ja­mes Fra­zer, an­tro­pó­lo­go es­co­cés que es­tu­dió las re­li­gio­nes com­pa­ra­das; ve­re­mos que los mi­tos se re­pi­tan en to­das las ci­vi­li­za­cio­nes. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.