¿Ne­ga­mos la reali­dad?

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR RAÚL G. KOFFMAN Psi­có­lo­go, Ro­sa­rio, San­ta Fe. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rumbosdigital.com

Créa­se o no, ne­gar la reali­dad, es muy fá­cil. Es más, se ha­ce au­to­má­ti­ca­men­te. Es un pro­ce­so que re­sul­ta “in­vi­si­ble a sus pro­pios ojos”. Pe­ro acla­re­mos al­go: una co­sa es no ver lo que es­tá allí, y otra, no va­lo­rar­lo co­mo los de­más. Me ex­pli­co me­jor: al­guien pue­de de­cir­le a otro que su so­cio le es­tá pre­pa­ran­do una es­ta­fa. Si es­ta per­so­na no cree po­si­ble lo que se le es­tá di­cien­do, se di­ce de ella que “nie­ga la reali­dad”. Hay da­tos pre­ci­sos de la es­ta­fa, pe­ro co­mo cree im­po­si­ble esa in­ten­ción en su so­cio, “no la ve”. Y es­tá ahí: es­tán los da­tos pa­ra che­quear­los. Pe­ro los nie­ga abier­ta­men­te.

El se­gun­do ca­so es el que po­dría­mos lla­mar de “ce­gue­ra va­lo­ra­ti­va”. A al­guien le diag­nos­ti­can una en­fer­me­dad gra­ve. La per­so­na “la ve”, la re­co­no­ce co­mo exis­ten­te y ver­da­de­ra, pe­ro mi­ni­mi­za su gra­ve­dad. Cuan­do le in­di­can que “se cui­de” cam­bian­do há­bi­tos o con­duc­tas pun­tua­les, la per­so­na de­du­ce que los de­más (y so­bre to­do el mé­di­co) es­tán exa­ge­ran­do. En es­te ca­so tam­bién se afir­ma que “nie­ga la reali­dad”: pe­ro no por no ver­la sino por no va­lo­rar, o sea, por no di­men­sio­nar el diag­nós­ti­co co­mo los de­más lo ha­cen. De allí lo de “ce­gue­ra va­lo­ra­ti­va”.

En sín­te­sis: no ver lo que hay allí, y no va­lo­rar­lo o di­men­sio­nar­lo co­rrec­ta­men­te (mi­ni­mi­zán­do­lo), son dos mo­dos di­fe­ren­tes de “ne­gar la reali­dad”.

Otro te­ma es su­po­ner que to­dos te­ne­mos las mis­mas po­si­bi­li­da­des de ver la mis­ma reali­dad. Si us­ted tie­ne ade­lan­te un in­for­me so­bre con­ta­mi­na­ción am­bien­tal ex­pre­sa­do en nú­me­ros y por­cen­ta­jes, don­de se uti­li­zan pa­la­bras que no com­pren­de, es pro­ba­ble que us­ted no pue­da te­ner ac­ce­so a la reali­dad que el in­for­me des­cri­be. No es­ta­rá us­ted ne­gan­do la reali­dad, pe­ro su fal­ta de co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos ha­rá que a esa reali­dad us­ted no pue­da abor­dar­la ni en­ten­der­la.

¿Otro ejem­plo? Dos per­so­nas mi­ran el mis­mo ga­to en el mis­mo mo­men­to. Una de las per­so­nas lo quie­re pa­ra que le ma­te los ra­to­nes de su ca­sa y la otra pa­ra que le ha­ga com­pa­ñía. ¿Aca­so ven am­bas la mis­ma reali­dad?

Y si re­cu­rri­mos a las neu­ro­cien­cias, la co­sa em­peo­ra. Los neu­ro­cien­tí­fi­cos afir­man que el ce­re­bro nos en­ga­ña por­que nos ha­ce ver una reali­dad fal­sea­da. Pa­re­ce ser que fun­cio­na pa­ra que, en nues­tra com­pren­sión de la reali­dad, nos que­de­mos tran­qui­los. Tran­qui­los por­que en­ten­de­mos y ma­ne­ja­mos to­do. Por­que so­mos cohe­ren­tes y no nos au­to­en­ga­ña­mos. Y no es así. ¿En­ton­ces nues­tro ce­re­bro nos nie­ga la reali­dad tal cual es? Tal vez sí.

En­ton­ces no hay que asus­tar­se de­ma­sia­do. Ne­gar la reali­dad, dis­tor­sio­nar­la, ver lo que “nos cie­rra” y con­cluir lo que nos con­vie­ne, es to­tal y ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. Pe­ro cla­ro, hay gra­dos y gra­dos. Pe­ro ese es otro te­ma. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.