Hi­pe­re­xi­gen­cia: una cár­cel he­cha a me­di­da

Nin­gún lo­gro pro­pio los ale­gra, mu­cho me­nos los de sus hi­jos. Siem­pre en­cuen­tran ex­cu­sas pa­ra apun­tar más al­to y ja­más dis­fru­tar. ¿Sir­ve pa­ra al­go esa bús­que­da per­pe­tua de la per­fec­ción?

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEI­LA SUCARI ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

Tan­to se es­fuer­za en lo­grar que to­do sea per­fec­to que na­da le sa­le bien. Mar­ti­na nun­ca es­tá con­for­me. Aun­que la ca­sa es­té re­lu­cien­te, ella en­cuen­tra el pe­lo del pe­rro pe­ga­do al si­llón. Si su hi­jo se sa­ca un ocho en un exa­men, le pre­gun­ta por qué no al­can­zó el diez. Si en el tra­ba­jo la fe­li­ci­tan por su desem­pe­ño y, ade­más, le ha­cen una crí­ti­ca cons­truc­ti­va, se ob­se­sio­na con lo ne­ga­ti­vo has­ta sen­tir­se una com­ple­ta inú­til. “Es di­fí­cil ser yo”, di­ce rien­do. “Des­de chi­ca soy muy exi­gen­te, y aun­que gra­cias a eso con­se­guí al­tos pro­me­dios en la fa­cul­tad y bue­nos pues­tos de tra­ba­jo, la ver­dad es que me tra­jo más pro­ble­mas que sa­tis­fac­cio­nes. Re­cién aho­ra, a los cua­ren­ta, y con varios años de te­ra­pia, em­pe­cé a dar­me cuen­ta. Que­rer que to­do sea co­mo en las pe­lí­cu­las es un frus­tra­ción cons­tan­te”.

Al­can­zar los idea­les pla­tó­ni­cos en la vi­da real es per­se­guir lo im­po­si­ble. Las per­so­nas no so­mos má­qui­nas pro­duc­ti­vas que es­tán al 100% to­dos los días. Si bien la au­to­su­pera­ción es una for­ma de cre­cer, hay que apren­der a li­mi­tar­se y a no po­ner­se me­tas inal­can­za­bles. “La hi­pe­re­xi­gen­cia lo úni­co que ha­ce es en­fer­mar a la gen­te, pro­vo­ca tras­tor­nos emo­cio­na­les co­mo la de­pre­sión, la an­sie­dad y el es­trés”, di­ce el psi­có­lo­go Ra­fael San­tan­dreu. “Hay que evi­tar to­mar­se a la tre­men­da las ad­ver­si­da­des, an­ti­ci­par las des­gra­cias y es­tar to­do el tiem­po dan­do vuel­tas so­bre un pro­ble­ma”. les re­sul­ta muy di­fí­cil dis­fru­tar el tra­yec­to, no hay es­pa­cio pa­ra el pla­cer por­que es­tán so­bre­car­ga­dos de pre­sión. En el in­ten­to de al­can­zar la per­fec­ción ab­so­lu­ta ja­más se sien­ten con­ten­tos por sus lo­gros. Na­da es su­fi­cien­te.

“El peor ti­rano en es­tos ca­sos es la mis­ma per­so­na”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Be­ti­na Ia­novs­ki. “Se mi­de de for­ma con­ti­nua, con una al­tí­si­ma va­ra, en un in­ten­to de al­can­zar me­tas des­me­di­das y po­co rea­lis­tas. Ade­más sue­le preo­cu­par­se en ex­ce­so por la va­lo­ra­ción de los otros. Una co­sa es ha­cer lo me­jor po­si­ble y es­for­zar­se, el te­ma es no caer en los ex­tre­mos de hi­per­ac­ti­vi­dad que con­du­cen al des­equi­li­brio”.

Los pro­ble­mas de in­som­nio, la adicción al tra­ba­jo y los tras­tor­nos de alimentación es­tán re­la­cio­na­dos con la hi­pe­re­xi­gen­cia. Vi­vi­mos en una so­cie­dad de con­su­mo que nos mo­ti­va a ga­nar más di­ne­ro, com­prar can­ti­da­des de bie­nes −aun­que no los ne­ce­si­te­mos− y ob­te­ner pues­tos la­bo­ra­les más pres­ti­gio­sos. La ca­rre­ra es in­fi­ni­ta, no tie­ne te­cho: “Su­pé­ra­te a ti mis­mo y aplas­ta al de al la­do”, es el es­lo­gan del ca­pi­ta­lis­mo vo­raz. En el afán de es­tar a la al­tu­ra de las exi­gen­cias del mer­ca­do, mu­chos de­jan de la­do la pro­pia vi­da.

Se­gún un es­tu­dio ca­na­dien­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.