La prin­ce­sa de Po­me­ra­nia II

La po­de­ro­sa Ca­ta­li­na, ves­ti­da con uni­for­me de ejér­ci­to ru­so, fue pro­cla­ma­da za­ri­na por las tro­pas.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

En vis­ta de que su jo­ven so­brino pa­re­cía in­ca­paz de dar un he­re­de­ro al trono, la em­pe­ra­triz pro­pu­so al con­de Salty­kov que se con­vir­tie­ra en aman­te de Ca­ta­li­na. El con­de era jo­ven y apues­to, y es­ta­ba enamo­ra­do de la prin­ce­sa; de esas re­la­cio­nes secretas na­ció –en 1754– un ni­ño lla­ma­do Pa­vel.

Por en­ton­ces, los mé­di­cos en­con­tra­ron una cu­ra al pro­ble­ma de Pe­dro, que se de­di­có ale­gre­men­te a con­quis­tar las da­mas de la cor­te. Gra­cias a es­to, cuan­do Ca­ta­li­na que­dó em­ba­ra­za­da, na­die du­dó de la pa­ter­ni­dad del prín­ci­pe.

Isa­bel arre­ba­tó el ni­ño a la ma­dre, lo man­tu­vo con ella, aten­dién­do­lo per­so­nal­men­te, y en­vió al con­de a un país le­jano a cum­plir al­gu­na mi­sión ab­sur­da.

Su­peran­do el do­lor de per­der a su hi­jo y a su aman­te ca­si a la vez, Ca­ta­li­na com­pren­dió que, si que­ría so­bre­vi­vir en la cor­te, de­bía ser as­tu­ta y anu­dar re­la­cio­nes po­lí­ti­cas y mi­li­ta­res.

Po­co des­pués Pe­dro co­no­ció a su gran amor, una da­ma tí­mi­da, bas­tan­te fea y pi­ca­da por la vi­rue­la. Con ella fue muy fe­liz y no le im­por­tó que su es­po­sa tu­vie­ra por aman­te al Ge­ne­ral en Je­fe de los Ejér­ci­tos del Nor­te.

Un año más tar­de, Ca­ta­li­na co­no­ció a un jo­ven con­de po­la­co –Po­nia­tows­ki– que ha­bía lle­ga­do jun­to con el em­ba­ja­dor in­glés, y se enamo­ró de in­me­dia­to. Du­ran­te unos años la hi­zo fe­liz: era fiel, dis­cre­to y ro­mán­ti­co, pe­ro ella se ex­pu­so de tal for­ma, que quie­nes apo­ya­ban a Pe­dro in­ten­ta­ron acu­sar­la y con­de­nar­la a muer­te.

En 1758, Ca­ta­li­na tu­vo una ni­ña de Po­nia­tows­ki, que su ma­ri­do acep­tó co­mo su­ya, pe­ro que fa­lle­ció muy pron­to. Por en­ton­ces, Pe­dro y sus lea­les in­ten­ta­ron ase­si­nar a Po­nia­tows­ki, que sal­vó la vi­da hu­yen­do de Ru­sia.

Tiem­po des­pués lle­gó des­de el cam­po de ba­ta­lla, Or­lov, aquel jo­ven que res­ca­ta­ra a Ca­ta­li­na de las aguas he­la­das de un la­go; la cor­te lo re­ci­bió co­mo a un hé­roe y to­das las da­mas se pren­da­ron de él: era jo­ven, fuer­te, re­cio y pro­tec­tor. Muy pron­to se con­vir­tió en aman­te de la prin­ce­sa y sus apa­sio­na­das re­la­cio­nes no pa­sa­ron des­aper­ci­bi­das pa­ra na­die.

Él y sus hermanos te­nían mu­cha in­fluen­cia en la Guar­dia Im­pe­rial –que sim­bo­li­za­ba el po­der de los za­res– y an­te aque­llos hom­bres Or­lov des­cri­bió a su ama­da co­mo una gran pa­trio­ta y mu­jer a la que el inú­til es­po­so mal­tra­ta­ba.

Los ofi­cia­les creían que en cuan­to Pe­dro se con­vir­tie­ra en zar, li­cen­cia­ría las tro­pas ru­sas pa­ra for­mar una guar­dia pru­sia­na, así que co­men­za­ron a ver a Ca­ta­li­na co­mo su sal­va­ción.

Al mo­rir la em­pe­ra­triz –en 1762–, su so­brino asu­mió el trono co­mo Pe­dro III. Las dispu­tas con su es­po­sa se ha­bían vuel­to vio­len­tas pues des­cu­brió que el pue­blo la ama­ba más que a él. Fi­nal­men­te, la obli­gó a vi­vir en otro pa­la­cio pa­ra que­dar él y su aman­te en la man­sión real.

Es­tos he­chos lle­va­ron a la Guar­dia Im­pe­rial a dar un gol­pe de Es­ta­do: el ejér­ci­to, el pue­blo y la igle­sia ha­bían aban­do­na­do a Pe­dro y en ju­lio de 1762, los Or­lov de­tu­vie­ron al zar y lo obli­ga­ron a ab­di­car.

La po­de­ro­sa Ca­ta­li­na, ves­ti­da con el uni­for­me del ejér­ci­to ru­so, fue pro­cla­ma­da za­ri­na por las tro­pas, mien­tras que Pe­dro fue en­ce­rra­do en un cas­ti­llo y po­co des­pués mu­rió ase­si­na­do: nun­ca se su­po si por una re­yer­ta in­ter­na o por or­den de Ca­ta­li­na.

Su­ge­ren­cias: 1) Con­se­guir y ver El ar­ca ru­sa, una pe­lí­cu­la in­creí­ble so­bre la cul­tu­ra y la his­to­ria de Ru­sia. 2) Bus­car en li­bre­rías o en In­ter­net Cuen­tos po­pu­la­res ru­sos pa­ra ni­ños. Les en­can­ta­rán a los chi­cos y a sus pa­dres. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.