Ma­dre so­la por elec­ción

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR LA LIC. PATRICIA MARTÍNEZ De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de Ha­li­tus Ins­ti­tu­to Mé­di­co. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rumbosdigital.com

Las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res han su­fri­do cam­bios a lo lar­go de la his­to­ria has­ta lle­gar al mo­de­lo ac­tual. A par­tir de las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da apa­re­cie­ron nue­vos mo­de­los de fa­mi­lias: mo­no­pa­ren­ta­les, ho­mo­pa­ren­ta­les, en­sam­bla­das y tan­tas otras.

Uno de es­tos mo­de­los es­tá cons­ti­tui­do por la ma­dre so­la por elec­ción que re­cu­rre a téc­ni­cas de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da pa­ra cons­truir su fa­mi­lia en so­li­ta­rio. Sue­len ser mu­je­res ac­ti­vas e in­de­pen­dien­tes que, en ge­ne­ral, tie­nen más de 35 años y no quie­ren es­pe­rar a que el re­loj bio­ló­gi­co di­ga bas­ta, por lo que de­ci­den afron­tar la si­tua­ción. Sue­len ser de­ci­di­das aun­que no om­ni­po­ten­tes, da­do que son cons­cien­tes del desafío que im­pli­ca rom­per el mol­de.

Es­tas mu­je­res, en ge­ne­ral, es­cin­den el pro­yec­to de fa­mi­lia del de pa­re­ja. Si bien en nues­tra cul­tu­ra el hi­jo es pro­duc­to del amor en­tre un hom­bre y una mu­jer, ¿qué pa­sa cuan­do el amor no lle­ga? ¿O cuan­do el mo­men­to de ser ma­dre no coin­ci­de con el de su par­te­nai­re? La bio­lo­gía po­ne un lí­mi­te in­ne­go­cia­ble a la mu­jer, y cuan­do ca­da una se en­fren­ta con ese lí­mi­te, las po­si­bi­li­da­des pue­den ser la pér­di­da del pro­yec­to fa­mi­liar que se te­nía co­mo ideal, o el en­fren­tar­se a la aven­tu­ra de for­mar un nue­vo mo­de­lo fa­mi­liar.

El desafío de ele­gir la ma­ter­ni­dad en so­li­ta­rio con­lle­va, co­mo to­da elec­ción, exi­gen­cias par­ti­cu­la­res. Por ejem­plo, pre­pa­rar­se pa­ra ges­tar un ho­gar que no fun­cio­na­rá ba­jo los ha­bi­tua­les ro­les de ma­dre y pa­dre ejer­ci­dos por la mu­jer y el hom­bre. Por eso es im­por­tan­te cues­tio­nar­se so­bre los pro­pios de­seos y, so­bre to­do, no en­ga­ñar­se res­pec­to de lo que se ga­na­rá y per­de­rá. Por­que se ga­na mu­cho, pe­ro tam­bién se pier­den idea­les y sue­ños in­fan­ti­les, en­tre otras cues­tio­nes. Por otra par­te, es­te pro­ce­so se­rá atra­ve­sa­do sin una pa­re­ja, por lo que es cen­tral que la fu­tu­ra ma­dre pue­da ar­mar una bue­na red so­cial-fa­mi­liar de con­ten­ción.

Otra pre­gun­ta que sur­ge, cla­ro, es có­mo se cons­trui­rá la iden­ti­dad de un ni­ño na­ci­do a par­tir de ga­me­tas do­na­das. Ca­da mu­jer so­la que re­cu­rra a la do­na­ción de ga­me­tas de­be sa­ber que es­te da­to le per­te­ne­ce al su­je­to por na­cer y que re­ci­bir es­ta in­for­ma­ción es un de­re­cho que es­te nue­vo ser tie­ne y una obli­ga­ción de su fu­tu­ra ma­má. Ca­da fa­mi­lia pro­ce­de­rá se­gún sus rit­mos e idio­sin­cra­sia, le ha­bla­rá en la len­gua que cir­cu­le en di­cha ca­sa y ayu­da­rá a ar­mar la his­to­ria que pre­ce­de a su lle­ga­da al mun­do. Ha­blar de la exis­ten­cia de los do­nan­tes con­tri­bu­ye a la di­fe­ren­cia­ción de ro­les; el ni­ño sa­brá des­de el ini­cio de su his­to­ria que hu­bo al­guien que “do­nó al­go de su cuer­po” pa­ra que su ma­má pu­die­ra ser su ma­má, pa­ra que ellos pu­die­ran en­con­trar­se. Los equi­pos de Psi­co­lo­gía Apli­ca­da a la Me­di­ci­na Re­pro­duc­ti­va ase­so­ran, con­cien­ti­zan y pro­veen he­rra­mien­tas pa­ra abor­dar es­tos te­mas con los ni­ños. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.