LAS MA­NOS DE DIOS

La Voz del Interior - Rumbos - - En Imagen -

¿Cuán­tos pu­die­ron ase­ve­rar, en aquel mo­men­to, que aquel gol ha­bía si­do, efec­ti­va­men­te, con el pu­ño y no con la ca­be­za? Ju­lio Olar­ti­coe­chea fue quien ini­ció aque­lla ju­ga­da y ase­gu­ra no ha­ber vis­to la mano. Lo mis­mo di­cen sus com­pa­ñe­ros de equi­po y to­do el ban­co de su­plen­tes. Los re­la­to­res Víc­tor Hu­go Mo­ra­les y Jo­sé María Muñoz sem­bra­ron la du­da, lo ad­vir­tie­ron al ins­tan­te, pe­ro mu­chos de los pe­rio­dis­tas que es­ta­ban en Bue­nos Ai­res –nin­gún ca­nal te­nía en­via­dos en Mé­xi­co- no es­ta­ban tan se­gu­ros. Ma­ra­do­na, rá­pi­do de re­fle­jos, sa­lió a gri­tar­lo co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do, aun­que iba re­lo­jean­do al re­fe­rí.

“Yo siem­pre qui­se sa­ber por qué un tu­ne­cino di­ri­gió es­te par­ti­do – cuen­ta Burgo a Rum­bos, en un bar del ba­rrio de Bel­grano, en Bue­nos Ai­res-. Lo iba a di­ri­gir un bra­si­le­ño, pe­ro In­gla­te­rra se opu­so por­que no que­ría ár­bi­tros sud­ame­ri­ca­nos”. Ar­gen­ti­na se opu­so a los eu­ro­peos y la elec­ción re­ca­yó en el tu­ne­cino Alí Ben­na­ceur.

“Te­nía cier­ta ex­pe­rien­cia por­que ha­bía di­ri­gi­do dos fi­na­les de Co­pa Afri­ca­na. Es­ta­ba bien, pe­ro fue in­su­fi­cien­te, cla­ra­men­te. Ter­mi­nó sien­do un bu­me­rang pa­ra los in­gle­ses”, opi­na el au­tor. Alí Ben­na­ceur y Bog­dan Dot­chev, el juez de lí­nea, son re­ti­cen­tes a la pren­sa, y en trein­ta años so­lo ha­bla­ron un par de ve­ces, y siem­pre se ti­ra­ron dar­dos en­tre ellos. Be­na­ceur con­va­li­dó el gol in­me­dia­ta­men­te, di­ce que el juez de lí­nea no le­van­tó la ban­de­ra, y por eso lo dio vá­li­do.

“Los in­gle­ses se que­da­ron mas­cu­llan­do bron­ca. Pe­ro más allá del do­lor de la eli­mi­na­ción, se sien­ten afor­tu­na­dos de ha­ber con­vi­vi­do en la can­cha con el ti­po que me­jor jue­ga al fút­bol”, ase­gu­ra Burgo. Pe­ro el ar­que­ro Pe­ter Shil­ton y el za­gue­ro Terry But­cher, no pue­den qui­tar­se la es­pi­na. Ellos no per­do­nan al Diez. “Si me lo cru­za­ra no le da­ría la mano”, in­sis­te el ar­que­ro.

Burgo no con­de­na la mano de Dios. “Por su­pues­to que es una ju­ga­da ile­gal, no de­ja de ser una in­frac­ción, pe­ro no es una tram­pa pre­me­di­ta­da, es al­go que pa­só, no es que Ma­ra­do­na di­jo: ‘voy a ha­cer un gol con la mano’. Es una ju­ga­da más re­cha­za­da fue­ra del fút­bol que den­tro. Es ile­gal y san­cio­na­ble, me­re­ce la tar­je­ta ama­ri­lla, pe­ro no lo veo co­mo una tram­pa”.

“El 22 de ju­nio de 1986, Bue­nos Ai­res ama­ne­ció en el es­te­reo­ti­po cli­má­ti­co que sue­le ad­ju­di­cár­se­le a Lon­dres: nu­bes llo­viz­nas, po­ca vi­si­bi­li­dad, frío”, es­cri­be Burgo co­mo pró­lo­go a la re­cons­truc­ción del me­jor gol en la his­to­ria de los mun­dia­les.“52 me­tros, 44 pa­sos, 10, 6 se­gun­dos, 14, 4 ki­ló­me­tros por ho­ra, 12 to­ques con pier­na iz­quier­da, cin­co in­gle­ses eli­mi­na­dos en una per­se­cu­ción au­to­des­truc­ti­va, y otros dos ri­va­les que quie­ren aco­sar­lo pe­ro no lo al­can­zan”.

“Yo es­pe­ra­ba que el téc­ni­co nos de­ta­lla­ra có­mo íba­mos a mar­car a Ma­ra­do­na hom­bre a hom­bre, pe­ro Sir Bobby te­nía otras ideas: la or­den fue mar­car­lo co­lec­ti­va­men­te y que se ocu­pa­ra el ju­ga­dor que es­tu­vie­ra más cer­ca”, le con­fe­só el de­fen­sor Terry Fen­wick a Burgo vía email. “Sir Bobby me lle­vó a un cos­ta­do pa­ra de­cir­me que Ma­ra­do­na so­lo te­nía un pie del que de­bía es­tar aten­to, pe­ro cla­ra­men­te no me ex­pli­có cuán bueno era ese pie, el iz­quier­do”, bro­mea el za­gue­ro, que pa­re­ce ha­ber sa­na­do la he­ri­da.

Co­mo es­cri­be Burgo, fue­ron diez se­gun­dos pa­ra con­su­mar el me­jor gol de la his­to­ria de los mun­dia­les. Diez se­gun­dos en los que el mun­do en­tró en mo­do pau­sa fren­te a esa co­rri­da mo­nu­men­tal que cul­mi­na­ría con sie­te in­gle­ses des­pa­rra­ma­dos, atur­di­dos, hu­mi­lla­dos. Una ju­ga­da re­pe­ti­da cien­tos, mi­les de ve­ces, acom­pa­ña­da del re­la­to épi­co de Víc­tor Hu­go Mo­ra­les. El na­ci­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.