EN­TE LAS CÁ­BA­LAS Y LA GUE­RRA

La Voz del Interior - Rumbos - - En Imagen -

El par­ti­do con­tie­ne ho­ras de in­ves­ti­ga­ción en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, cien­tos de en­tre­vis­tas pre­sen­cia­les, vía mail, sky­pe o te­le­fó­ni­cas. Ha­blan protagonistas cen­tra­les co­mo Oscar Rug­ge­ri, Ri­car­do Gius­ti, Héc­tor Enrique, Jo­sé Luis Brown, Ju­lio Olar­ti­coe­chea, Nery Pum­pi­do, Jor­ge Val­dano, varios ju­ga­do­res in­gle­ses, pe­rio­dis­tas y pú­bli­co en ge­ne­ral. Pe­ro fal­ta un tes­ti­mo­nio, el de Ma­ra­do­na. O no. “Yo no po­día lle­gar a él. Tie­ne 10.500 po­si­bi­li­da­des de no­tas por día. ¿Por qué me iba a dar bo­la a mí? –res­pon­de Burgo–. Ade­más, ya ha­bló trein­ta años so­bre el te­ma. Y va a sa­lir un li­bro aho­ra de él. Por su­pues­to que in­ten­té que la vi­sión de Ma­ra­do­na for­ma­ra par­te del li­bro , pe­ro no lo la­men­té”.

En­tre to­dos los tes­ti­mo­nios de los que ha­bla­ron, y ha­bla­ron mu­cho, se ar­ma un anec­do­ta­rio fantástico, co­mo la his­to­ria que re­cons­tru­ye el Vas­co Olar­ti­coe­chea y su en­cuen­tro con Bi­lar­do en el Ba­jo Flo­res. Re­sul­ta que el téc­ni­co lo que­ría con­ven­cer de ir al mun­dial y lo ci­ta en una ba­ja­da de la au­to­pis­ta. Ahí mis­mo, Bi­lar­do le­van­ta un la­dri­llo que es­ta­ba ti­ra­do en esa ca­lle de­sier­ta y lo uti­li­za pa­ra di­bu­jar en la pa­red la po­si­ción tác­ti­ca que pre­ten­día del ju­ga­dor. Un de­li­rio de Bi­lar­do pa­ra con­ven­cer a un ju­ga­dor que no que­ría ir, y que ter­mi­na sien­do fun­da­men­tal.

Burgo re­co­pi­la un sin­fín de ri­tos y cá­ba­las in­só­li­tas e inal­te­ra­bles. Los ca­se­tes y el or­den es­tric­to de la mú­si­ca que se es­cu­cha­ba en el óm­ni­bus rum­bo al Az­te­ca, las can­cio­nes de ves­tua­rio, los shorts de Ma­ra­do­na –siem­pre te­nía que usar el mis­mo, sin la­var–, y un te­lé­fono pú­bli­co que, des­pués de so­nar oca­sio­nal­men­te an­tes de la vic­to­ria del par­ti­do de­but fren­te a Co­rea, de­bía so­nar siem­pre. “A ve­ces ya es­tá­ba­mos lis­tos pa­ra en­trar a la can­cha y el te­lé­fono no so­na­ba. Lo mi­rá­ba­mos y na­da –re­cuer­da el Ta­ta Brown– has­ta que al fin so­na­ba. Nun­ca se su­po quién lo ha­cía so­nar”. To­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do, de­bía re­pe­tir­se mi­li­mé­tri­ca­men­te en el de­li­ran­te uni­ver­so ca­bu­le­ro de Car­los Bi­lar­do.

En 1986, el con­flic­to de Mal­vi­nas se­guía la­ten­te. El par­ti­do se per­ci­bía co­mo una re­van­cha, por más que mu­chos qui­sie­ran sos­la­yar­lo, res­tar­le dra­ma­tis­mo en las de­cla­ra­cio­nes. En el equi­po ha­bía seis ju­ga­do­res de las cla­se 62 que pu­die­ron ir a Mal­vi­nas: Rug­ge­ri, Bu­rru­cha­ga, Ba­tis­ta, Enrique, Ta­pia, y Clau­sen. Me­dio equi­po.

“Yo que­ría ga­nar –di­ce Gius­ti– no so­la­men­te por­que era un par­ti­do de fút­bol. La pa­la­bra re­van­cha no sé si es ade­cua­da, pe­ro co­mo que uno es­ta­ba ha­cien­do al­go pa­ra los mu­cha­chos que es­tu­vie­ron pe­lean­do, ¿en­ten­dés? Di­ga­mos que ga­nán­do­les a los in­gle­ses era co­mo al­go pa­ra los mu­cha­chos que es­tu­vie­ron en Mal­vi­nas. Co­mo de­cir, bueno, les pu­di­mos ga­nar a es­tos hi­jos de pu­tas, vis­te, en el tér­mino fut­bo­le­ro”.

A Olar­ti­coe­chea, el mo­te de hé­roes le sue­na exa­ge­ra­do: “Hé­roes fue­ron los chi­cos de Mal­vi­nas”.

Y Ma­ra­do­na, cuen­ta Burgo, al bor­de del re­ti­ro o co­mo ex ju­ga­dor, en­fa­ti­za­ría la aris­ta bé­li­ca, ali­men­tán­do­la con fra­ses co­mo “ven­ci­mos a un país”, “en nues­tra piel es­ta­ba el do­lor de to­dos los pi­bes que ha­bían muer­to”, o que “es­to era re­cu­pe­rar al­go de Mal­vi­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.