La prin­ce­sa de Po­me­ra­nia III

Ale­xis Lans­koi, el tar­dío y ver­da­de­ro amor de Ca­ta­li­na, mu­rió en­ve­ne­na­do a ma­nos del ce­lo­so Po­tem­kin.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

La muer­te del zar pro­vo­có in­su­rrec­cio­nes, pe­ro Ca­ta­li­na acor­dó con los ca­be­ci­llas has­ta re­ci­bir la co­ro­na, pa­ra lue­go su­pri­mir con fuerza la rebelión.

Pron­to que­dó cla­ro que for­ta­le­ce­ría el Es­ta­do ayu­da­da por la no­ble­za y tra­ta­ría de co­lo­car a Ru­sia en­tre las po­ten­cias eu­ro­peas: du­ran­te sus años de en­cie­rro, se pre­pa­ró pa­ra ser una es­ta­dis­ta y aun­que afir­ma­ba que que­ría edu­car a la so­cie­dad, re­for­zó el ab­so­lu­tis­mo.

En prin­ci­pio, to­mó me­di­das con las que se ga­nó el apo­yo de to­das las cla­ses so­cia­les, aun­que los cam­pe­si­nos que­da­ron re­le­ga­dos y se al­za­ron con­tra ella, que en­vió al ejér­ci­to pa­ra so­fo­car la rebelión.

Pa­ra 1775 ha­bía he­cho im­por­tan­tes re­for­mas, es­pe­cial­men­te en la par­te edu­ca­ti­va, pe­ro és­tas di­ri­gi­das só­lo a los hi­jos de los no­bles.

Por me­dio de in­va­sio­nes o tra­tos po­lí­ti­cos, anexó te­rri­to­rios, fir­mó acuer­dos co­mer­cia­les y pac­tos pa­ra de­te­ner la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. En po­co tiem­po, hi­zo de Ru­sia una ver­da­de­ra po­ten­cia.

Fue una épo­ca de es­plen­dor, don­de sa­bios, fi­ló­so­fos y li­te­ra­tos de Oc­ci­den­te acu­dían a sus sa­lo­nes, la eco­no­mía cre­cía gra­cias al co­mer­cio, a la in­dus­tria y a la política in­mi­gra­to­ria.

Pa­ra el año 1764, el Her­mi­ta­ge era uno de los gran­des museos del mun­do y su co­lec­ción de ar­te ha­bía cre­ci­do no­to­ria­men­te.

La re­la­ción de Ca­ta­li­na con su hi­jo Pa­blo era ma­la, pues el mu­cha­cho ha­bía si­do cria­do en su con­tra y ade­más se sa­bía bas­tar­do. Cuan­do na­ció su nie­to Ale­jan­dro, el ni­ño se en­ca­ri­ñó con ella au­men­tan­do el re­sen­ti­mien­to de sus pa­dres. Pa­blo no la to­le­ra­ba, no le era leal y ter­mi­nó se­gre­ga­do del en­torno de la em­pe­ra­triz.

Ca­ta­li­na mu­rió a los 67 años, des­pués de ha­ber go­ber­na­do 34, sa­tis­fe­cha tras ha­ber im­pues­to “or­den y cul­tu­ra” con mano fir­me.

Sus res­tos fue­ron se­pul­ta­dos en la ca­te­dral de San Pe­ters­bur­go y le su­ce­dió su hi­jo Pa­blo.

Fue co­no­ci­da en la his­to­ria por sus hi­jos na­tu­ra­les –que des­apa­re­cie­ron en la cor­te– y sus nu­me­ro­sos aman­tes, de los que se li­bra­ba dán­do­le tí­tu­los, di­ne­ro, ca­sa­mien­tos ven­ta­jo­sos o em­ba­ja­das.

Uno de ellos fue Ale­jan­dro Po­tem­kin, hom­bre gua­po y ca­paz, que ha­bía pen­sa­do de­di­car­se al sa­cer­do­cio y ter­mi­nó en el ejér­ci­to. És­te le ofre­ció ma­tri­mo­nio, ella lo re­cha­zó pe­ro la cor­te creía que te­nían un ma­tri­mo­nio se­cre­to.

Cuan­do se se­pa­ra­ron y Po­tem­kin es­ta­ba le­jos, se­guían es­cri­bién­do­se mien­tras ella ele­gía ca­da vez hom­bres más jó­ve­nes, con­si­guien­do que se ha­bla­ra de ella en to­da Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, es jus­to de­cir que ja­más per­mi­tió que el pla­cer la apar­ta­ra de sus obli­ga­cio­nes de za­ri­na.

El ver­da­de­ro amor lle­gó tar­de en su vi­da –en 1780– en la per­so­na de Ale­xis Lans­koi, un jo­ven de gran be­lle­za, que ama­ba a los ni­ños y a los ani­ma­les tan­to co­mo ella, te­nía un ca­rác­ter dul­ce, era eru­di­to, ale­gre y has­ta los cria­dos lo que­rían. Por des­gra­cia, fa­lle­ció ines­pe­ra­da­men­te y no fue­ron po­cos los que sos­pe­cha­ron que Po­tem­kin, por ce­los, se ha­bía en­car­ga­do de que lo en­ve­ne­na­ran.

Al mo­rir Ca­ta­li­na, de­jó a Ru­sia – gra­cias a sus cua­li­da­des de go­bierno– a la al­tu­ra de las po­ten­cias de Eu­ro­pa.

Es tris­te pen­sar que só­lo se la re­cuer­de por aque­lla in­sa­cia­ble atrac­ción por los jó­ve­nes ofi­cia­les de su guar­dia.

Su­ge­ren­cias: 1) Leer Ta­ras Bul­ba, una no­ve­la cor­ta del gran Ni­ko­lái Go­gol, que mues­tra có­mo era Ru­sia an­tes de la lle­ga­da de Ca­ta­li­na la Gran­de. 2) Bus­car en In­ter­net in­fo e imá­ge­nes del mu­seo Her­mi­ta­ge, es be­llo y fa­bu­lo­so. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.