ME­NOS ES MÁS

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - Más in­fo so­bre no­so­tros mis­mos en rumbosdigital.com

Es ne­ce­sa­rio en­ten­der que, a la ho­ra de co­mu­ni­car­se, hay que te­ner en cuen­ta a quién le ha­bla­mos, en qué mo­men­to y de qué mo­do. La psi­có­lo­ga María Ga­brie­la Fernández Or­te­ga, del Ins­ti­tu­to Sin­cro­nía, co­men­ta que las mu­je­res di­cen en­tre 4 mil y 6 mil pa­la­bras mien­tras que los hom­bres en­tre 2 mil y 4 mil. Es de­cir, “su má­xi­mo es nues­tro mí­ni­mo”. Por eso, ad­vier­te so­bre una clá­si­ca pro­ble­má­ti­ca: ellos se sien­ten atur­di­dos y aco­sa­dos y ellas ig­no­ra­das. “A los hom­bres hay que dar­les tiem­po. Si lle­ga can­sa­do y mal­hu­mo­ra­do del tra­ba­jo, con la mi­ra­da per­di­da, no es mo­men­to de ha­blar­les. Si que­rés que te es­cu­che, te­nés que en­con­trar el mo­men­to”. por la mi­ra­da del otro. Eso es al­go que mu­chas ve­ces les su­ce­de a las per­so­nas con ba­ja au­toes­ti­ma; y así des­per­di­cian ener­gía en tra­tar de con­for­mar al en­torno, en lu­gar de en­fo­car­se en con­ven­cer al otro sus po­ten­cia­li­da­des. Hay que en­ten­der que no hay na­die que le gus­te a to­do el mun­do”, ad­vier­te la psi­có­lo­ga.

Lo cier­to es que no es lo mis­mo ha­blar­le a un ni­ño de 8 años an­sio­so e im­pa­cien­te, que a un rí­gi­do pro­fe­sor en la fa­cul­tad o a un her­mano con el que exis­te un tra­to in­for­mal. “Pa­ra en­con­trar la ma­ne­ra hay que em­pa­ti­zar con el otro. Uno tie­ne que po­der ha­blar con to­dos: con el prín­ci­pe y con el men­di­go. Pe­ro pa­ra eso ha­ce fal­ta adap­tar­se -y eso no im­pli­ca de­jar de ser uno mis­mo-; por­que si no, ni uno ni otro va a te­ner dis­po­ni­bi­li­dad in­ter­na pa­ra es­cu­char­me”, re­fle­xio­na la psi­quia­tra.

Tam­bién es esen­cial te­ner en cuen­ta la for­ma y el con­te­ni­do del men­sa­je. “Si és­te es ama­ble y po­si­ti­vo ha­cia el in­ter­lo­cu­tor, qui­zás no ha­ce fal­ta ex­tre­mar el cui­da­do en la for­ma", ex­pli­ca Fernández Or­te­ga. Y agre­ga que “cuan­do el con­te­ni­do no le va a gus­tar al otro, lo pue­de las­ti­mar, eno­jar, lo que hay que ha­cer es ex­tre­mar el cui­da­do de la for­ma”.

Otro tru­co útil que pro­po­ne la es­pe­cia­lis­ta es sa­ber que “no es una bue­na idea ha­blar­le al in­ter­lo­cu­tor de él sino de uno mis­mo. En lu­gar de de­cir­le a una pa­re­ja ‘siem­pre me de­jás so­la’, es pre­fe­ri­ble de­cir­le ‘cuan­do vos te vas, me sien­to so­la’. Por­que si el otro se sien­te cri­ti­ca­do, acu­sa­do, agre­di­do, va a ten­der a le­van­tar un es­cu­do, a pro­te­ger­se o a ti­rar una lan­za”. Las ven­ta­jas son cla­ves: el in­ter­lo­cu­tor no se pre­dis­po­ne mal y pue­de es­cu­char. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.