SHER­LOCK HOL­MES

In­tui­ti­vo e in­fa­li­ble, el per­so­na­je de Co­nan Doy­le es el pri­mer gran de­tec­ti­ve de la his­to­ria.

La Voz del Interior - Rumbos - - En Imagen -

Sin du­das, el de­tec­ti­ve de fic­ción más po­pu­lar de to­dos los tiem­pos es el sa­gaz Sher­lock Hol­mes, crea­do por el es­cri­tor y mé­di­co es­co­cés Art­hur Co­nan Doy­le. En su mo­men­to, Doy­le con­tó que Hol­mes es­tu­vo ins­pi­ra­do en el pro­fe­sor Jo­seph Bell, a quien co­no­ció cuan­do es­tu­dia­ba me­di­ci­na. Bell re­ci­bía a los en­fer­mos, los ob­ser­va­ba de­te­ni­da­men­te y an­tes de que le con­ta­ran sus do­len­cias, él des­cri­bía sus sín­to­mas y há­bi­tos de vi­da. Tal co­mo lue­go ha­ría Hol­mes, Bell es­ta­ble­cía con­clu­sio­nes a par­tir de ob­ser­va­cio­nes se­cun­da­rias y apa­ren­te­men­te in­tras­cen­den­tes.

Hol­mes es un de­tec­ti­ve in­glés de fi­nes del si­glo XIX y ba­sa su se­cre­to pa­ra re­sol­ver des­con­cer­tan­tes crí­me­nes en su po­der de ob­ser­va­ción y su ra­zo­na­mien­to de­duc­ti­vo. Pu­ra ló­gi­ca, sin en­su­ciar­se nun­ca las ma­nos. Al­to y del­ga­do, le gus­ta re­cu­rrir a las iro­nías, es in­ge­nio­so y muy po­co or­de­na­do en su vi­da. To­ca el vio­lín, prac­ti­ca boxeo y tie­ne un gran co­no­ci­mien­to de quí­mi­ca. Su ami­go, el doc­tor Wat­son, lo acom­pa­ña en sus aven­tu­ras y es quien las re­la­ta. Nun­ca se tu­tean.

De la li­te­ra­tu­ra al ci­ne y la te­le­vi­sión, el per­so­na­je su­frió varios cam­bios. El ori­gi­nal no fu­ma­ba en pi­pa ni usa­ba go­rra de ca­za­dor. Ade­más, nun­ca pro­nun­ció su fra­se más fa­mo­sa: “Ele­men­tal, mi que­ri­do Wat­son”.

Doy­le es­cri­bió cua­tro no­ve­las y 56 his­to­rias cor­tas so­bre es­te per­so­na­je. La pri­me­ra no­ve­la fue “Es­tu­dio en Escarlata”, en 1887. En ci­ne hu­bo más de 30 tí­tu­los, des­de un pri­mer cor­to de 1903 has­ta la úl­ti­ma pe­lí­cu­las en las que Ro­bert Dow­ney Jr. in­ter­pre­ta a un Hol­mes más reo y ex­cén­tri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.