¿Se­rá así pa­ra siem­pre?

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR NA­TA­LIA FERRERO Lic. Prof. en Psi­co­lo­gía, On­ca­ti­vo, Cór­do­ba. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

La vi­da es un vai­vén de ex­pe­rien­cias a las que otor­ga­mos sen­ti­do y nos per­mi­ten ser quie­nes so­mos. En es­te trans­cu­rrir, atra­ve­sa­mos si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, con­flic­ti­vas, an­gus­tian­tes, ha­cien­do un es­fuer­zo por re­sis­tir y so­bre­lle­var­las lo me­jor po­si­ble. Per­se­ve­ra­mos en el in­ten­to de mo­di­fi­car aque­llo que nos aque­ja o bien to­le­rar lo que no po­de­mos cam­biar. A ve­ces nos ve­mos ex­pues­tos a vi­vir es­tas si­tua­cio­nes por un lar­go tiem­po, en el cual la pa­cien­cia y la ca­pa­ci­dad de afron­ta­mien­to tra­ba­jan al lí­mi­te, con­fron­tán­do­nos con la sen­sa­ción de ago­bio que ca­rac­te­ri­za a los mo­men­tos ten­sos.

Es que ade­más de lo que nos es­tá ocu­rrien­do, exis­te un fac­tor emo­cio­nal cla­ve: nos per­ci­bi­mos atra­pa­dos en una ma­ra­ña sin sa­li­da, dan­do pa­sos re­dun­dan­tes que im­pli­can un al­to es­fuer­zo. Tras un tiem­po de lu­cha, po­de­mos pen­sar que es­ta cir­cuns­tan­cia se­rá in­mo­di­fi­ca­ble. Que per­ma­ne­ce­re­mos así de com­pli­ca­dos y con­fun­di­dos, sal­pi­can­do nues­tra vi­da de un no­ta­ble pe­si­mis­mo que nos de­ja sin ener­gías. Nues­tro psi­quis­mo co­mien­za a fun­cio­nar con me­ca­nis­mos rí­gi­dos, que sen­ten­cian un fra­ca­so, reac­ti­van­do a su vez es­ta­dos aními­cos de tris­te­za, enojo e irri­ta­bi­li­dad. ¿Qué con­se­cuen­cias ob­te­ne­mos? Pue­de ocu­rrir que no lo­gre­mos des­pe­jar la mi­ra­da pa­ra po­der ge­ne­rar una ac­ción de cam­bio, por más pe­que­ña que sea. Es­ta im­po­ten­cia no va a per­mi­tir­nos fluir con crea­ti­vi­dad; por el con­tra­rio, va a ob­tu­rar la fle­xi­bi­li­dad pa­ra plan­tear­nos al­ter­na­ti­vas.

En es­tos ca­sos, es útil te­ner en cla­ro lo tran­si­to­rio de la si­tua­ción. Aun­que sea al­go irre­ver­si­ble, la tra­ma que po­de­mos cons­truir siem­pre se­rá cam­bian­te. Las ten­sio­nes ylas cri­sis son tran­si­cio­nes que for­man par­te de un ci­clo de vi­da. Es­ta­mos pre­pa­ra­dos, o te­ne­mos que tra­ba­jar pa­ra es­tar­lo, pa­ra atra­ve­sar­las. Sin ur­gen­cias. Sin exi­gen­cias. Con la cal­ma de quien per­se­ve­ra aun­que a pa­sos pru­den­tes, en­fren­tan­do los ries­gos y de­silu­sio­nes de las caí­das, los fra­ca­sos, lo im­po­si­ble. De aque­llo que nos muestra nues­tros lí­mi­tes.

Aho­ra bien, ahí don­de el su­fri­mien­to psí­qui­co in­va­de, des­or­ga­ni­za, de­bi­li­ta o qui­ta ca­pa­ci­dad de de­ci­sión, se en­cuen­tra la cla­ve pa­ra im­pul­sar­nos ha­cia el mo­vi­mien­to. Pa­ra pen­sar­me y ac­tuar co­mo au­tor de mi vi­da. Po­der mo­ver­me den­tro de esa in­co­mo­di­dad y ame­na­za. Allí, en ese tra­ba­jo cons­tan­te, po­de­mos im­pul­sar una ac­ti­tud de to­le­ran­cia y cal­ma frente a lo que se nos pre­sen­ta co­mo in­mo­di­fi­ca­ble e in­ter­mi­na­ble. Apun­tar al plano abier­to de la po­si­bi­li­dad, re­sis­tien­do, en­fren­tan­do el desafío de lo que nos frus­tra. Una vez más, lle­ga­mos al pun­to no­dal de la cues­tión: frente a si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, lo que mar­ca la di­fe­ren­cia es fo­ca­li­zar en lo que con­si­de­ra­mos más im­por­tan­te pa­ra nues­tra vi­da. Prio­ri­zar. Sin pau­sa. ¿Qué es lo que nos mo­vi­li­za día a día? Pue­de que allí en­con­tre­mos la sa­li­da. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.