Ni­ños con pso­ria­sis

La Voz del Interior - Rumbos - - Libros Breves - POR DR. MOI­SÉS DA­VID DIB Je­fe de Ser­vi­cio Der­ma­to­lo­gía Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co del Ni­ño Je­sús, Ciu­dad de Cór­do­ba.

La pso­ria­sis es una en­fer­me­dad de ori­gen in­mu­no­ló­gi­co, cró­ni­ca, in­fla­ma­to­ria, no con­ta­gio­sa, que se ma­ni­fies­ta en for­ma de mar­cas ro­jas cu­bier­tas por es­ca­mas blan­cas so­bre la piel (en es­pe­cial en co­dos, ro­di­llas, tron­co y cue­ro ca­be­llu­do). Pue­de ma­ni­fes­tar­se en hom­bres o mu­je­res in­dis­tin­ta­men­te y a cual­quier edad. Se es­ti­ma que es­ta pa­to­lo­gía afec­ta en­tre el 2 y el 3% de la po­bla­ción ar­gen­ti­na. El diag­nós­ti­co tem­prano de la en­fer­me­dad fa­vo­re­ce al tra­ta­mien­to opor­tuno, así co­mo tam­bién a evi­tar o pos­ter­gar la apa­ri­ción de com­pli­ca­cio­nes de im­por­tan­cia.

La pso­ria­sis pue­de traer com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das co­mo el sín­dro­me me­ta­bó­li­co o la ar­tri­tis pso­riá­si­ca que, de pre­sen­tar­se en un pa­cien­te ba­jo con­trol, se pue­den con­tro­lar y dis­mi­nuir las con­se­cuen­cias pro­du­ci­das por las mis­mas.

Si bien el fo­co en el sín­dro­me me­ta­bó­li­co se ha pues­to en adul­tos, un es­tu­dio de­mues­tra que los pa­cien­tes con pso­ria­sis pe­diá­tri­ca tie­nen dos ve­ces más po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar obe­si­dad y au­men­to de pe­so que el res­to de la po­bla­ción in­fan­til. Por eso, es fun­da­men­tal que el pa­cien­te co­noz­ca es­ta si­tua­ción pa­ra es­tar aten­to a po­si­bles sín­to­mas y con­sul­tar cuan­to an­tes con su mé­di­co der­ma­tó­lo­go.

Hay nu­me­ro­sos au­to­res que ubi­can a la pso­ria­sis co­mo par­te del sín­dro­me me­ta­bó­li­co; es­ta va­lo­ra­ción aso­cia a es­ta pa­to­lo­gía el so­bre­pe­so. A su vez, es co­no­ci­do que el au­men­to de la adi­po­si­dad y de pe­so son fac­to­res de ries­go de la pso­ria­sis.

Es fun­da­men­tal que las per­so­nas que sos­pe­chen te­ner sín­to­mas de la en­fer­me­dad o ten­gan du­das acer­ca de su tra­ta­mien­to, acu­dan a mé­di­cos der­ma­tó­lo­gos, ya que son los es­pe­cia­li­za­dos en el diag­nós­ti­co, ma­ne­jo y tra­ta­mien­to de la pso­ria­sis. Las con­sul­tas tem­pra­nas pue­den evi­tar el em­peo­ra­mien­to de la pso­ria­sis y po­si­bi­li­tar el abor­da­je de en­fer­me­da­des acom­pa­ñan­tes o pa­ra­le­las, co­mo la obe­si­dad.

El Hos­pi­tal Pe­diá­tri­co del Ni­ño Je­sús, así co­mo otros cen­tros pú­bli­cos del país, cuen­ta con un De­par­ta­men­to de Pso­ria­sis de­di­ca­do es­pe­cial­men­te a re­co­no­cer clí­ni­ca­men­te la en­fer­me­dad y a asis­tir de ma­ne­ra per­so­na­li­za­da a ca­da pa­cien­te, rea­li­zan­do una his­to­ria clí­ni­ca es­pe­cí­fi­ca y com­ple­ta.

Te­ner pso­ria­sis im­pli­ca a me­nu­do un fuer­te im­pac­to psi­co­ló­gi­co, ya que las mar­cas en la piel es­tán a la vis­ta y ge­ne­ran re­cha­zo en quie­nes no co­no­cen la en­fer­me­dad. Las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, la­bo­ra­les y so­cia­les pue­den ver­se afec­ta­das y, ade­más, es un des­en­ca­de­nan­te de otras pa­to­lo­gías psi­co­ló­gi­cas co­mo la an­sie­dad y la de­pre­sión.

Por es­te mo­ti­vo se in­ten­ta ayu­dar al pa­cien­te pe­diá­tri­co en el desa­rro­llo de sus po­ten­cia­li­da­des, pa­ra lle­gar al au­to­des­cu­bri­mien­to, acep­ta­ción de sí mis­mo y el li­bre des­plie­gue de su per­so­na. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.