Me pon­go en tu lu­gar

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR LIC. DANIEL A. FER­NÁN­DEZ Psi­có­lo­go y au­tor del li­bro La men­te en equi­li­brio (Edi­cio­nes B). Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

¿Qué es la empatía? Ni más ni me­nos que la ca­pa­ci­dad de po­ner­nos en el lu­gar del otro, de per­ci­bir y com­pren­der lo que ese otro po­dría es­tar sin­tien­do. Y da­do que las per­so­nas con ma­yor ca­pa­ci­dad de empatía son quie­nes me­jor per­ci­ben los sen­ti­mien­tos de los otros, es que tam­bién pue­den lle­gar a de­du­cir con ma­yor fa­ci­li­dad lo que és­tos po­drían es­tar pen­san­do an­te de­ter­mi­na­da si­tua­ción. Son más ap­tos, in­clu­so, pa­ra com­pren­der el len­gua­je no ver­bal (ex­pre­sio­nes, pos­tu­ras, etc.).

El ser hu­mano es un ser so­cial, re­quie­re de los otros. Y una so­cie­dad con se­res po­co em­pá­ti­cos no pue­de pros­pe­rar pues­to que ten­de­rá aún más al in­di­vi­dua­lis­mo, a la con­fu­sión y al caos. La empatía es la ba­se de la com­pa­sión, de la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca y de la so­li­da­ri­dad. Mu­chos de los ma­los en­ten­di­dos que te­ne­mos se de­ben a fal­ta de empatía. ¿Có­mo pue­de al­guien es­tar bien adap­ta­do a una so­cie­dad si no com­pren­de en qué me­di­da sus ac­cio­nes re­per­cu­ten en los otros? ¿Có­mo, si no con­si­gue po­ner­se en el lu­gar de esos otros? La empatía es la ba­se im­pres­cin­di­ble pa­ra sem­brar los ci­mien­tos de una so­cie­dad más sa­lu­da­ble.

Po­dría­mos con­si­de­rar que di­cha ca­pa­ci­dad se va ad­qui­rien­do des­de los pri­me­ros años de vi­da, a par­tir de la in­ter­re­la­ción con los pa­dres. Es de­cir, en el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción pri­ma­rio. De que se cum­plan ade­cua­da­men­te las fun­cio­nes ma­ter­na y pa­ter­na de­pen­de­rá, en gran me­di­da, la con­si­guien­te es­truc­tu­ra­ción psí­qui­ca ade­cua­da del ni­ño y, por en­de, su ca­pa­ci­dad de empatía. No obs­tan­te, par­tien­do del he­cho de que nues­tro apa­ra­to psí­qui­co cuen­ta con una ba­se bio­ló­gi­ca in­dis­cu­ti­ble (nues­tro ce­re­bro), es con­ve­nien­te tam­bién te­ner en cuen­ta los va­lio­sos apor­tes de las neu­ro­cien­cias en re­la­ción con es­te te­ma.

A par­tir de ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos en la Uni­ver­si­dad de Par­ma (Ita­lia), en 1996, un equi­po de neu­ro­cien­tí­fi­cos des­cu­brió las “neu­ro­nas es­pe­jo”, un gru­po de neu­ro­nas que se ac­ti­va­rían cuan­do se ob­ser­va la ac­ción de otro, de un con­gé­ne­re, y lle­va­rían a imi­tar esa ac­ción ob­ser­va­da. En prin­ci­pio, es­tas neu­ro­nas fue­ron en­con­tra­das en pri­ma­tes. Y da­do que, des­de el na­ci­mien­to, el ser hu­mano tien­de a imi­tar los ges­tos que ob­ser­va en los de­más, se de­du­jo que di­cha ca­pa­ci­dad imi­ta­ti­va tam­bién se de­bía a las neu­ro­nas es­pe­jo. Y la im­por­tan­cia de es­ta cla­se de neu­ro­nas es­tá da­da por su vin­cu­la­ción con las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas re­la­cio­na­das con la vi­da so­cial y, es­pe­cial­men­te, con la empatía.

El des­cu­bri­mien­to de es­tas neu­ro­nas es­pe­jo, que se­rá pre­ci­so se­guir in­ves­ti­gan­do, apor­ta un nue­vo en­fo­que pa­ra com­pren­der una ca­pa­ci­dad so­cial­men­te in­dis­pen­sa­ble co­mo la empatía. No ca­ben du­das de que nues­tra red neu­ro­nal re­fle­ja el mun­do (la men­te de los otros) y, a su vez, tie­ne su pro­pio im­pac­to en el de­ve­nir de la so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.