La pa­sión no tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to

A los 60, 70, 80 años. ¿Dón­de es­tá es­cri­to que no se pue­de go­zar del cuer­po y ex­pe­ri­men­tar? En­tre de­seos, mi­tos y pre­jui­cios, la vi­da nos in­vi­ta a ser nue­va­men­te pro­ta­go­nis­tas.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR LEILA SUCARI ILUSTRACIÓN DE TONY GANEM

“Des­cu­brí lo que era el se­xo a los 67 años. An­tes, só­lo te­nía re­la­cio­nes pa­ra sa­tis­fa­cer a mi es­po­so o cuan­do qui­si­mos bus­car be­bés”, cuen­ta Ma­bel, ju­bi­la­da de 74. Ha­ce diez años que­dó viu­da, des­pués de un ma­tri­mo­nio de ca­si 30. Al prin­ci­pio se sen­tía per­di­da, ha­bía ba­ja­do mu­cho de pe­so y no veía nin­gún fu­tu­ro po­si­ble pa­ra ella. El due­lo fue lar­go, le cos­tó su­pe­rar la muer­te de su com­pa­ñe­ro, pe­ro un día lo con­si­guió.

“Me sal­vó el tan­go”, di­ce. “Em­pe­cé a ir a la mi­lon­ga por­que una ami­ga me ga­nó por in­sis­ten­cia y pa­ra mi sor­pre­sa, me en­can­tó. Me vol­vie­ron las ga­nas de vi­vir”. Fue en una de esas tar­des de bai­le que co­no­ció a Ro­ber­to, quien se­ría su pa­re­ja por dos años. “Yo creía que el se­xo era una co­sa, pe­ro con él apren­dí un mun­do nue­vo. Al co­mien­zo me da­ba ver­güen­za con­tar­les a mis hi­jos que te­nía no­vio, pen­sa­ba que iban a to­mar­lo mal; pe­ro se ale­gra­ron”. Hoy Ma­bel es­tá sol­te­ra, no de­ja de ir a la mi­lon­ga ni un so­lo mar­tes y, ca­da tan­to, tie­ne ci­tas. “A al­gu­nos les pa­re­ce­rá que ya es­toy vie­ja, pe­ro no me im­por­ta, de­ci­dí que no voy a que­dar­me amar­ga­da los años que me que­dan. La vi­da pa­sa rá­pi­do y hay que dis­fru­tar­la”.

Es­ta­mos en una épo­ca hi­per­se­xua­li­za­da: la te­le­vi­sión, el ci­ne y las pu­bli­ci­da­des bom­bar­dean con cuer­pos se­mi­des­nu­dos y pro­vo­ca­ti­vos. Los sex shops se mul­ti­pli­can y las mar­cas de pre­ser­va­ti­vos lan­zan al mercado pro­duc­tos de to­das las for­mas y co­lo­res po­si­bles. Sin em­bar­go, ca­da vez que se ha­bla de pla­cer se lo aso­cia a la ju­ven­tud: pie­les sin una arru­ga, pe­chos que aún no fue­ron afec­ta­dos por la ley de gra­ve­dad y erec­cio­nes ins­tan­tá­neas. En la ca­ji­ta fe­liz del se­xo no es­tán in­clui­das las per­so­nas de más de se­sen­ta. Si se men­cio­na a la ter­ce­ra edad, a lo su­mo se ha­ce re­fe­ren­cia a un amor que po­co tie­ne de pa­sio­nal y mu­cho de ca­ri­ño tierno. “Aun­que las per­so­nas de esa edad se mues­tran ac­ti­vas y vi­ta­les, aún sub­sis­te so­cial­men­te el pre­jui­cio de que exis­te una suer­te de ju­bi­la­ción se­xual”, di­ce la se­xó­lo­ga Bea­triz Li­te­rat. “Pe­ro es un mi­to. Las pa­re­jas de más de 60 años ca­da vez ha­cen más con­sul­tas de se­xo­lo­gía por­que desean lle­var una vi­da ple­na y me­jo­rar la fre­cuen­cia y ca­li­dad de sus re­la­cio­nes”.

EL REINO DE LA FAN­TA­SÍA

El de­seo no tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to. Si bien es cier­to que las hor­mo­nas a los vein­te años au­men­tan la li­bi­do y la res­pues­ta fí­si­ca fren­te a de­ter­mi­na­dos es­tí­mu­los, eso no sig­ni­fi­ca que a los ochen­ta no se pue­da des­per­tar la pa­sión con igual –o ma­yor– in­ten­si­dad. Es­tá com­pro­ba­do que el fac­tor in­dis­cu­ti­ble a la ho­ra de ob­te­ner pla­cer es psi­co­ló­gi­co: un buen ar­ma­men­to de fan­ta­sías eró­ti­cas pue­de más que un al­to ni­vel de es­tró­ge­nos. La se­xua­li­dad es­tá pre­sen­te a lo lar­go de la vi­da y, siem­pre que ha­ya bue­na pre­dis­po­si­ción, la ca­pa­ci­dad de dis­fru­te es­ta­rá in­tac­ta.

“Es com­ple­ta­men­te po­si­ble te­ner una vi­da se­xual ple­na en la ter­ce­ra edad”, di­ce Li­te­rat. “Es muy im­por­tan­te el ti­po de víncu­lo y los sen­ti­mien­tos que se desa­rro­llan con la pa­re­ja, la con­fian­za y la ca­pa­ci­dad de nu­trir­se y de es­tar dis­pues­tos a ex­pe­ri­men­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.