Apren­der de las adi­vi­nan­zas

Una ma­dre y una hi­ja (con el apo­yo de to­da la fa­mi­lia) com­pi­la­ron va­rios dic­cio­na­rios temáticos de adi­vi­nan­zas ar­gen­ti­nas y nos mues­tran to­do lo que en­se­ñan.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro Libros - POR CAR­MEN FLO­RES

Ella es un tor­be­llino: tie­ne tan­tas ideas, ini­cia­ti­vas y pla­nes que ma­ra­vi­lla. Es de­li­ca­da, pre­ci­sa, aco­ge­do­ra; una mu­jer que en­can­ta. Se lla­ma Iva­na Alo­chis. Ama el len­gua­je y se ocu­pa de mar­car la im­por­tan­cia de la pa­la­bra: co­mo do­cen­te da cuen­ta de las di­fi­cul­ta­des de los es­tu­dian­tes pa­ra ex­pre­sar­se oral­men­te. En ese sen­ti­do, pro­po­ne tra­ba­jar des­de el ho­gar pa­ra re­cu­pe­rar el es­pa­cio de la pa­la­bra, en las so­bre­me­sas, en los diá­lo­gos in­ter­ge­ne­ra­cio­na­les. Y ob­via­men­te, des­de la es­cue­la pri­ma­ria ge­ne­rar con­di­cio­nes pa­ra la prác­ti­ca de la ex­pre­sión oral. “Te­ne­mos que po­der de­cir lo que que­re­mos de­cir”, sos­tie­ne.

Va­ni­na Ro­drí­guez, su hi­ja, es la com­pa­ñe­ra ideal. Ella es­cu­cha y pro­ce­de. Así se com­ple­men­tan en la enor­me ta­rea que en­ca­ra­ron de re­unir y sis­te­ma­ti­zar los nu­tri­dos cor­pus que re­co­gie­ron de dis­tin­tas par­tes del país pa­ra con­for­mar los dic­cio­na­rios de adi­vi­nan­zas en los que re­co­pi­la­ron cer­ca de 10.000 pie­zas. Es­tas dos mu­je­res tie­nen el sos­tén del res­to de la fa­mi­lia que tam­bién par­ti­ci­pa del pro­yec­to: la mi­ra­da es­té­ti­ca de Mi­guel Ro­drí­guez, las mi­ra­das aten­tas a la co­rrec­ción de Ro­cío y Fa­cun­do.

Con el es­fuer­zo de to­dos, crea­ron edi­cio­nes El Res­col­do y en 2003 pu­bli­ca­ron el pri­mer to­mo del Dic­cio­na­rio Te­má­ti­co de Adi­vi­nan­zas: Ani­ma­les.

¿Qué es una adivinanza, Iva­na?

Es un enigma, una cu­rio­si­dad que nos acom­pa­ña des­de el prin­ci­pio de la hu­ma­ni­dad, una de­fi­ni­ción dia­lo­ga­da. Es una me­tá­fo­ra con­den­sa­da.

¿Qué fun­ción tie­ne la adivinanza en la ni­ñez?

El he­cho de que las adi­vi­nan­zas los con­vo­quen a pen­sar, y a com­ple­tar una de­fi­ni­ción da­da con su res­pues­ta, los lle­va a de­du­cir, a com­pa­rar, a des­en­tra­ñar me­tá­fo­ras, per­so­ni­fi­ca­cio­nes, en­tre otros re­cur­sos, y esos pro­ce­sos ac­ti­van el lé­xi­co, la for­ma­ción de conceptos y, por su­pues­to, la ima­gi­na­ción, una he­rra­mien­ta ex­tra­or­di­na­ria pa­ra el cre­ci­mien­to per­so­nal en la pa­la­bra. Por otra par­te, el he­cho de bus­car las res­pues­tas pa­ra los enig­mas in­du­ce al pen­sa­mien­to crí­ti­co, a des­car­tar op­cio­nes, a asu­mir de­ci­sio­nes. To­do eso tor­na muy va­lio­sas las adi­vi­nan­zas en la es­co­la­ri­dad, en la in­te­rac­ción fa­mi­liar y en la vi­da mis­ma.

Des­pués del pri­mer dic­cio­na­rio, ¿có­mo con­ti­nua­ron?

En 2004, pu­di­mos en­trar co­mo ma­te­rial bi­blio­grá­fi­co en las es­cue­las de Cór­do­ba y se de­rra­mó por 1000 bi­blio­te­cas es­co­la­res, lo que nos per­mi­tió edi­tar el II to­mo te­má­ti­co: Ve­ge­ta­les. En 2005 los dos dic­cio­na­rios fue­ron se­lec­cio­na­dos por Co­na­bip, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de la Na­ción, pa­ra lle­gar a bi­blio­te­cas po­pu­la­res de to­do el país.

¿Qué otras ac­ti­vi­da­des se de­ri­va­ron de las pu­bli­ca­cio­nes?

La di­fu­sión de es­te em­pren­di­mien­to se com­ple­men­tó con ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las, co­mo char­las en es­cue­las y bi­blio­te­cas; dic­ta­do de ta­lle­res pa­ra do­cen­tes y jor­na­das mul­ti­dis­ci­pli­na­rias. El le­ma que nos ani­ma es “Por una edu­ca­ción sin edad y sin fron­te­ras”. El pro­yec­to con­ti­núa: hay otras áreas te­má­ti­cas que se con­ver­ti­rán en dic­cio­na­rios en la me­di­da que pue­dan edi­tar­los y es­to de­pen­de de las res­pues­tas de la co­mu­ni­dad y de los or­ga­nis­mos in­vo­lu­cra­dos en la edu­ca­ción. “Pa­ra adi­vi­nar hay que pen­sar, de ahí la im­por­tan­cia de re­ins­tau­rar es­te jue­go en la fa­mi­lia y en la es­cue­la”, di­ce Iva­na, des­de su ex­pe­rien­cia en la prác­ti­ca y por eso se apa­sio­na por ofre­cer es­ta he­rra­mien­ta pa­ra el desa­rro­llo pe­da­gó­gi­co. Pa­ra cum­plir es­tos ob­je­ti­vos, han abier­to un si­tio en Fa­ce­book don­de se pue­de tam­bién ad­qui­rir los dic­cio­na­rios de adi­vi­nan­zas. •

Los li­bros es­tán ilus­tra­dos por Os­car Sa­las, edi­ta­dos por El Res­col­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.