Mu­je­res de la li­ber­tad

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRISTINA BA­JO

No es tar­de pa­ra re­cor­dar­las pues, si bien en ju­lio ha si­do nues­tro aniver­sa­rio pa­trio, to­do el año es un ju­bi­leo. Es­ta in­tro­duc­ción se de­be a que en­con­tré, fi­nal­men­te, unas pá­gi­nas es­cri­tas ha­ce tiem­po, don­de re­cor­da­ba a las mu­je­res de la Eman­ci­pa­ción.

Era co­mún en­ton­ces que viu­das con re­cur­sos do­na­ran tie­rras pa­ra ser ven­di­das y com­prar ar­mas, o pa­ra que vi­va­quea­ra el ejér­ci­to, co­mo hi­zo do­ña Gre­go­ria Pé­rez a fa­vor de Bel­grano, mien­tras otras en­tre­ga­ron sus al­ha­jas o par­ti­ci­pa­ban en la lu­cha co­mo es­pías.

Una de ellas, la fa­mo­sa Ma­ca­cha, her­ma­na de Mar­tín Güe­mes, fue una bri­llan­te es­tra­te­ga, con una fuer­te in­fluen­cia so­bre el cau­di­llo sal­te­ño. Se re­cuer­da tam­bién a Gertrudis Me­dei­ros, to­ma­da pri­sio­ne­ra mien­tras es­pia­ba: los es­pa­ño­les la en­ce­rra­ron y con­vir­tie­ron su ca­sa en cuar­tel.

Los po­bla­do­res de Cam­po Santo la vie­ron ama­rra­da a un algarrobo que aún se con­ser­va en re­cuer­do de ella. Fue lle­va­da a Ju­juy car­ga­da de ca­de­nas, pe­ro el mal­tra­to afir­mó su pa­trio­tis­mo. Sen­ten­cia­da a mo­rir en los so­ca­vo­nes de Po­to­sí, hu­yó la no­che an­tes de ser tras­la­da­da.

Bel­grano triun­fó en el Nor­te por la ayu­da que es­tas há­bi­les mu­je­res –Jua­na Mo­ro, Martina Sil­va de Gu­rru­cha­ga–, y Gertrudis re­cu­pe­ró la li­ber­tad, pe­ro que­dó en la po­bre­za.

El ge­ne­ral es­pa­ñol Pe­zue­la in­for­ma­ba al vi­rrey del Pe­rú: "Los gau­chos nos ha­cen una gue­rra len­ta pe­ro fa­ti­go­sa. A es­to se agre­ga otra no me­nos per­ju­di­cial que es la de ser avi­sa­dos por ho­ras de nues­tros mo­vi­mien­tos y pro­yec­tos por me­dio de los ha­bi­tan­tes de és­tas y prin­ci­pal­men­te de las mu­je­res, ca­da una de ellas es una es­pía vi­gi­lan­te y pun­tual pa­ra trans­mi­tir las ocu­rren­cias más di­mi­nu­tas de es­te Ejér­ci­to".

Una de las que te­nía a mal­traer al je­fe rea­lis­ta era la ju­je­ña Jua­na Mo­ro de López, de­li­ca­da da­ma que, mo­des­ta­men­te ves­ti­da, se tras­la­da­ba a ca­ba­llo es­pian­do re­cur­sos y mo­vi­mien­tos del enemi­go. Apre­sa­da, la en­gri­lla­ron, pe­ro no de­la­tó a sus com­pa­ñe­ros. Cuan­do Pe­zue­la in­va­dió Ju­juy y Sal­ta, la hi­zo de­te­ner y la con­de­nó a mo­rir ta­pia­da en su ca­sa, pe­ro los ve­ci­nos la ayu­da­ron a so­bre­vi­vir.

Otra es­pía fue María Lo­re­to Sán­chez de Peón de Frías, ju­je­ña, que mu­rió cen­te­na­ria, ador­nan­do su ca­be­lle­ra blanca con cin­tas ce­les­tes y blan­cas. Fue ella quien ar­mó una es­ta­fe­ta en el hue­co de un ár­bol que cre­cía en la ri­be­ra de un río cer­cano a la ciu­dad don­de las cria­das la­va­ban ro­pa y re­co­gían agua… a tiem­po que lle­va­ban y traían los men­sa­jes que el ár­bol ocul­ta­ba. Es­ta mu­jer arries­gó su vi­da tras­la­dan­do in­for­ma­ción con­fi­den­cial en el rue­do del ves­ti­do, bur­lan­do siem­pre a los rea­lis­tas. En una opor­tu­ni­dad, si­mu­lan­do ser pa­na­de­ra, in­gre­só al cuar­tel es­pa­ñol lo­gran­do en­te­rar­se de cuán­tos sol­da­dos ocu­pa­ban Ju­juy, con­tan­do con gra­nos de maíz que lle­va­ba en su bol­so, mien­tras la tro­pa le de­di­ca­ba pi­ro­pos. Su tem­ple le per­mi­tió or­ga­ni­zar un plan con­ti­nen­tal de Bom­be­ras –es­pías, vi­cha­do­ras– que efi­caz­men­te eje­cu­tó en co­la­bo­ra­ción de otras mu­je­res, con sus hi­jos y cria­dos de alia­dos.

En 1817 el ge­ne­ral La Ser­na, que ocu­pa­ba Sal­ta, in­vi­tó a un bai­le a las sos­pe­cho­sas mien­tras par­te de su ejér­ci­to avan­za­ba ha­cia el sur. Un ofi­cial es­pa­ñol se lo di­jo mien­tras bai­la­ban y ella se las in­ge­nió pa­ra dar avi­so a los pa­trio­tas, que im­pi­die­ron la ex­pe­di­ción. Mu­chos de los nom­bres de es­tas mu­je­res se han per­di­do; no im­por­ta: por ellas, el sue­ño de ser li­bres to­da­vía nos am­pa­ra.

Su­ge­ren­cias: leer Ma­ca­cha Güe­mes, de Ana María Ca­bre­ra y Martina Cha­pa­nay, La mon­to­ne­ra del Zon­da, de Ma­bel Pa­gano. Jua­na Ma­nue­la Go­rri­ti tie­ne re­la­tos de esa épo­ca.

Una de ellas, María Lo­re­to Sán­chez, se me­tió en el cuar­tel es­pa­ñol si­mu­lan­do ser pa­na­de­ra y lue­go ayu­dó a los pa­trio­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.