Los tics en la ni­ñez

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. DIE­GO BALLESTEROS Neurólogo es­pe­cia­lis­ta en en­fer­me­dad de Par­kin­son y mo­vi­mien­tos anor­ma­les del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­lo­gía y Neu­ro­ci­ru­gía del Sa­na­to­rio de Los Ar­cos. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Los tics son el tras­torno más fre­cuen­te en la in­fan­cia y pue­den aso­ciar­se al dé­fi­cit de aten­ción e hi­pe­rac­ti­vi­dad. Se tra­ta de mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios, brus­cos y re­pe­ti­ti­vos, de cor­ta du­ra­ción, que sue­len ser tran­si­to­rios. Sin em­bar­go, cuan­do co­exis­ten va­rios en un pa­cien­te, pue­de tra­tar­se del sín­dro­me de Tou­ret­te, que afec­ta a ca­si el 1 % de los chi­cos en edad es­co­lar y es­tá vin­cu­la­do a otros sín­to­mas, co­mo co­pro­la­lia (de­cir gro­se­rías o in­sul­tos) o co­pro­pra­xia (rea­li­zar ges­tos obs­ce­nos). An­tes de su apa­ri­ción, en cier­tas oca­sio­nes, los ni­ños ex­pe­ri­men­tan una sen­sa­ción pre­mo­ni­to­ria de in­co­mo­di­dad o cier­ta ten­sión en el área cor­po­ral don­de se van a desa­rro­llar y que lue­go se ali­via tras rea­li­zar los tics.

Exis­ten va­rios ti­pos de tics: los fó­ni­cos sim­ples y com­ple­jos, y los mo­to­res sim­ples y com­ple­jos. Los fó­ni­cos sim­ples se pre­sen­tan co­mo so­ni­dos sen­ci­llos y re­co­no­ci­bles. Al­gu­nos ejem­plos de ellos son as­pi­ra­ción, ca­rras­peo, so­pla­du­ra, suc­ción, tos, gru­ñi­do, chi­rri­dos o gri­tos. Los fó­ni­cos com­ple­jos se emi­ten por me­dio de ex­pre­sio­nes lin­güís­ti­cas y ver­ba­li­za­cio­nes.

Por su par­te, los tics mo­to­res sim­ples son los más fre­cuen­tes y se re­la­cio­nan con mo­vi­mien­tos mus­cu­la­res del ros­tro (ce­jas, pár­pa­dos, na­riz, cue­llo), mien­tras que en los com­ple­jos, los mo­vi­mien­tos son efec­tua­dos por gru­pos mus­cu­la­res más ex­ten­sos.

En ge­ne­ral, los tics em­peo­ran du­ran­te mo­men­tos de es­trés, can­san­cio o an­sie­dad. Aun­que se ori­gi­nan en la in­fan­cia y dis­mi­nu­yen o des­apa­re­cen en la adul­tez, es­tos tras­tor­nos pue­den per­sis­tir en el 20 % de los ca­sos. Si bien se des­co­no­ce el me­ca­nis­mo exac­to por el cual se pro­du­cen, se pre­su­me la exis­ten­cia de un com­po­nen­te he­re­di­ta­rio. Por eso, es nor­mal que al­guno de los pa­dres ten­ga al­gún tic y es más fre­cuen­te en varones que en mu­je­res (con una re­la­ción apro­xi­ma­da de 2 a 1).

Ante la pre­sen­cia de tics o la sos­pe­cha de Tou­ret­te, se re­co­mien­da con­sul­tar a un mé­di­co neurólogo a fin de rea­li­zar un diag­nós­ti­co y un tra­ta­mien­to tem­prano. El tra­ta­mien­to de es­te sín­dro­me de­be ser mul­ti­dis­ci­pli­na­rio. De­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas clí­ni­cas del chico en cues­tión, de­be­rán tra­ba­jar en con­jun­to un neurólogo o un neu­ro­pe­dia­tra con ex­pe­rien­cia en la ma­te­ria, un psi­quia­tra y tam­bién un psi­có­lo­go.

Exis­ten fár­ma­cos pa­ra con­tro­lar es­tos tras­tor­nos, así co­mo tam­bién hay te­ra­pias efec­ti­vas, co­mo la psi­co­te­ra­pia. Ade­más, al­gu­nos pa­cien­tes pue­den be­ne­fi­ciar­se con la apli­ca­ción de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca en el área cor­po­ral afec­ta­da por el tic. En ca­sos se­ve­ros re­frac­ta­rios a la me­di­ca­ción, se pue­de re­cu­rrir en úl­ti­ma ins­tan­cia a la ci­ru­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.