De­jar la te­ta: ¿una odi­sea o al­go na­tu­ral?

Te di­cen que tu hi­jo te usa "de chu­pe­te" o que lo vas a trau­mar. La lac­tan­cia sue­le es­tar ro­dea­da de opi­nio­nes y pre­jui­cios. ¿Pe­ro quién sa­be más so­bre esa co­ne­xión ín­ti­ma y amo­ro­sa? Acá te apor­ta­mos al­gu­nas cla­ves de los es­pe­cia­lis­tas pa­ra pen­sar­nos, sin

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR GRETA KUS ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

Mu­cho se ha­bla so­bre los be­ne­fi­cios de la lac­tan­cia ma­ter­na, so­bre có­mo –ade­más de la nu­tri­ción– ama­man­tar afian­za el víncu­lo en­tre la ma­dre y el be­bé, ge­ne­ra con­ten­ción y es una for­ma de dar y re­ci­bir amor. Pe­ro po­co se di­ce so­bre el des­te­te: ese mo­men­to de quie­bre, don­de los cuer­pos se se­pa­ran y los lí­mi­tes di­fu­sos en­tre el de­seo de uno y la ne­ce­si­dad del otro co­mien­zan a mar­car­se.

“La lac­tan­cia es mu­cho más que dar le­che, es una for­ma de ali­men­tar des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal. Es un bai­le ín­ti­mo, un pun­to de en­cuen­tro y pla­cer com­par­ti­do”, afir­ma la psi­có­lo­ga pe­ri­na­tal Na­ta­lia Li­guo­ri. “Así, el des­te­te es un pro­ce­so de due­lo que es­tá te­ñi­do de emo­cio­nes en­con­tra­das, pe­ro que fa­ci­li­ta la adap­ta­ción a la nue­va reali­dad. Se cie­rra una eta­pa al mis­mo tiem­po que co­mien­za otra”, ex­pli­ca.

“Dar la te­ta siem­pre sig­ni­fi­có una co­ne­xión muy fuer­te con mi hi­ja. Cuan­do es­ta­ba en el tra­ba­jo, sa­bía que ella te­nía ham­bre, lo sen­tía en mis pe­chos. Si ella llo­ra­ba, yo des­bor­da­ba le­che. Los cuer­pos sa­ben co­mu­ni­car­se a un ni­vel que ex­ce­de las pa­la­bras", di­ce Agus­ti­na. A pe­sar de las crí­ti­cas que re­ci­bió, cuen­ta que siem­pre ama­man­tó a li­bre de­man­da por un año y me­dio y con to­mas es­pa­cia­das, has­ta que su be­bé no qui­so más. "Fue du­ro acep­tar que se ha­bía ter­mi­na­do un ci­clo en­tre no­so­tras. Me cos­tó más a mí que a ella”, con­fie­sa.

El mo­men­to de rea­li­zar el des­te­te es tan úni­co co­mo ma­dres e hi­jos hay en es­te mun­do. "Ca­da lac­tan­cia es sin­gu­lar e irre­pe­ti­ble", ase­gu­ra la li­cen­cia­da So­le­dad Mar­tín, in­te­gran­te del equi­po de Fun­da­lam (Fun­da­ción Lac­tan­cia y Ma­ter­ni­dad). Exis­ten ni­ños que de­jan so­los, mu­je­res que de­ci­den cor­tar el ac­to por can­san­cio o por­que quie­ren re- cu­pe­rar cier­ta in­de­pen­den­cia, y quie­nes pa­san de ama­man­tar a uno al si­guien­te sin es­ca­las.

Se­gún Mar­tín, “la per­ma­nen­cia de­pen­de de múl­ti­ples ra­zo­nes". "No es co­rrec­to es­ta­ble­cer de for­ma idén­ti­ca un tiem­po ‘in­di­ca­do y co­rrec­to’ pa­ra ini­ciar el des­te­te. Im­pli­ca­ría per­der de vis­ta lo pro­pio de esa fa­mi­lia”, opi­na la es­pe­cia­lis­ta.

A pe­sar de que es­tá com­pro­ba­do que no exis­ten mo­ti­vos cien­tí­fi­cos pa­ra de­jar de to­mar la te­ta a una de­ter­mi­na­da edad, hay fac­to­res so­cia­les y cul­tu­ra­les que in­flu­yen en la de­ci­sión. En Asia y Áfri­ca es co­mún la lac­tan­cia pro­lon­ga­da: sue­le ha­cer­se has­ta los cua­tro años. En Oc­ci­den­te, en cam­bio, es­tá mal vis­to que con­ti­núe cuan­do el be­bé co­mien­za a ca­mi­nar y ha­blar. “Mi hi­jo tie­ne dos años y la pre­gun­ta siem­pre es la mis­ma: ¿To­da­vía to­ma te­ta? Me lo di­cen co­mo si fue­ra un pe­ca­do, un as­co o una ver­güen­za. Es di­fí­cil se­guir ade­lan­te cuan­do te mi­ran mal y cues­tio­nan to­do el tiem­po”, co­men­ta Del­fi­na.

¿CUÁN­DO LLE­GA EL FI­NAL?

Que la le­che ya no lo ali­men­ta. Que te usa de chu­pe­te. Que to­ma de vi­cio. Que va a te­ner trau­mas. Que tie­ne que ma­du­rar y ser in­de­pen­dien­te. Que te­nés que bus­car otros

re­cur­sos pa­ra en­tre­te­ner­lo. Cuan­do la lac­tan­cia se pro­lon­ga de­ma­sia­do, em­pie­za la olea­da de opi­nio­nes y teo­rías ba­sa­das mu­chas ve­ces en pre­jui­cios. Pa­ra la an­tro­pó­lo­ga Kat­he­ri­ne Dettwy­ler, las per­so­nas al­can­zan au­to­no­mía in­mu­no­ló­gi­ca a los seis años. Por eso, a lo lar­go de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad fue usual ama­man­tar has­ta ese mo­men­to pa­ra for­ta­le­cer las de­fen­sas. Des­de ha­ce unas dé­ca­das, el des­te­te se da en los pri­me­ros me­ses de vi­da. A di­fe­ren­cia de lo que se cree, lue­go del año, la le­che ma­ter­na con­ti­núa for­ta­le­cien­do el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y apor­ta pro­teí­nas, cal­cio, áci­do fó­li­co y vi­ta­mi­nas A, b12 y C.

La lac­tan­cia es de a dos. Si la mu­jer de­ci­de dar­le la te­ta has­ta que su hi­jo de­je de pe­dir, es una elec­ción que de­be­ría ser apo­ya­da por el en­torno fa­mi­liar y so­cial. En ge­ne­ral, el des­te­te na­tu­ral se da en­tre los 2 y los 3 años, y es el mis­mo ni­ño el que se ale­ja por­que co­mien­za a in­tere­sar­se en otras co­sas y la te­ta pa­sa a un se­gun­do plano. Pe­ro pue­de ocu­rrir tam­bién que la ma­dre eli­ja no dar­le más y vin­cu­lar­se con su hi­jo des­de otro lu­gar, an­tes de que el ni­ño quie­ra. Nin­gu­na de­ci­sión de­be­ría ser juz­ga­da.

“De­jé de ama­man­tar a Lu­cía cuan­do te­nía sie­te me­ses”, cuen­ta Ma­ria­na. “Tra­ba­ja­ba mu­chas ho­ras y me re­sul­ta­ba di­fí­cil sa­car­me le­che to­dos los días. Ade­más es­ta­ba can­sa­da, la de­man­da era muy gran­de y sen­tía la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar mi vi­da. No es fá­cil po­ner el cuer­po, la lac­tan­cia es bue­na pe­ro na­die ha­bla de lo ago­ta­do­ra que pue­de ser, del do­lor en los pe­chos, las mas­ti­tis y la exi­gen­cia que im­pli­ca. El des­te­te fue de a po­co, tar­da­mos unos dos me­ses has­ta que de­jó por com­ple­to”.

Si en al­go coin­ci­den los ex­per­tos es en la im­por­tan­cia de que el fin del ci­clo no sea agre­si­vo. “Tar­de o tem­prano el fin lle­ga. Si el pro­ce­so se ini­cia por el de­seo o la ne­ce­si­dad de la ma­má, lo ideal es que no sea gra­dual. “Re­quie­re pa­cien­cia y acom­pa­ña­mien­to, ya que pue­den sur­gir sen­ti­mien­tos am­bi­va­len­tes de enojo, pro­tes­ta, ali­vio, mie­do e in­cer­ti­dum­bre. Ha­cer­lo abrup­ta­men­te con­vier­te, en oca­sio­nes, a la ex­pe­rien­cia en al­go des­fa­vo­ra­ble y trau­má­ti­ca”, di­ce Mar­tín. “La fun­ción del pa­dre es re­la­cio­nar­se con el be­bé sin in­ter­ven­ción de la mu­jer, pa­ra con­so­li­dar el víncu­lo”, agre­ga.

Ven­dar­se los pe­chos, de­jar que el ni­ño llo­re dos días se­gui­dos has­ta que se re­sig­ne y po­ner­se aloe ve­ra en los pe­zo­nes son al­gu­nos tru­cos re­co­men­da­dos. La su­ge­ren­cia es tran­si­tar­lo con pa­cien­cia, per­se­ve­ran­cia y crea­ti­vi­dad. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.