El par­ti­sano

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia Staff - — CRISTINA BOS­SA ALA­NÍS, OLI­VA – CÓR­DO­BA. Des­cu­brí más cuen­tos de los lec­to­res en rum­bos­di­gi­tal.com

Era no­che en Fron­ta­le, pe­que­ño pue­ble­ci­to en las co­li­nas de Le Mar­che, ve­cino al Adriá­ti­co. Non­na Pac­ci­na de­bía re­par­tir su amor en­tre su hi­jo que tra­ba­ja­ba co­mo “pos­tino” (car­te­ro) y el no­vio de su hi­ja An­ge­li­na. El car­te­ro ha­bía si­do lla­ma­do a las ar­mas al ser­vi­cio del fas­cis­mo y el fu­tu­ro yerno ha­bía de­ser­ta­do hu­yen­do ha­cia las mon­ta­ñas, unién­do­se a los par­ti­sa­nos. Las re­yer­tas fa­mi­lia­res eran cons­tan­tes. El hi­jo ama­do en el fren­te y el ama­do por su hi­ja lu­chan­do con­tra el ré­gi­men. Sin em­bar­go, tra­ta­ba de en­ten­der lo inen­ten­di­ble de la gue­rra y las de­ci­sio­nes to­ma­das por am­bos. El pue­blo es­ta­ba en po­der de los “te­des­chi” (ale­ma­nes), quie­nes te­nían un buen tra­to con sus man­sos, vie­jos e inofen­si­vos ha­bi­tan­tes. Su an­ti­gua ca­so­na de pie­dra, de tres plan­tas, te­nía un altillo don­de guar­da­ba tras­tos vie­jos y col­ga­ba la ro­pa pa­ra su se­ca­do. Y ella, par­ti­da­ria a es­con­di­das de la li­ber­tad, fin­gía ante los ale­ma­nes con­gra­ciar­se con ellos. De he­cho, les pre­pa­ra­ba su­cu­len­tas po­len­tas y ellos la lla­ma­ban “la mam­ma buo­na”. Nun­ca re­vi­sa­ban su ca­sa. A la vez, ayu­da­ba a los par­ti­sa­nos, ocul­tán­do­los en el des­ven­ci­ja­do altillo, a quie­nes pro­veía de ali­men­tos y ro­pa, ca­da vez que ba­ja­ban de la mon­ta­ña. Y ocu­rría que, en oca­sio­nes, los amos del pue­blo co­mían ale­gre­men­te en la plan­ta ba­ja, mien­tras los re­ne­ga­dos se man­te­nían di­si­mu­la­dos en­tre la ro­pa ten­di­da, pa­ra es­ca­par sal­tan­do por las ven­ta­nas. Así me lo con­ta­ba, en su le­cho de en­fer­ma, cuan­do la vi­si­ta­ra jun­to a mi ami­ga Pa­tri­cia, pa­rien­te su­ya. Cul­mi­na­da la gue­rra, con una Ita­lia de­vas­ta­da y li­be­ra­da por las fuer­zas alia­das, co­men­zó la ca­za de los se­gui­do­res del ré­gi­men. Su hi­jo, el car­te­ro, re­gre­só re­ce­lo­so y eter­na­men­te ene­mis­ta­do con el no­vio de su her­ma­na y pron­ta­men­te fue arres­ta­do. Cla­mó ella por per­dón, el que le fue con­ce­di­do. Su yerno par­ti­sano, sa­lió in­dem­ne de la con­tien­da. El par­ti­sano, sin ren­cor al­guno, me­dió en su ma­nu­mi­sión. La vie­ja par­ti­da­ria de la li­be­ra­ción cal­mó los áni­mos y con el co­rrer de los años, las he­ri­das se fue­ron res­ta­ñan­do. El par­ti­sano, al que co­no­cí, fue mi hé­roe, lu­cha­dor in­can­sa­ble y osa­do con­tra la re­pre­sión de un sis­te­ma opro­bio­so y de­ca­den­te. El par­ti­sano aún per­vi­ve en mi me­mo­ria, pró­di­go, ayu­dan­do a sal­var una vi­da, en tiem­pos en que ella no te­nía va­lor al­guno. Creo que la vie­je­ci­lla en­tre su re­par­to de amor, in­cli­nó la ba­lan­za ha­cia el aven­tu­re­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.