“AHO­RA SOY YO, SOY ES­TA QUE VES”

TINI STOES­SEL

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista - POR JAVIER FIRPO FO­TOS FE­DE LO­PEZ CLA­RO

Du­ran­te años vi­vió en­fun­da­da en el per­so­na­je de Vio­let­ta, con el que al­can­zó es­ta­tu­ra de ce­le­bri­dad glo­bal. Aho­ra se cam­bia de piel e ini­cia la aven­tu­ra de ser ella mis­ma y bri­llar con luz pro­pia en el cie­lo de la mú­si­ca. Una char­la ín­ti­ma, en­tre ma­tes y gui­ta­rras, en la que Tini te cuen­ta por qué Be­yon­cé es lo me­jor que hay en el mun­do y no se ha­ce la dis­traí­da cuan­do la pin­cha­mos con La­li Es­pó­si­to.

SSon las on­ce de la ma­ña­na de un vier­nes he­la­do aun­que so­lea­do. Allí es­tá Ella, re­la­ja­da en un si­llón que mi­ra a un ven­ta­nal. Es­tá ro­dea­da por tres per­so­nas que la pei­nan, la ma­qui­llan y le ce­ban ma­te, mien­tras Martina Stoes­sel, de ella se tra­ta, se pin­ta los la­bios y ma­ni­pu­la su me­ga ipad con precisión de ci­ru­ja­na: Be­yon­cé, Jus­tin Bie­ber, Pha­rrell Wi­lliams, al­go de En­ri­que Igle­sias sue­nan al ta­co…

Martina se per­ca­ta de la pre­sen­cia de Rum­bos, son­ríe cá­li­da, in­vi­ta a po­ner­se có­mo­dos, mien­tras ul­ti­ma su pues­ta a pun­to can­tan­do y has­ta dan­do unos pa­si­tos de bai­le a lo Mi­chael Jack­son. Pa­re­ce una pues­ta en es­ce­na. No lo es. Martina res­pi­ra y ex­ha­la mú­si­ca. “¿Les gus­ta és­ta? ¿y és­ta?”, con­sul­ta mien­tras ofre­ce un ma­te dul­ce. “Soy así, na­cí así, con es­te amor por la mú­si­ca. Lo lle­vo en la san­gre”, ex­pli­ca ante una em­be­le­sa­da mi­ra­da, co­mo po­dría ser la de un fan, que se cla­va en sus mo­vi­mien­tos acom­pa­sa­dos.

Es­tá hi­per­ac­ti­va. Va y vie­ne. Ha­bla, pi­de y tes­tea ves­tua­rios. Ca­mi­na de aquí pa­ra allá. Siem­pre con su te­lé­fono en mano. Se pier­de en una es­ca­le­ra car­gan­do dos o tres ves­ti­dos. Es­tá con ga­nas y ex­te­rio­ri­za su ge­ne­ro­si­dad con los fo­tó­gra­fos, que la ame­tra­llan con flas­hes, po­la­roids (sí, la de la ima­gen ins­tan­tá­nea) y vi­deos. Ella va­ci­la un po­co, pi­de ver y lue­go bo­rrar al­gu­nas imá­ge­nes, pe­ro vuel­ve a po­sar co­rri­gien­do lo que no le gus­tó. Es es­ti­li­za­da, esbelta, to­do le que­da bien y su ros­tro es­cul­pi­do na­da tie­ne que en­vi­diar­le al de las dio­sas de Holly­wood.

Mien­tras ma­ne­ja el cur­so del ma­te, se sien­ta a char­lar con Rum­bos y ho­jea al­gu­nos ejem­pla­res. “¿Es­ta es la Chi­na Suá­rez? Dios, es la más lin­da del mun­do, ¿o no? ¿No es una bom­ba? A mí me en­can­ta, soy fan de la Chi­na, me en­can­ta su be­lle­za. Mi­rá lo que es… Mi­rá la cara, esos ojos”. Ma­no­tea otra edi­ción: !¿Y és­ta? ¿Es Ce­les­te Cid? ¡Qué her­mo­su­ra”, ex­cla­ma ad­mi­ra­da y, tam­bién, al­go asus­ta­da por la com­pa­ra­ción. “¿A mí me van a me­ter en­tre ellas?”.

¿Qué im­por­tan­cia tie­ne la ima­gen pa­ra vos?

Mu­cha im­por­tan­cia. Yo siem­pre me cui­dé, na­tu­ral­men­te. Le doy bo­la a mi piel, me gus­ta po­ner­me cre­mas, igual que el pe­lo, al que tra­to de dar­le to­do lo que ne­ce­si­te. Con­si­de­ro que la ima­gen de uno se ven- de y uno de­be cui­dar­la co­mo si fue­ra un pro­duc­to.

¿Gim­na­sio?

¿Sa­bés que nun­ca fui a un gim­na­sio? Tam­po­co hi­ce die­tas, por­que siem­pre tu­ve una vi­da or­de­na­da. Lo que es­toy ha­cien­do, sí, es co­rrer pe­ro pen­san­do en mis shows en vi­vo. Mi idea es can­tar y mo­ver­me en un es­ce­na­rio ti­po Ma­don­na, vis­te, pe­ro pa­ra lo­grar­lo ten­go que en­tre­nar, eh.

Ha­ce un ra­to es­ta­bas con la gui­ta­rra. ¿Te de­fen­dés?

Es­toy apren­dien­do, creo que co­mo cual­quier can­tan­te, sa­ber to­car la gui­ta­rra o el piano es sú­per im­por­tan­te pa­ra com­po­ner, pe­ro es­toy en eso, me fal­ta mu­cho. Cla­ra­men­te no soy una mú­si­ca pro­fe­sio­nal, pe­ro por suer­te es­toy bien ro­dea­da por Pan­cho, mi me­jor ami­go, un mú­si­co en se­rio, que me en­se­ña y me per­mi­te de­fen­der­me.

¿So­ñás con ser un ti­po de can­tan­te?

Me sue­ño con de­ter­mi­na­das vir­tu­des y esos sue­ños ayu­dan... Ade­más, la dis­ci­pli­na y la cons­tan­cia de la pro­fe­sio­nal van es­ti­mu­lan­do a esa apren­diz que quie­re can­tar y co­rrer a la vez, que quie­re can­tar y to­car la gui­ta­rra y por qué no el piano el día de ma­ña­na.

En es­te vo­lan­ta­zo a tu ca­rre­ra, ¿pres­tás más aten­ción a co­le­gas con más ex­pe­rien­cia?

Me ins­pi­ra mu­cho ver a Be­yon­cé. Esa mu­jer me hip­no­ti­za, me cau­ti­va y la to­mo co­mo re­fe­ren­te. No la

“VIO­LET­TA ME DIO MU­CHO. PE­RO LLE­GÓ LA HO­RA DE DE­CIR ADIÓS”

co­pio, pe­ro la pien­so. Veo sus vi­deos, los backs­ta­ges que se fil­man de sus tra­ba­jos y ad­mi­ro lo tra­ba­ja­do­ra que es. Vién­do­la a ella me dan ga­nas de ser más de lo que soy.

¿No es­tás con la pan­za lle­na lue­go de ha­ber cum­pli­do tan­tos sue­ños?

Vis­te có­mo es es­to. Cuan­do más lo­grás, más que­rés. Es te­rri­ble, por­que no te ter­mi­nás de re­la­jar, no te con­for­más… Pen­sás que po­dés ir por más, que lo po­dés lo­grar. Ojo, no quie­ro que sue­ne al­ta­ne­ro de mi par­te, ni tam­po­co quie­ro ser la me­jor del mun­do… ¡No! Lo ha­go por mí, yo soy la que me voy po­nien­do las me­tas, ob­je­ti­vos. En eso soy me­tó­di­ca, ri­gu­ro­sa y ten­go la vis­ta siem­pre ade­lan­te.

¿Qué ves ade­lan­te, qué aso­ma?

Aso­ma Martina, que ya se des­pi­dió de Vio­let­ta, ese per­so­na­je que me dio to­do y mu­cho más. Pe­ro aho­ra ya no ten­go a Dis­ney de­trás, es­toy más so­la, soy co­mo mi pro­pia em­pre­sa y ya me lle­gó la ho­ra de rein­ven­tar­me. Soy yo, es­to que ves. Martina Stoes­sel. Con es­ta cara, es­ta fi­gu­ra, es­te en­va­se… Se ter­mi­nó la épo­ca en la que “hi­ce de…”. Ya es­tá, fue­ron cin­co años glo­rio­sos, pe­ro aho­ra lle­gó “la rein­ven­ción” (abre las ma­nos, ges­ti­cu­la, co­mo si ti­tu­la­ra así es­ta fla­man­te eta­pa). Aho­ra quie­ro que me co­noz­can a mí, a Martina. Me en­can­ta­ría ser yo, ten­go co­sas pa­ra de­cir, pa­ra com­po­ner, pa­ra can­tar…

¿Qué te gus­ta­ría de­cir?

Bueno, me es­toy ar­man­do, me es­toy pre­pa­ran­do, no es na­da sen­ci­llo. En­ci­ma so­mos mu­chos en es­ta in­dus­tria, y bas­tan­te pa­re­ci­dos, que ha­cen lo mis­mo, que es bueno, eh, pe­ro yo no quie­ro eso… Ne­ce­si­to bus­car al­go que me di­fe­ren­cie, ne­ce­si­to ha­cer al­go pro­pio.

¿No es­tá to­do in­ven­ta­do ya?

¡Noooo! Hay cam­po vir­gen por de­lan­te. Yo quie­ro creer en eso, en que se pue­de ha­cer al­go dis­tin­to. Es una me­ta, co­mo te de­cía an­tes.

¿Y eso te presiona?

Presiona pe­ro me gus­ta esa pre­sión. Bien­ve­ni­da sea. Por­que es una ma­ne­ra de obli­gar­me a se­guir es­tu­dian­do, in­ves­ti­gan­do, co­no­cien­do y me­jo­ran­do. La pre­sión, bien to­ma­da, es­ti­mu­la, evi­ta el achan­cha­mien­to. Y ahí, en esa bús­que­da per­ma­nen­te, en esa ne­ce­si­dad de ir por más, vuel­ve Vio­let­ta, que fue el per­so­na­je que me edu­có, que me for­mó y me dio la gran opor­tu­ni­dad de mi vi­da.

¿Qué hu­bie­ras si­do sin Vio­let­ta?

Hu­bie­ra si­do can­tan­te, se­gu­ro, pe­ro na­da que ver… Dis­tin­ta, me­nos pro­fe­sio­nal, me­nos exi­gen­te, tal vez… Ob­via­men­te mis pa­dres siem­pre me in­cen­ti­va­ron, tu­ve una edu­ca­ción, pe­ro Vio­let­ta me mol­deó, me hi­zo per­so­na y pro­fe­sio­nal, me ayu­dó a ha­blar me­jor, a evi­tar de­cir ma­las pa­la­bras, a ex­pre­sar­me más co­rrec­ta­men­te… Uff, Vio­let­ta fue cla­ve pa­ra mí y pa­ra los cien­tos de mi­les que si­guie­ron al per­so­na­je y lo to­ma­ron co­mo mo­de­lo.

El re­co­no­ci­do pro­duc­tor Da­niel Grin­bank nos sor­pren­dió a to­dos cuan­do di­jo que Vio­let­ta, en Eu­ro­pa, só­lo fue su­pe­ra­da en con­vo­ca­to­ria por Los Ro­lling Sto­nes…

¿Fuer­te, no? Sí, sí, lo es­cu­ché y es­cu­char­lo me obli­gó a ha­cer­me car­go de lo que se ge­ne­ró con Vio­let­ta acá y en el ex­te­rior, don­de te­nía­mos tre­men­da cus­to­dia. No sa­bés, unos mas­to­don­tes de dos me­tros…

¿Te gus­ta­ba, te ha­cía sen­tir im­por­tan­te en tie­rra le­ja­na?

Naaa, na­da que ver. No me gus­ta an­dar ro­dea­da. Yo acá me mue­vo tran­qui­la, sin to­da esa mo­vi­da de se­gu­ri­dad. Allá en Eu­ro­pa se ar­ma­ba flor de bo­lon­qui…

¿Te in­co­mo­da­ba lla­mar la aten­ción?

Re. No me di­vier­te na­da. Me mo­les­ta­ba ge­ne­rar ese ti­po de aten­ción, me mo­ría de ver­güen­za, no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.