En mi pro­pia te­la­ra­ña

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR RAÚL G. KOFFMAN Psi­có­lo­go, Ciu­dad de Ro­sa­rio, San­ta Fe. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

In­gre­sos re­la­ti­va­men­te al­tos, se­gu­ri­dad, bue­na edu­ca­ción, sa­lud y, en el cam­po psi­co­ló­gi­co, la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal... El an­sia­do equi­li­brio, el bie­nes­tar o la ca­li­dad de vi­da, co­mo que­ra­mos lla­mar­lo, no es al­go que se con­si­ga por de­cre­to ni sen­ci­lla­men­te. Y cuan­do se lo­gra, bien sa­be­mos que no du­ra eter­na­men­te, por­que siem­pre exis­ti­rán ra­zo­nes pa­ra ha­cer­nos tras­ta­bi­llar. Hay que re­co­no­cer­lo, so­mos se­res bá­si­ca­men­te emo­cio­na­les.

La es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal es tan im­por­tan­te y ne­ce­sa­ria, que a ve­ces las per­so­nas re­cu­rri­mos a dis­fra­ces pa­ra al­can­zar­la y man­te­ner­la. Y en esa bús­que­da, en oca­sio­nes, nos “au­to­en­ga­ña­mos”.

Po­co es­tu­dia­do por­que tie­ne ma­la pren­sa, el autoengaño es mo­ne­da co­rrien­te. Y es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do con la au­to­va­lo­ra­ción, nues­tra me­di­da de las pro­pias ca­pa­ci­da­des y lo­gros. Cuan­to ma­yor es la dis­tan­cia en­tre es­ta au­to­va­lo­ra­ción y la de los otros (reales o ima­gi­na­dos), más autoengaño es ne­ce­sa­rio. Y eso no es gra­tui­to.

“Tan­ta agua, tan­ta men­ti­ra, pa­ra apa­gar tan­to fue­go”, po­dría­mos de­cir. El fue­go es ese que so­ca­ba la ima­gen que ca­da uno tie­ne de sí mis­mo, la ma­ne­ra en que se mi­ra al es­pe­jo y lo que ve en él y có­mo se sien­te des­pués de ha­cer­lo. Aun­que no es fre­cuen­te es­cu­char aque­llo de “he vi­vi­do equi­vo­ca­do”, sí lo es en­con­trar­se con si­tua­cio­nes de ese ti­po.

Por otra par­te, man­te­ner “fal­sa­men­te al­ta” la au­to­va­lo­ra­ción re­quie­re de des­ca­li­fi­car a los otros, lo que com­ple­ji­za y di­fi­cul­ta las re­la­cio­nes co­ti­dia­nas. So­bre to­do aque­llas que se dan con las per­so­nas más cer­ca­nas (pa­re­ja, fa­mi­lia, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo). "Ven­der” lo­gros no con­se­gui­dos su­po­ne men­tir sis­te­má­ti­ca­men­te; es de­cir, nos de­man­da un tra­ba­jo psi­co­ló­gi­co y una aten­ción con­cen­tra­da e hi­pera-ten­ta so­bre aque­llo que se di­ce en ca­da lu­gar y a ca­da per­so­na, sos­te­nién­do­lo in­con­di­cio­nal­men­te. Y si se agre­ga el mie­do a ser des­cu­bier­to, el cos­to es ma­yor to­da­vía.

La va­lo­ra­ción so­cial, la mi­ra­da eva­lua­ti­va de los otros (la que ca­li­fi­ca y des­ca­li­fi­ca) y la mi­ra­da de ca­da per­so­na ha­cia sí mis­ma (la que ca­li­fi­ca y des­ca­li­fi­ca) pi­san fuer­te, así co­mo los idea­les pro­pios, fa­mi­lia­res y so­cia­les. Las mar­cas del vi­vir pi­san, a ve­ces, más fuer­te to­da­vía. Tan fuer­te que has­ta pue­den ser im­bo­rra­bles, inol­vi­da­bles. Es que no le es fá­cil al ser hu­mano so­por­tar al­tos gra­dos de reali­dad sos­te­ni­da­men­te.

Agran­dar­se pa­ra im­pre­sio­nar o pre­sen­tar­se fren­te al mun­do con per­fil ba­jo pa­ra no des­per­tar sus­pi­ca­cias, su­po­ne un “sa­ber que se es­tá ac­tuan­do”. Y es­to, aun­que no sea autoengaño, re­quie­re sa­ber si­mu­lar y, fi­nal­men­te, sa­ber en­ga­ñar... a otros, en es­te ca­so.

¿Aca­so la pu­ra trans­pa­ren­cia con uno mis­mo y con los otros nos re­sul­ta pe­li­gro­sa? •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.