La hi­ja del tiem­po

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Cuan­do era chi­ca, en las Sie­rras de Cór­do­ba, los in­vier­nos eran he­la­dos y, si no es­tá­ba­mos en el co­le­gio, la pa­sá­ba­mos en la co­ci­na, don­de ma­má so­lía leer­nos te­mas de his­to­ria: Ro­ma en lla­mas, con Ne­rón can­tan­do la he­ca­tom­be; el Cid Cam­pea­dor, to­man­do ju­ra­men­to al rey “so­bre un ce­rro­jo de hie­rro y una ba­lles­ta de pa­lo”; la úl­ti­ma mi­ra­da de Li­niers al sol­da­do que iba a ma­tar­lo; la ga­le­ra de Fa­cun­do ro­dan­do ha­cia Ba­rran­ca Ya­co y el úni­co re­mor­di­mien­to de San­tos Pé­rez: el gri­to de un ni­ño.

De esa es­pe­cie de en­can­ta­mien­to for­ma­ban par­te la en­ci­clo­pe­dia don­de bus­cá­ba­mos re­yes y rei­nas y paí­ses ex­tra­ños; la car­tu­li­na don­de pe­gá­ba­mos las fi­gu­ras his­tó­ri­cas y le­gen­da­rias, re­cor­ta­das de las tan­tas re­vis­tas que se com­pra­ban en ca­sa. Los li­bros con ilus­tra­cio­nes, de pa­pel grue­so y de bor­des den­ta­dos. Y el río de la his­to­ria ex­ten­dién­do­se des­de mi ni­ñez has­ta el día de hoy, co­mo una no­ve­la.

Abrir una no­ve­la es co­mo cru­zar una puer­ta ha­cia un mun­do se­cre­to, a re­gio­nes des­co­no­ci­das; en sus pá­gi­nas po­dre­mos se­pul­tar, du­ran­te unas ho­ras, la vi­da co­ti­dia­na que no siem­pre nos re­sul­ta sa­tis­fac­to­ria y que más de una vez nos ago­bia con sus de­man­das.

La no­ve­la his­tó­ri­ca, al mis­mo tiem­po, nos per­mi­te in­da­gar en un pa­sa­do que, por le­jano, mu­chas ve­ces nos re­sul­ta di­fí­cil de aprehen­der.

En­tre en­ci­clo­pe­dias, re­yes y fi­gu­ri­tas, el río de la his­to­ria se ex­tien­de des­de mi ni­ñez has­ta hoy, co­mo una no­ve­la.

En los úl­ti­mos tiem­pos, qui­zá por­que los ar­gen­ti­nos bus­ca­mos de­ses­pe­ra­da­men­te una iden­ti­dad que se nos es­ca­pa, la no­ve­la his­tó­ri­ca está pre­sen­te en to­das las li­bre­rías, y, a ni­vel uni­ver­sal, mu­chos bue­nos es­cri­to­res han in­cur­sio­na­do por esos cam­pos, co­mo Mar­gue­ri­te Your­ce­nar, Ro­bert Gra­ves, Pé­rez Re­ver­te, Um­ber­to Eco...

Dos ríos con­flu­yen en la no­ve­la his­tó­ri­ca: el de la fic­ción y el de los hechos reales. Uno pue­de ima­gi­nar mu­chas vi­das y cir­cuns­tan­cias pa­ra los per­so­na­jes de fic­ción, pe­ro la His­to­ria tie­ne un so­lo ca­mino, con unos po­cos sen­de­ros, y una guía pa­ra re­co­rrer­la, que son los dis­tin­tos li­bros de His­to­ria.

Por­que la ver­da­de­ra di­men­sión de la no­ve­la his­tó­ri­ca está da­da en la ve­ra­ci­dad de los hechos, con­ta­dos y do­cu­men­ta­dos con la ma­yor ho­nes­ti­dad po­si­ble.

¿Por qué es ne­ce­sa­ria tan­ta ri­gu­ro­si­dad? Por­que la no­ve­la his­tó­ri­ca fue crea­da jus­ta­men­te con el fin de atraer a la gen­te al co­no­ci­mien­to de la his­to­ria me­dian­te una na­rra­ción más su­ges­ti­va y es­ti­mu­lan­te que la que po­día pro­veer, al lec­tor co­mún, el li­bro de tex­to. Es­te gé­ne­ro no­ve­les­co es una he­rra­mien­ta, un so­por­te más de la his­to­ria que se es­cri­be con ma­yús­cu­la. Si no se cir­cuns­cri­be a es­tas le­yes, no só­lo de­ja de te­ner sen­ti­do, sino que se vuel­ve un ins­tru­men­to des­truc­tor, que só­lo sir­ve pa­ra di­fun­dir men­ti­ras y de­for­mar los hechos, crean­do erro­res de jui­cio en los lec­to­res que, ávi­dos de sa­ber, se lan­zan a leer­las.

Si bien es­ta­mos en una épo­ca en que no cree­mos en la pa­la­bra ha­bla­da de nues­tros po­lí­ti­cos, la pa­la­bra es­cri­ta aún go­za de un pres­ti­gio casi su­pers­ti­cio­so en­tre no­so­tros.

El au­tor que no es­té dis­pues­to a in­ves­ti­gar los hechos y sus cir­cuns­tan­cias, de­be­ría de­di­car­se a la “no­ve­la de épo­ca”, pues mu­chas edi­to­ria­les tie­nen sec­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra ella.

Por­que la cla­ve de la no­ve­la his­tó­ri­ca es el pa­sa­do, al que es ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción pues está ín­ti­ma­men­te li­ga­do al pre­sen­te, a los pro­ble­mas que, ayer co­mo hoy, preo­cu­pan tan­to al es­cri­tor co­mo a su lec­tor. Só­lo el pa­sa­do pue­de dar luz al fu­tu­ro.

Su­ge­ren­cias: 1) Con­se­guir La hi­ja del tiem­po, no­ve­la de Jo­sep­hi­ne Tey que mues­tra lo que es una ver­da­de­ra in­ves­ti­ga­ción del pa­sa­do; 2) Leer Es­cri­bir no­ve­la his­tó­ri­ca, en­sa­yo de Rho­na Mar­tin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.