De la bo­ca al co­ra­zón

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. SIL­VIO VIGLIONE Odon­tó­lo­go es­pe­cia­li­za­do en im­plan­to­lo­gía. Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Tu­cu­mán y Aso­cia­ción Odon­to­ló­gi­ca Ar­gen­ti­na. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Que la sa­lud ge­ne­ral de nues­tro cuer­po tie­ne mu­cho que ver con la ali­men­ta­ción es un he­cho cien­tí­fi­co in­dis­cu­ti­ble. Y la ca­vi­dad bu­cal con to­dos sus com­po­nen­tes (dien­tes, múscu­los y te­ji­dos blan­dos) son los en­car­ga­dos de co­men­zar es­te com­ple­jo pro­ce­so. En­ton­ces, es fá­cil de­du­cir que la sa­lud de nues­tra bo­ca, in­ci­de en for­ma di­rec­ta en el es­ta­do ge­ne­ral de las per­so­nas. Y lo ha­ce, so­bre to­do, des­de dos as­pec­tos: la exis­ten­cia e in­te­gri­dad de sus pie­zas y la pre­sen­cia de in­fec­cio­nes.

Ana­li­ce­mos el pri­me­ro: en una bo­ca sa­na, las 32 pie­zas den­ta­rias con las que cuen­ta el ser hu­mano, ofre­cen una su­per­fi­cie de mas­ti­ca­ción que ase­gu­ra una co­rrec­ta tri­tu­ra­ción y asi­mi­la­ción de los ali­men­tos. Pe­ro a par­tir de los 30 años, la mi­tad de la po­bla­ción ha per­di­do más de dos pie­zas, y el nú­me­ro as­cien­de a seis cer­ca de los 40. En ge­ne­ral, las pie­zas que pri­me­ro se pier­den son las pos­te­rio­res, que son las que más fuer­za ha­cen y aque­llas que el pa­cien­te tar­da en re­po­ner por­que no com­pro­me­ten la es­té­ti­ca.

Y aquí em­pie­za a ju­gar un con­cep­to del que po­co se ha­bla: la efi­ca­cia mas­ti­ca­to­ria, que es la ca­pa­ci­dad que tie­ne una bo­ca de pre­pa­rar los ali­men­tos pa­ra pa­sar a los si­guien­tes pro­ce­sos di­ges­ti­vos. El tra­ba­jo que no ha­cen los dien­tes, en­len­te­ce la di­ges­tión y la ha­ce in­com­ple­ta, con ma­yor can­ti­dad de re­si­duos y me­nor ab­sor­ción de nu­trien­tes. De es­te mo­do el esó­fa­go, el es­tó­ma­go y los in­tes­ti­nos tra­ba­jan so­bre­car­ga­dos y no tar­dan en apa­re­cer en­fer­me­da­des crónicas. A ma­yor pér­di­da de efi­ca­cia mas­ti­ca­to­ria, ma­yor el com­pro­mi­so pa­ra la sa­lud.

El se­gun­do as­pec­to, y no me­nos im­por­tan­te, es el in­fec­cio­so. La bo­ca es un me­dio cá­li­do, hú­me­do y lleno de nu­trien­tes; es de­cir, un lu­gar ideal pa­ra la pro­li­fe­ra­ción de bac­te­rias. Y los te­ji­dos du­ros, co­mo los dien­tes y hueso, son un re­ser­vo­rio ideal pa­ra fo­cos in­fec­cio­sos. Co­mo la bo­ca está pro­fu­sa­men­te irri­ga­da, cual­quier in­fec­ción allí pre­sen­te, no tar­da­rá en di­se­mi­nar­se por to­do el cuer­po. Dos ór­ga­nos no­bles co­mo el co­ra­zón y el ri­ñón son sus blan­cos pre­di­lec­tos. Di­chos ór­ga­nos, in­ca­pa­ces de de­fen­der­se de es­tas bac­te­rias de ori­gen bu­cal, que no for­man par­te de su flo­ra nor­mal, pue­den ser se­ve­ra­men­te da­ña­dos. La en­do­car­di­tis bac­te­ria­na y la glo­me­ru­lo­ne­fri­tis son las in­fec­cio­nes más te­mi­das, que de­be­mos evi­tar con la pre­ven­ción.

La bue­na no­ti­cia es que la odon­to­lo­gía po­see un ar­se­nal de tra­ta­mien­tos pa­ra evi­tar es­tos ma­les. Des­de la épo­ca de los fa­rao­nes se tie­nen re­gis­tros fó­si­les de im­plan­tes en las mo­mias reales. Por suer­te, hoy la im­plan­to­lo­gía no es co­sa de fa­rao­nes y los tra­ta­mien­tos im­plan­to­ló­gi­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción es­tán al al­can­ce de to­dos. Los pro­to­co­los de con­tro­les pri­ma­rios per­mi­ten diag­nos­ti­car y tra­tar cual­quier in­fec­ción que se pre­sen­te en nues­tras bo­cas. Si nos ocu­pa­mos, es­ta­mos a sal­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.