¿Real­men­te sa­bés có­mo des­can­sar bien?

No se tra­ta só­lo de dor­mir, des­can­sar im­pli­ca sol­tar el es­trés fí­si­co y emo­cio­nal del día. Y pa­ra eso hay un mon­tón de co­sas que ayu­dan y otro mon­tón (que aun­que no lo se­pas) lo com­pli­can.

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR JESICA MA­TEU ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM

En­tre pen­dien­tes, exi­gen­cias y pre­sio­nes de to­do ti­po, pa­re­ce una ta­rea ti­tá­ni­ca en­con­trar tiem­po pa­ra des­can­sar. Sin em­bar­go, es fun­da­men­tal y me­nos com­pli­ca­do de lo que se sue­le creer. En prin­ci­pio, es im­por­tan­te sa­ber que in­ver­tir en ello es mu­cho más que dor­mir sie­te ho­ras, sie­te días a la se­ma­na. Por­que, aún cum­plien­do con ese ob­je­ti­vo, es po­si­ble no re­cu­pe­rar­se de las exi­gen­cias co­ti­dia­nas.

"Hay una di­fe­ren­cia sus­tan­cial en­tre lo que es des­can­sar y dor­mir”, ad­vier­te Mir­ta Aver­buch, je­fa de la uni­dad Me­di­ci­na del Sue­ño del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Fundación Fa­va­lo­ro. El des­can­so se da du­ran­te la vi­gi­lia e im­pli­ca sen­tar­se o acos­tar­se en un lu­gar có­mo­do que per­mi­ta re­la­jar los múscu­los del cuer­po y aquie­tar los pen­sa­mien­tos por, al me­nos, unos 15 mi­nu­tos.

“El sue­ño, que su­ce­de sin ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va cerebral, bus­ca que to­das las ten­sio­nes del cuer­po y la men­te dis­mi­nu­yan. Fun­cio­na pa­ra con­ti­nuar con las ac­ti­vi­da­des del día sin tan­ta ten­sión; esa que acu­mu­la­mos, no só­lo por los sucesos es­tre­san­tes sino tam­bién por las pos­tu­ras que te­ne­mos al tra­ba­jar mu­chas ho­ras, por ejem­plo, fren­te a una compu­tado­ra”, ex­pli­ca la neu­ró­lo­ga, y su­gie­re que pa­ra ma­xi­mi­nas zar los be­ne­fi­cios del des­can­so, su­mar al­gu­na ac­ti­vi­dad co­mo el yo­ga, stre­ching, mind­ful­ness o me­di­ta­ción, en­tre otras téc­ni­cas.

Es que so­mos una so­cie­dad ten­sio­na­da que lle­ga ca­da no­che con un es­ta­do de má­xi­ma ten­sión, lo que ge­ne­ra que “lo­grar un sue­ño re­pa­ra­dor se ha­ga di­fí­cil. Hay que pa­sar de un cuer­po con­trac­tu­ra­do y una men­te que está a mil, a un es­ta­do de re­po­so y re­pa­ra­ción don­de, ahí sí, el ce­re­bro tra­ba­ja ac­ti­va­men­te so­bre nues­tra me­mo­ria, al­ma­ce­na apren­di­za­je, re­du­ce las hor­mo- del es­trés; y po­ne en cal­ma los múscu­los, la res­pi­ra­ción y el co­ra­zón”, enu­me­ra. Así, las co­sas, ha­cer pau­sas re­la­jan­tes a dia­rio no só­lo me­jo­ra el ren­di­mien­to y el áni­mo du­ran­te la jor­na­da sino que fa­vo­re­ce al sue­ño noc­turno. Por­que si no se des­can­sa lo su­fi­cien­te, na­da bueno su­ce­de. Ade­más de ver­se di­fi­cul­ta­da la re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca y cerebral, pro­du­ce es­trés que, cuan­do se vuel­ve cró­ni­co, “ge­ne­ra de­te­rio­ro del ren­di­mien­to cog­ni­ti­vo”, se­gún afir­ma Pablo Res­nik, di­rec­tor del Cen­tro IMA, es­pe­cia­li­za­do en in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas en an­sie­dad; quien tam­bién men­cio­na a la irri­ta­bi­li­dad co­mo con­se­cuen­cia de la fal­ta de des­can­so y, ad­vier­te, que “has­ta pue­de con­du­cir a es­ta­dos de­pre­si­vos”.

In­clu­so, si bien sen­tir que uno pier­de tiem­po si se to­ma tiem­po pa­ra re­la­jar­se es una fe­nó­meno ma­si­vo, el psi­quia­tra in­di­ca que hay cier­tos per­fi­les de per­so­na­li­dad a los que les cues­ta más dar­se esos per­mi­sos: a los per­fec­cio­nis­tas, in­se­gu­ros, con­tro­la­do­res, de­pre­si­vos y a los adic­tos al tra­ba­jo. Un clá­si­co: “lle­var el ce­lu­lar a ca­sa y no po­der de­sen­ten­der­se; co­sa im­pres­cin­di­ble pa­ra un buen des­can­so”.

Asi­mis­mo, te­ner la ob­se­sión de no per­mi­tir­se es­tar ha­cien­do al­go

que no sea productivo, pue­de ser un TOC (tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo). Otra pa­to­lo­gía es el TAG (tras­torno de an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da) en el que se pre­sen­ta “una res­pon­sa­bi­li­dad ex­ce­si­va y pa­to­ló­gi­ca que lle­va a los pa­cien­tes a es­tar ata­rea­dos y a no des­cui­dar na­da. Ne­ce­si­tan sen­tir que pre­vie­nen pe­li­gros fu­tu­ros o ma­los desen­la­ces en sus ta­reas”, des­cri­be el es­pe­cia­lis­ta.

Así, no des­can­sar bien le abre la puer­ta a los tras­tor­nos de an­sie­dad, los ata­ques de pá­ni­co, la de­pre­sión y la di­fi­cul­tad de apren­di­za­jes nue­vos; com­pli­ca­cio­nes en la me­mo­ria, aten­ción y ren­di­mien­to. In­clu­so pro­ble­mas de pa­re­ja, tal co­mo enu­me­ra Aver­buch; quien tam­bién in­di­ca que es más fac­ti­ble en­fer­mar­se ya que es me­nor la efec­ti­vi­dad del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y, a ni­vel mus­cu­lar, se pro­du­cen ten­sio­nes en el cue­llo, es­pal­da, cin­tu­ra y en­tre omó­pla­tos.

LO QUE SIR­VE Y LO QUE NO

Ade­más de de­di­car unos mi­nu­tos dia­rios en al­gún es­pa­cio con­for­ta­ble, dis­fru­tar mo­men­tos con ami­gos o en fa­mi­lia, te­ner un hob­bie, sa­lir a ca­mi­nar, es­cu­char música tran­qui­la o ele­gir cual­quier otra ac­ti­vi­dad que ge­ne­re sa­tis­fac­ción, son mo­dos de in­ver­tir el tiem­po con as­tu­cia ya que dis­traen, des­pe­jan la men­te y, en de­fi­ni­ti­va, re­la­jan.

Pe­ro hay que te­ner en cuen­ta al­gu­nas pau­tas pa­ra que es­tas al­ter­na­ti­vas no pro­duz­can el efec­to con­tra­rio. Ha­cer cross­fit, sa­lir a co­rrer, o ju­gar al fút­bol con ami­gos lue­go de las 21 no es una bue­na idea se­gún re­ve­la Aver­buch ya que “le­jos de ba­jar la ten­sión, la au­men­ta por­que in­cre­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y evi­ta que el sue­ño sea re­pa­ra­dor. Por eso, de ha­cer­lo, hay que ele­gir ho­ra­rios más con­ve­nien­tes: an­tes de las 19.30 o por la ma­ña­na”, ad­vier­te.

Y sea cual sea la ac­ti­vi­dad que se eli­ja, es fun­da­men­tal que sea con ge­nuino in­te­rés. Ir al gim­na­sio por obli­ga­ción no ayu­da­rá sino que se con­ver­ti­rá en una pre­sión ex­tra.

Por otra par­te, va­le acla­rar que no co­la­bo­ra con el sue­ño re­pa­ra­dor be­ber mu­cho al­cohol en un af­ter office. Tam­po­co de­ma­sia­do ca­fé, té u otras be­bi­das es­ti­mu­lan­tes. Me­jor se­rá ele­gir agua, ju­go o al­gu­na otra in­fu­sión sin ca­feí­na. Dis­tin­to es una co­pa de vino que sí pue­de ayu­dar, en esa me­di­da pe­que­ña, a dis­ten­der­se an­tes de ir­se a dor­mir. Cuan­do lle­gue la ho­ra, hay que pri­vi­le­giar la os­cu­ri­dad en la ha­bi­ta­ción que, ade­más, de­be ser fres­ca y sin rui­dos. Si­len­ciar los ce­lu­la­res tam­bién es fun­da­men­tal. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.