De cuan­do des­cu­brí New York (Di­va­ga­cio­nes)

— AN­TO­NIO V, RELLO - BAR­CE­LO­NA, ES­PA­ÑA

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia | Staff - Des­cu­brí más cuen­tos de los lec­to­res en rum­bos­di­gi­tal.com

Re­gre­sé, re­gre­sa­ré tan­tas ve­ces co­mo me sea po­si­ble, pe­ro ja­más igua­la­ré la emo­ción de mi pri­mer en­cuen­tro con ella… Aque­llos catorce días de 1960 mar­ca­ron el ini­cio de esa atrac­ción, en­fer­mi­za tal vez, que aún si­go sin­tien­do por New York…

Con es­ca­sos (in­su­fi­cien­tes) dó­la­res en mi bol­si­llo, un to­tal des­co­no­ci­mien­to del in­glés (dos o tres pa­la­bras, mal pro­nun­cia­das) y mu­cho atre­vi­mien­to lo­gré so­bre­vi­vir en la vo­rá­gi­ne de aque­lla gran ciu­dad. Tan so­lo lle­gar y al ter­cer in­ten­to fa­lli­do de ha­cer­me en­ten­der con la mí­mi­ca (al más li­ge­ro ges­to cual­quier ame­ri­cano te es­qui­va con su clá­si­co “aim­so­rri” vá­li­do pa­ra to­do) re­cu­rrí a un pe­que­ño bloc don­de di­bu­ja­ba des­de una ca­mi­sa has­ta al­go pa­re­ci­do a la es­ta­tua de la Li­ber­tad…; el mé­to­do caía sim­pá­ti­co y al­gu­nos (po­cos) ano­ta­ban en la mis­ma ho­ja don­de po­día com­prar la ca­mi­sa o el sub­way que de­bía to­mar…

En cuan­to a la co­mi­da sub­sis­tí gra­cias a las gran­des vi­tri­nas gi­ra­to­rias de al­gu­nos lo­ca­les, sin ne­ce­si­dad de ha­blar, con so­lo in­tro­du­cir unos

quar­ters y abrir la por­te­zue­la con­se­guías in­fi­ni­dad de pla­tos eco­nó­mi­cos ya pre­pa­ra­dos. Una de las ve­ces, co­mién­do­me un chee­se­ca­ke, com­par­tí me­sa con tres per­so­na­jes que, por di­sí­mi­les, que­da­ron gra­ba­dos en mi me­mo­ria… A mi de­re­cha una abue­li­ta pul­cra­men­te ves­ti­da, con in­fal­ta­ble cin­ta ne­gra ata­da al cue­llo y di­mi­nu­to som­bre­ro don­de flo­ta­ba una in­si­nua­ción de ve­lo, se to­ma­ba una ta­za de té con dis­traí­da ele­gan­cia. A mi iz­quier­da, un hom­bre cor­pu­len­to, de ade­ma­nes ru­dos, re­cién sa­li­do de al­gún edi­fi­cio en obras a juz­gar por la fiam­bre­ra y su ro­pa pol­vo­rien­ta, de­vo­ra­ba más que co­mía una ham­bur­gue­sa do­ble con pa­ta­tas fri­tas aho­ga­das en sal­sa de to­ma­te… Y fren­te a mí, co­mién­do­se no re­cuer­do qué, un mu­cha­chi­to ma­qui­lla­do que, sin ta­pu­jos, in­clu­sio exa­ge­ran­do a pro­pó­si­to los ade­ma­nes, se es­for­za­ba en de­mos­trar lo que era.

Mi asom­bro no era tan­to por aque­lla in­só­li­ta mez­cla de per­so­na­jes co­mo por la mar­ca­da in­di­fe­ren­cia con que los tres se ig­no­ra­ban ¿o sim­ple­men­te se acep­ta­ban? Ni un ges­to o una mi­ra­da de reojo… En aquel mo­men­to creí, pre­ci­pi­tán­do­me, que es­ta­ba des­cu­brien­do la au­tén­ti­ca ca­ra de Amé­ri­ca ¡su tan y tan pu­bli­ci­ta­da igual­dad! La­men­ta­ble­men­te, po­cos días des­pués en­tré con un ami­go en un res­tau­ran­te, ni muy muy ni tan ba­ra­to, don­de el maî­tre nos ins­ta­ló en una me­sa del fon­do, ne­gán­do­nos la es­co­gi­da por mí con vis­ta a la ca­lle. La dis­cu­sión, inevi­ta­ble por mi des­con­ten­to, se ha­bría pro­lon­ga­do has­ta lo in­de­ci­ble de no ser por la opor­tu­na y con­ci­sa acla­ra­to­ria de mi acom­pa­ñan­te: “An­to­nio, el pro­ble­ma no es la me­sa, es mi co­lor… ¿Ol­vi­das­te que soy ne­gro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.