La jo­ven de las ro­sas

Lo que siem­pre dis­tin­guió a San­ta Ro­sa de Lima era su son­ri­sa y su buen hu­mor. Ama­ba los ani­ma­les y las plan­tas.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

El pe­núl­ti­mo día del mes pa­sa­do –el 30 de agos­to, pa­ra pre­ci­sar– se ce­le­bró la fies­ta de San­ta Ro­sa de Lima, la pri­me­ra san­ta de Amé­ri­ca.

Era de una fa­mi­lia que po­día con­si­de­rar­se aco­mo­da­da, aun­que su­frie­ran re­cu­rren­te­men­te años de es­tre­che­ses. Na­ció en Lima el 20 de abril de 1586 y fue bau­ti­za­da co­mo Isa­bel; su ape­lli­do pa­terno era Flo­res y el ma­terno, de Oli­va. Por al­gu­na ra­zón, siem­pre la lla­ma­ron Ro­sa y ba­jo ese nom­bre re­ci­bió la Con­fir­ma­ción del ar­zo­bis­po de Lima, que lue­go se­ría ca­no­ni­za­do.

Le die­ron una es­me­ra­da edu­ca­ción y res­pon­dió, co­mo hi­ja, a cuan­to sus pa­dres es­pe­ra­ban de ella: fue es­tu­dio­sa, apren­dió los me­nes­te­res fe­me­ni­nos y, cuan­do su pa­dre, por un tiem­po, que­dó en la po­bre­za, los ayu­dó con sus la­bo­res.

Te­nía buen ca­rác­ter, fá­cil la son­ri­sa y su belleza ha que­da­do asen­ta­da en mu­chas cró­ni­cas. Era tam­bién, muy uni­da a su her­mano.

Aun así, se dis­tin­guía del res­to de las ni­ñas por la atrac­ción que sen­tía ha­cia las his­to­rias re­li­gio­sas, la prác­ti­ca de de­vo­cio­nes y las lec­tu­ras san­tas. Sin em­bar­go, no ha­bía ex­tra­va­gan­cias en su com­por­ta­mien­to, sal­vo lo que en su épo­ca se con­si­de­ra­ba co­mún: de vez en cuan­do se im­po­nía una pe­ni­ten­cia, se pri­va­ba de una go­lo­si­na, re­nun­cia­ba a dar­se un gus­to en sus ves­ti­dos.

Sus pa­dres no la que­rían mon­ja, y aun­que nun­ca se opu­sie­ron abier­ta­men­te, nun­ca la alen­ta­ron, in­ten­tan­do con­ven­cer­la pa­ra que, cuan­do cre­cie­ra, se ca­sa­ra y tu­vie­ra hi­jos. Di­cen que por diez años le pre­sen­ta­ron jó­ve­nes que con­si­de­ra­ban ade­cua­dos pa­ra ella, y aun­que los re­cha­zó, no se atre­vió a de­jar la ca­sa pa­ter­na y pi­dió a su her­mano que le ayu­da­ra a cons­truir una er­mi­ta; la le­van­ta­ron en aquel jar­dín que tan­to cui­da­ba, don­de las ro­sas rei­na­ban a tra­vés de las es­ta­cio­nes. Y des­de en­ton­ces, to­da vez que no po­día ir a un tem­plo, cuan­do ne­ce­si­ta­ba su­mir­se en la me­di­ta­ción, se en­ce­rra­ba en ella.

Ha­bía con­se­gui­do, fi­nal­men­te, ayu­da­da por su con­fe­sor, vi­vir en fa­mi­lia y al mis­mo tiem­po co­mo una re­li­gio­sa de­di­ca­da a la ora­ción, pe­ro ayu­dan­do a po­bres y en­fer­mos.

La ma­yor par­te del día lo de­di­ca­ba a la­bo­res ad­mi­ra­bles: sus en­ca­jes se ven­dían a muy buen pre­cio, y ve­nía gen­te de lugares dis­tan­tes a com­prar­los y en­car­gar sus pre­cio­sos bor­da­dos. Por es­to, en las épo­cas ma­las, di­fí­ci­les, po­de­mos de­cir que ella sos­te­nía a to­dos.

Con el pa­so de los años, sus pa­dres acep­ta­ron la vo­ca­ción de Ro­sa pe­ro el obis­po per­mi­tió que ella per­ma­ne­cie­ra en la ca­sa, en­ce­rra­da en su er­mi­ta, vis­tien­do el há­bi­to de las do­mi­ni­cas, y pu­dien­do asis­tir al tem­plo y a sus ca­ri­da­des.

Por en­ton­ces, ya era, pa­ra el pue­blo de Lima, una san­ta en vi­da: a ve­ces so­lían ver­la co­ro­na­da de ro­sas es­pi­no­sas y co­men­ta­ban sus es­ta­dos de éx­ta­sis. Lo que siem­pre la dis­tin­guió fue su son­ri­sa y su buen hu­mor: su fe no era tris­te. Co­mo mu­chos san­tos sud­ame­ri­ca­nos, ama­ba los ani­ma­les, las plan­tas y la na­tu­ra­le­za.

Es­tá en las creen­cias po­pu­la­res que la tor­men­ta de San­ta Ro­sa, que en es­tas la­ti­tu­des lle­ga los úl­ti­mos días de agos­to –tras me­ses de se­ca– se de­be a que, es­tan­do en ago­nía, su­pli­có por un va­so de agua.

Al mo­rir, su fa­ma tras­cen­dió su país y, a océa­nos de dis­tan­cia, en Ita­lia, el maes­tro Tié­po­lo pin­tó un gran lien­zo don­de, a los pies de la Vir­gen Ma­ría, acom­pa­ña a san­ta Ca­ta­li­na de Sie­na y a san­ta Inés de Mon­te­pul­ciano. Una de las más im­por­tan­tes no­ve­las his­tó­ri­cas en es­pa­ñol, La glo­ria de don Ramiro, de En­ri­que La­rre­ta, la tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta en sus úl­ti­mas lí­neas.

Su­ge­ren­cias: Leer "Los mos­qui­tos de San­ta Ro­sa”, de Tradiciones pe­rua­nas, un re­la­to en­can­ta­dor de Ri­car­do Pal­ma. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.