El ri­tual

La Voz del Interior - Rumbos - - Contame Una Historia | Staff - — LAURA ROMANI - CÓR­DO­BA. Des­cu­brí más cuen­tos de los lec­to­res en rum­bos­di­gi­tal.com

Los do­min­gos ha­bían si­do siem­pre los mis­mos des­de sus an­te­pa­sa­dos. Ella re­cor­da­ba que la pla­za del fren­te siem­pre ha­bía es­ta­do re­ple­ta de ni­ños des­pués de las cin­co, y que el pa­ya­so po­bre con­ti­nua­ba re­co­rrien­do las es­qui­nas con glo­bos de co­lo­res. No po­día evi­tar la an­gus­tia exis­ten­cial des­pués de las sie­te de la tar­de cuan­do en in­vierno ya no pa­sa­ba na­die por la ve­re­da y los re­sul­ta­dos de fút­bol em­pe­za­ban a re­pe­tir­se en los te­le­vi­so­res de los ve­ci­nos.

Era ex­tra­ño que una sen­sa­ción per­du­ra­ra in­mu­ta­ble en el tiem­po, a pe­sar de que ella hu­bie­ra cre­ci­do o in­clu­so su ros­tro tu­vie­ra más arru­gas que an­tes. En ese tiem­po muer­to de domingo que no da­ba ex­pli­ca­cio­nes, ella se es­con­día en la pie­za del fon­do. Atra­ve­sa­ba el pa­tio y ju­ga­ba un po­co con el pe­rro pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­da, pa­ra que na­die su­pie­ra que es­ta­ba hu­yen­do de las co­sas co­mo son, de ese ro­deo de lo co­ti­diano. Ahí, en ese es­pa­cio sus­pen­di­do del res­to del uni­ver­so, so­na­ba un silencio vie­jo, uno de esos que que­dan atra­pa­dos de los tiem­pos de la sies­ta, cuan­do los pa­dres duer­men y sen­ten­cian a los hi­jos pa­ra que no ha­blen. En­ton­ces, dos o tres objetos eran su­fi­cien­tes pa­ra en­con­trar­se con ella mis­ma: la si­lla des­ven­ci­ja­da de cue­ro y la re­pi­sa de ma­de­ra que se eri­gía co­mo la Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría. Allí que­da­ban unos quin­ce li­bros de la vi­da de los de­más, a mo­do de re­cuer­do o le­ga­do.

Las pa­la­bras siem­pre di­cen al­go, las his­to­rias se reac­tua­li­zan cuan­do se las lee co­mo la pri­me­ra vez, aun­que los ojos sean fa­mi­lia­res y la mi­ra­da ya se ha­ya sor­pren­di­do an­tes. Por eso, arri­ba, ca­si en la ci­ma de la bi­blio­te­ca, y a pun­to de caer­se, es­ta­ba ese li­bro, ca­si sin ta­pas y rear­ma­do con una cin­ta ya ama­ri­llen­ta. La ver­dad, o qui­zás mu­chas co­sas se re­pe­tían en un pá­rra­fo sub­ra­ya­do que las ta­ta­ra­bue­las, bi­sa­bue­las y abue­las ha­bían mar­ca­do con in­sis­ten­cia; la coin­ci­den­cia no po­día ser erra­da, al­go de eso era cier­to.

En­ton­ces, ca­si co­mo un ri­tual sa­tá­ni­co pa­ra de­pu­rar la frá­gil bon­dad hu­ma­na, ella leía ese pá­rra­fo ca­da domingo, re­pi­tién­do­lo en voz ba­ja y mi­ran­do la pa­red de chapa pa­ra en­con­trar el re­fle­jo dis­tor­sio­na­do de sus ojos. En reali­dad, na­die pue­de ase­gu­rar que en cier­tas re­fle­xio­nes es­té el se­cre­to de lo que nos in­quie­ta. Sin em­bar­go, a pe­sar de que ella ya lo ha­bía me­mo­ri­za­do ha­cía tiem­po, le da­ba un sen­ti­do dis­tin­to ca­da vez que lo re­pe­tía, por­que ha­bla­ba del mun­do, ese enig­ma inal­can­za­ble. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.