A (de Ar­cher)

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Aca­bo de re­leer va­rios li­bros de Ross Ma­cDo­nald, y aun­que ya he es­cri­to so­bre él, de­ci­dí re­fres­car el te­ma del gé­ne­ro po­li­cial, que siem­pre ha con­ta­do con mu­chos lec­to­res, pe­ro que a par­tir de la Gran De­pre­sión nor­te­ame­ri­ca­na, se po­pu­la­ri­zó co­mo “po­li­cial ne­gro”.

Sus me­jo­res ex­po­nen­tes: Das­hiell Ham­mett, Ray­mond Chand­ler, Mic­key Spi­lla­ne, Ross Mac Do­nald, el bri­tá­ni­co Ja­mes Had­ley Cha­se y el fran­cés Geor­ge Si­me­nón. Fue prohi­bi­do por Hitler y Mus­so­li­ni y re­na­ció con el triun­fo de los Alia­dos.

Los per­so­na­jes de es­tas no­ve­las “no te­mían al la­do ma­lo de las co­sas, por­que las vi­vían. La vio­len­cia no los per­tur­ba­ba, es­ta­ba en su pro­pia ca­lle”, di­ce Chand­ler en El sim­ple ar te de ma­tar, don­de mos­tra­ba la bru­tal reali­dad so­cial, po­lí­ti­ca y de­lic­ti­va que se im­po­ne en su país, don­de la mo­ral es el fel­pu­do de los po­de­ro­sos, y el hé­roe de­be re­co­rrer an­tros y man­sio­nes pa­ra des­ba­ra­tar las in­ten­cio­nes de los ma­los y pro­te­ger a los dé­bi­les.

Ar­cher, el per­so­na­je de Ross Ma­cDo­nald, es un ti­po atrac­ti­vo, dis­tin­gue un buen vino y una mu­jer de va­lor. Más de una he­re­de­ra lo mi­ra con bue­nos ojos, y más de una ase­si­na in­ten­ta se­du­cir­lo. Es de me­dia­na edad, ex po­li­cía, ex ma­ri­do. Co­me cual­quier co­sa y se sos­tie­ne a whisky y gol­pi­zas. Pa­sa por cí­ni­co, pe­ro es un ro­mán­ti­co que quie­re en­de­re­zar el mun­do que le to­có en suer­te.

El nom­bre real de Ma­cDo­nald, su au­tor, era Ken­neth Mi­llar. Es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad de Mí­chi­gan, fue pro­fe­sor y sir­vió en el Pa­cí­fi­co co­mo ofi­cial de co­mu­ni­ca­cio­nes; pa­só sus úl­ti­mos años en San­ta Bár­ba­ra, Ca­li­for­nia, de­di­ca­do a es­cri­bir no­ve­las que lo vol­vie­ron fa­mo­so. En 1938 se ca­só con una jo­ven ca­na­dien­se, tam­bién es­cri­to­ra, cu­yos li­bros po­li­cia­les se ba­san en psi­co­pa­to­lo­gías. Se lla­ma­ba Mar­ga­ret Mi­llar.

Su te­ma re­cu­rren­te es reite­ra­ti­vo,

Los per­so­na­jes del po­li­cial ne­gro no te­mían al la­do ma­lo de las co­sas, por­que las vi­vían, la vio­len­cia es­ta­ba en sus ca­lles.

pe­ro cam­bian­te: el lec­tor sa­be en las pri­me­ras páginas que ya ha leí­do ese ar­gu­men­to, pe­ro no pue­de de­te­ner­se.

Ross Ma­cDo­nald sa­bía que los pe­ca­dos ta­pa­dos y si­len­cia­dos con­di­cio­na­ban la exis­ten­cia de sus per­so­na­jes, co­mo si el pa­sa­do se le­van­ta­ra un día de la tum­ba y co­men­za­ra a ur­dir ven­gan­zas que al­can­za­rán pri­me­ro a los más jó­ve­nes, los más vul­ne­ra­bles, los más inocen­tes.

Los am­bien­tes uni­ver­si­ta­rios, el mun­do de los co­lec­cio­nis­tas y co­mer­cian­tes de ar­te, los an­tros que la re­sa­ca so­cial tran­si­ta du­ran­te la no­che, las gran­des man­sio­nes, las cho­zas de los ne­gros con pa­re­des que de­jan oír llan­tos y dis­cu­sio­nes, los ya­tes y los ba­rrios de re­mol­ques com­po­nen el fres­co don­de él se mue­ve. Ross Ma­cDo­nald abar­ca to­das las cla­ses, to­das las et­nias que com­po­nen la so­cie­dad ca­li­for­nia­na: mu­cha­chos ne­gros ávi­dos de di­ne­ro pa­ra vi­vir la vi­da que ven dis­fru­tar a su al­re­de­dor, chi­ca­nos tra­ba­ja­do­res y de­silu­sio­na­dos del sue­ño ame­ri­cano, in­dios so­bre­vi­vien­tes, fa­mi­lias grie­gas y he­breas que lu­chan por con­ser­var sus cos­tum­bres. Y la po­bre­za y la de­s­es­pe­ran­za en el país de los ri­cos.

En va­rios de sus li­bros, el con­flic­to va uni­do a un desas­tre eco­ló­gi­co: in­cen­dios, inun­da­cio­nes, des­li­za­mien­tos de tie­rras. La be­lla dur­mien­te, por ejem­plo, co­mien­za con un ac­ci­den­te petrolero: no es usual que un au­tor de po­li­cia­les se de­ten­ga en es­tos te­mas, y esa es la di­fe­ren­cia que va de Ross Ma­cDo­nald a otros bue­nos es­cri­to­res de in­tri­ga: su mi­ra­da uni­ver­sal, pro­fun­da­men­te psi­co­ló­gi­ca y crí­ti­ca so­bre el mun­do que nos ro­dea, irre­ver­si­ble­men­te vio­len­to.

Su­ge­ren­cias: 1) Bus­car en li­bre­rías de usa­dos al­gu­nas de sus obras. 2) Paul New­man le pres­tó el ros­tro y el fí­si­co en al­gu­nas pe­lí­cu­las que aún pue­den ver­se con pla­cer. 3) Va­le la pe­na leer a Mar­ga­ret Mi­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.