A más de 40 años del fi­nal del ré­gi­men de Fran­cis­co Fran­co, si­gue sin co­no­cer­se el des­tino fi­nal de Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca. Un gru­po de ar­queó­lo­gos con­ti­núa en la bús­que­da del más gran­de poe­ta de Es­pa­ña.

La Voz del Interior - Rumbos - - Arte Dibujo - Por Xi­me­na Pas­cut­ti

La no­che que lo lle­va­ron al barranco de Víz­nar, un mes des­pués del gol­pe mi­li­tar y ape­nas ini­cia­da la peor de las gue­rras ci­vi­les, Fe­de­ri­co que­dó des­am­pa­ra­do pe­ro no es­tu­vo so­lo: com­par­tió sus úl­ti­mos mo­men­tos con un maes­tro de es­cue­la lla­ma­do Diós­co­ro Galindo y dos to­re­ros anar­quis­tas, Fran­cis­co Ga­la­dí y Joa­quín Ar­co­llas Ca­be­zas, hom­bres a los que no co­no­cía y con quie­nes es­cu­chó el es­tam­pi­do del Máu­ser 1893. Po­co des­pués, el pe­lo­tón arro­jó a los muer­tos en tres po­zos de agua con­ti­guos, sin cru­ces ni na­da, pa­ra que el mun­do los ol­vi­da­ra.

Pu­ños en al­to en se­ñal de re­sis­ten­cia, pe­ro tam­bién gri­tos de do­lor. Fa­mi­lias se­pa­ra­das en no­ches don­de man­da­ban los cu­la­ta­zos y, des­pués, sin jui­cio ni pa­la­bra, el fu­si­la­mien­to. La muer­te ga­nan­do Es­pa­ña co­mo un es­pi­ral in­fi­ni­to.

El in­ten­to de gol­pe mi­li­tar del 18 de ju­nio del 1936 al go­bierno re­pu­bli­cano y la Gue­rra Ci­vil que se desató en­se­gui­da, fue­ron el pre­lu­dio de la fe­roz dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co, que du­ró ca­si cua­ren­ta años y lle­nó las en­tra­ñas de pue­blos y ciu­da­des de muer­tos.

A ocho dé­ca­das del ini­cio de ese ge­no­ci­dio –el juez Bal­ta­sar Gar­zón de­ter­mi­nó la ci­fra de des­apa­re­ci­dos en 114.226, la ma­yor del mun­do de­pués de Cam­bo­ya–, la so­cie­dad es­pa­ño­la ri­va­li­za una vez más, pe­ro es­ta vez por sus muer­tos. Lo que ten­sa el de­ba­te es la ne­ga­ti­va de mu­chos ciu­da­da­nos a abrir las fo­sas co­mu­nes don­de es­tán en­te­rra­das las víc­ti­mas de la re­pre­sión fran­quis­ta, que ni el Es­ta­do es­pa­ñol pa­re­ce in­tere­sa­do en rescatar.

Y uno más, en­tre to­das ellas, el poe­ta Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca.

LA TIE­RRA GUAR­DA­RÁ TU NOM­BRE

La no­che que lo lle­va­ron al barranco de Víz­nar, un mes des­pués del gol­pe, Fe­de­ri­co que­dó des­am­pa­ra­do pe­ro no es­tu­vo so­lo: com­par­tió sus úl­ti­mos mo­men­tos con un maes­tro de es­cue­la lla­ma­do Diós­co­ro Galindo y dos to­re­ros anar­quis­tas, Fran­cis­co Ga­la­dí y Joa­quín Ar­co­llas Ca­be­zas, hom­bres a los que no co­no­cía y con quie­nes es­cu­chó el es­tam­pi­do del Máu­ser 1893. Po­co des­pués, el pe­lo­tón arro­jó a los muer­tos en tres po­zos de agua con­ti­guos, sin cru­ces ni na­da, pa­ra que el mun­do los ol­vi­da­ra.

Pa­sa­ron las dé­ca­das y su muer­te si­gue ro­dea­da de du­das. ¿Quién dio la or­den de fu­si­lar al gran poe­ta y dra­ma­tur­go? ¿De cuán­tos ti­ros lo ma­ta­ron? ¿Dón­de fue es­con­di­do su cuer­po? Las pie­zas que fal­tan pa­ra en­ten­der lo que pa­só la ma­dru­ga­da del 17 de agos­to –no la del 19, co­mo se creía–, po­drían sur­gir aho­ra de las in­ves­ti­ga­cio­nes de un equi­po es­pe­cia­li­za­do en bús­que­da de per­so­nas que va tras sus ras­tros.

Des­de ha­ce tres años, 18 cien­tí­fi­cos al man­do del his­to­ria­dor ma­la­gue­ño Miguel Ca­ba­lle­ro y el ar­queó­lo­go Javier Na­va­rro Chue­ca ex­plo­ran el área de los ase­si­na­tos, en una zo­na en las afue­ras de Gra­na­da don­de se cree que el ré­gi­men fran­quis­ta en­te­rró, du­ran­te y des­pués de la con­tien­da ci­vil, a 1.000 de sus víc­ti­mas. Am­bos ex­per­tos ex­pli­ca­ron a Rum­bos por qué creen, es­ta vez, es­tar a me­tros de la ver­dad.

“La zo­na don­de que­re­mos ex­ca­var es la mis­ma don­de ya he­mos he­cho pros­pec­cio­nes en 2013 y 2014. Te­ne­mos fun­da­das sos­pe­chas de que Lor­ca es­tá allí. Pe­ro la bús­que­da es ar­dua por­que el te­rreno ha si­do muy al­te­ra­do a lo lar­go de ca­si un si­glo”, ase­gu­ra Ca­ba­lle­ro, y se in­dig­na: “No con­ta­mos con el apo­yo del Es­ta­do es­pa­ñol ni de la Jun­ta de An­da­lu­cía ni de nin­gu­na ins­ti­tu­ción. El di­ne­ro pa­ra nues­tra in­ves­ti­ga­ción pro­ce­de aho­ra de apor­ta­cio­nes pri­va­das, pa­ra ver­güen­za de Es­pa­ña, que no en­tre­ga ni un so­lo eu­ro en la bús­que­da de la fo­sa que pue­de con­te­ner a uno de sus poe­tas más uni­ver­sa­les, que fue ase­si­na­do de una for­ma cruel e in­jus­ta, in­cum­plien­do las di­rec­tri­ces de la ONU so­bre De­re­chos Hu­ma­nos. Y, por su­pues­to, los fa­mi­lia­res del poe­ta son los que más obs­tácu­los po­nen a la bús­que­da.”

¿En qué da­tos ba­san us­te­des su hi­pó­te­sis de tra­ba­jo? ¿Por qué creen que Lor­ca es­tá ahí?

Hay mu­cha in­for­ma­ción. Por un la­do, con­tras­ta­mos los 48 tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos por el fa­lan­gis­ta y pe­rio­dis­ta Eduar­do Mo­li­na Fa­jar­do (19141979) en su li­bro Los úl­ti­mos días de

Gar­cía Lor­ca, quien a fi­nes de los 70 en­tre­vis­tó a los prin­ci­pa­les im­pli­ca­dos en su de­ten­ción y muer­te. Ade­más, pu­di­mos vi­si­tar el si­tio del fu­si­la­mien­to jun­to al ge­ne­ral Fer­nan­do Nes­ta­res, de 84 años, hi­jo del je­fe mi­li­tar de las fuer­zas su­ble­va­das en la zo­na du­ran­te la Gue­rra Ci­vil. Él nos con­tó que su pa­dre re­co­rrió el te­rreno en 1977 con los ofi­cia­les que ha­bían par­ti­ci­pa­do de los crí­me­nes.

Siem­pre se di­jo que lo ma­ta­ron por de­fen­der la Re­pú­bli­ca y por­que lo odia­ban por ser gay, pe­ro us­te­des ha­blan de ren­ci­llas fa­mi­lia­res…

La muer­te de Lor­ca es una con­ca­te­na­ción de cau­sas, pe­ro la prin­ci­pal es, sin du­da, las ren­ci­llas de su pro­pia fa­mi­lia por te­mas eco­nó­mi­cos y de tie­rras en la zo­na de la vega de Gra­na­da. Su pa­dre, Fe­de­ri­co Gar­cía Ro­drí­guez, es­ta­ba en­fren­ta­do a los Rol­dán y los Al­ba, que eran par­te de la mis­ma fa­mi­lia. Aque­lla sim­pli­fi­ca­ción de que lo eje­cu­tan por “ro­jo y ma­ri­cón” pa­sa a ser un te­ma ac­ce­so­rio; lo prin­ci­pal es esa ven­det­ta fa­mi­liar que aca­ba con el poe­ta.

¿Qué la­zos vin­cu­lan a su en­torno con los ase­si­nos?

Juan Luis Tres­cas­tro, uno de los que se lo lle­van de­te­ni­do, es­tá ca­sa­do con una pri­ma del pa­dre de Fe­de­ri­co. Y el guar­dia de asal­to Be­na­vi­des-Be­na­vi­des, su ase­sino fí­si­co, era so­brino nie­to de la pri­me­ra mu­jer de su pa­dre. To­do es fru­to de ren­ci­llas en­tre fa­mi­lias.

ZO­NAS LI­BE­RA­DAS

El con­tex­to de esos días no po­día ser peor. Es­pa­ña era un her­vi­de­ro de vio­len­cia en­tre quie­nes de­fen­dían la Se­gun­da Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la y los que que­rían de­rro­car­la a to­da cos­ta. Los gol­pis­tas con­ta­ban con el apo­yo de par­ti­dos de de­re­cha, sec­to­res mo­nár­qui­cos, fi­nan­cie­ros y em­pre­sa­ria­les, mo­vi­mien­tos fas­cis­tas co­mo la Fa­lan­ge y el res­pal­do di­rec­to de Mus­so­li­ni y Hitler,

pe­ro no pre­vie­ron que una par­te del Ejér­ci­to se man­ten­dría fiel al go­bierno re­pu­bli­cano ele­gi­do en las ur­nas. Tam­po­co ima­gi­na­ron que cam­pe­si­nos y obre­ros se lan­za­rían a las ca­lles pa­ra de­fen­der­lo con las ar­mas.

Fe­de­ri­co, ate­rra­do, de­ci­de huir de Ma­drid y re­fu­giar­se con sus pa­dres en la Huerta de San Vicente, en Gra­na­da. Y en sus úl­ti­mos días, acep­tó es­con­der­se en ca­sa de Luis Ro­sa­les, un ami­go poe­ta que, si bien era de fa­mi­lia fa­lan­gis­ta, in­ten­tó pro­te­ger­lo has­ta el fi­nal.

Los mi­li­ta­res su­ble­va­dos ins­tau­ra­ron en las áreas con­tro­la­das un es­ta­do de te­rror: “La di­rec­triz fue apro­ve­cha­da pa­ra sal­dar cuen­tas per­so­na­les”, di­ce Na­va­rro Chue­ca. “Fu­si­la­ron de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca a to­dos los que tu­vie­ran car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en ins­ti­tu­cio­nes de iz­quier­da, par­ti­dos po­lí­ti­cos, sin­di­ca­tos y ayun­ta­mien­tos. Pe­ro a ve­ces no ha­bía mo­ti­vos, sim­ple­men­te ne­ce­si­ta­ban com­ple­tar el nú­me­ro de fu­si­la­dos asig­na­dos a una po­bla­ción, en pro­por­ción a los vo­tos ob­te­ni­dos por el Fren­te Po­pu­lar en las elec­cio­nes de fe­bre­ro de 1936”.

Al abrir fo­sas de la Gue­rra Ci­vil, el ar­queó­lo­go se en­con­tró con va­rios ca­sos de es­te ti­po, por ejem­plo, “el de un hom­bre al que ma­ta­ron sen­ci­lla­men­te por­que ha­bían ido a bus­car a su her­mano y no lo en­con­tra­ron; o lo que su­ce­dió en un pue­blo de Za­ra­go­za, don­de iban a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.