La otra crónica de Amé­ri­ca

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajorelieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

El Pe­rú an­te­rior al si­glo XVI era un in­men­so im­pe­rio que na­cía en el reino de Qui­to –se­gún al­gu­nos es­tu­dio­sos– y lle­ga­ba has­ta el río Mau­llín, en el sur de Chi­le. Ha­cia el Es­te, to­ma­ba bue­na par­te del te­rri­to­rio de lo que hoy es la Ar­gen­ti­na: ca­si to­das las tie­rras del no­roes­te y par­te del sud­oes­te. Ha­cia la lla­nu­ra pam­pea­na que da al Atlán­ti­co, su in­fluen­cia pe­só so­bre la mi­tad de Cór­do­ba, cor­tán­do­la a lo lar­go.

To­do eso, y aún más, era el Ta­wan­tin­su­yu o las "Cuatro Re­gio­nes del Mun­do", co­mo sus man­da­ta­rios la lla­ma­ban. Sus re­yes o em­pe­ra­do­res co­men­za­ron do­mi­nan­do Cuz­co y sus al­re­de­do­res a lan­za, fle­cha y ma­za, y así lo­gra­ron con­quis­tar un con­ti­nen­te.

En ese im­pe­riono ha­bía se­ño­res na­ci­dos en sus reinos obe­de­cien­do a un rey que do­mi­na­ba so­bre ellos, co­mo en la vie­ja Eu­ro­pa, pues en prin­ci­pio so­bre­vi­vie­ron po­cos na­ti­vos, ya fue­ra por­que se los ex­ter­mi­nó al ser in­do­me­ña­bles o por­que fue­ron des­arrai­ga­dos y arras­tra­dos a otras re­gio­nes –co­mo hi­cie­ron los es­pa­ño­les, si­glos des­pués con los Quil­mes–; se los tras­la­da­ba a gran­des dis­tan­cias de su tie­rra, pues ale­ja­do de ella “el hom­bre pier­de fuer­za, en­tra en la me­lan­co­lía, se des­gas­ta su dig­ni­dad y se sien­te un pa­ria: no son es­tas las cua­li­da­des que sos­tie­nen a un gue­rre­ro”.

Los ven­ci­dos, ade­más, eran lle­va­das a tra­ba­jar: a ve­ces en es­cla­vi­tud per­pe­tua, a ve­ces en es­cla­vi­tud tem­po­ral, pe­ro siem­pre en es­cla­vi­tud vir­tual. Al fren­te de los reinos con­quis­ta­dos, el in­ca co­lo­ca­ba a sus “cu­ra­cas”, obe­dien­tes per­so­ne­ros. En reali­dad, más obe­dien­tes de lo que fue­ron con el rey de Es­pa­ña sus ca­pi­ta­nes que, co­mo se sabe, mu­chos de ellos ter­mi­na­ron en el pa­tí­bu­lo.

Los pue­blos pre­co­lom­bi­nos no te­nían li­te­ra­tu­ra es­cri­ta, aun­que al­gu­nos ha­bían lle­ga­do a un len­gua­je de sig­nos o –di­ga­mos– je­ro­glí­fi­cos que, una vez des­en­tra­ña­dos, han

Los pue­blos pre­co­lom­bi­nos tu­vie­ron gran­des cro­nis­tas que nos de­ja­ron su tes­ti­mo­nio en li­bros sa­gra­dos.

vol­ca­do una in­fi­ni­dad de da­tos y no­ti­cias.

Sin em­bar­go, to­dos ellos te­nían una li­te­ra­tu­ra oral no me­nos im­por­tan­te que la eu­ro­pea que ve­nía en­va­sa­da en li­bros. Y no úni­ca­men­te te­nían li­te­ra­tu­ra: te­nían gran­des cro­nis­tas que nos han de­ja­do su tes­ti­mo­nio, al­gu­nos en los li­bros sa­gra­dos de ma­yas y az­te­cas o, en Su­da­mé­ri­ca, en las cró­ni­cas chi­múes, un pue­blo más gran­de, cul­to y ci­vi­li­za­do que el de los in­cas, que su­cum­bió al em­ba­te agre­si­vo de és­tos.

Eran tan im­por­tan­tes es­tos cro­nis­tas en­car­ga­dos de for­mar alum­nos de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción – con la fi­na­li­dad de man­te­ner vi­va su his­to­ria, sus cos­tum­bres, su mi­to­lo­gía, sus lo­gros y sus de­rro­tas–, que cien­tos de años des­pués de ha­ber si­do so­me­ti­dos por los in­cas – los lla­me­mos así pa­ra fa­ci­li­tar la com­pren­sión–, sus maes­tros so­bre­vi­vían, co­mo los cris­tia­nos de las ca­ta­cum­bas, pre­pa­ran­do a los jó­ve­nes que iban a re­em­pla­zar­los.

Exis­ten otros tes­ti­mo­nios tam­bién: los de­ja­dos por los mis­mos in­cas que con­si­guie­ron adap­tar­se a la con­quis­ta es­pa­ño­la, que apren­die­ron a leer y a es­cri­bir el idio­ma de los cris­tia­nos pa­ra re­cu­pe­rar sus cró­ni­cas, de­jan­do nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios de sus cam­pa­ñas an­te­rio­res a la con­quis­ta eu­ro­pea.

Al leer­las, nos pa­re­ce es­tar es­cu­chan­do a nues­tros vie­jos his­to­ria­do­res que ha­bla­ban con ad­mi­ra­ción de cuan­to hi­cie­ron los es­pa­ño­les ven­cien­do a los pue­blos que en­con­tra­ron: es de­cir, sin la con­cien­cia his­tó­ri­ca y so­cial que hoy te­ne­mos pa­ra es­tu­diar es­tos te­mas.

Su­ge­ren­cias: 1) Re­leer Los co­men­ta­rios rea­les, del In­ca Gar­ci­la­so. Su obra no de­be fal­tar en nues­tra bi­blio­te­ca; 2) Mi­to­lo­gías Ame­rin­dias –En­ci­clo­pe­dia Ibe­roa­me­ri­ca­na de re­li­gio­nes–, un tra­ta­do que abar­ca des­de la Amé­ri­ca Ár­ti­ca has­ta la del ex­tre­mo sur, es de­cir, nues­tra Tie­rra del Fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.