Ni jun­tos ni se­pa­ra­dos

La Voz del Interior - Rumbos - - Psicología - POR DR. PE­DRO HORVAT Mé­di­co psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta, miem­bro de la Aso­cia­ción Psi­coa­na­lí­ti­ca Ar­gen­ti­na, APA. Sa­bé más so­bre vos mis­mo en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Sin sa­ber si es amor, cos­tum­bre o los años jun­tos. Sin po­der de­fi­nir qué es ese al­go más pro­fun­do y en­tra­ña­ble que se resiste a ter­mi­nar y que los lle­va una y otra vez a re­in­ten­tar­lo, fra­ca­sar y se­pa­rar­se, en un ci­clo re­cu­rren­te que los des­gas­ta.

Pa­ra en­ten­der por qué hay pa­re­jas que per­ma­ne­cen du­ran­te mu­cho tiem­po en esas are­nas si­nuo­sas, in­de­fi­ni­das, em­pe­ce­mos por mi­rar los co­mien­zos: ¿Por qué se unie­ron al­gu­na vez? Por mu­chas más ra­zo­nes que las evi­den­tes: la lis­ta es lar­ga. Una pa­re­ja se for­ma por el amor, el de­seo se­xual, por un pro­yec­to de fa­mi­lia, por so­le­dad, por pro­tec­ción, por re­pe­tir a los pa­dres o por ale­jar­se de ellos, por ser úni­cos pa­ra al­guien y por te­ner lo que no se tu­vo, en­tre otros.

En sín­te­sis, una com­ple­ja tra­ma de mo­ti­va­cio­nes adul­tas e in­fan­ti­les, cons­cien­tes e in­cons­cien­tes que in­ter­ac­túan en­tre sí y que se amal­ga­man ha­cién­do­se pre­sen­tes si­mul­tá­nea­men­te tan­to en las bue­nas co­mo en las ma­las. Es por eso que el amor pa­re­ce un mis­te­rio y el con­flic­to una pe­sa­di­lla inex­pli­ca­ble: se tra­ta del re­sul­ta­do de pla­nos su­per­pues­tos, ca­da uno con sus pro­pias re­glas. To­das es­tas vo­ces in­te­rio­res can­tan a co­ro, pe­ro ca­da una en­to­na su pro­pia can­ción.

Si, co­mo di­ji­mos, los unie­ron fuer­zas tan di­sí­mi­les, a la ho­ra de se­pa­rar­se ca­da una de aque­llas ex­pec­ta­ti­vas ini­cia­les ne­ce­si­ta­rá su pro­pio pro­ce­so de tiem­po y due­lo. Si una mis­ma per­so­na ocu­pó el lu­gar de ob­je­to se­xual, com­pa­ñe­ra de la vi­da, víncu­lo pri­ma­rio sus­ti­tu­to, re­afir­ma­ción de la au­to­es­ti­ma y to­do jun­to y en di­fe­ren­te pro­por­ción, es ló­gi­co pen­sar que la se­pa­ra­ción due­la en lu­ga­res muy di­fe­ren­tes. Aun­que el amor ya no es­té, la de­silu­sión pue­de em­pu­jar una de­ci­sión, pe­ro por sí so­la no al­can­za pa­ra di­sol­ver es­ta tra­ma.

Es ne­ce­sa­rio es­tar aten­tos a es­ta reali­dad de nues­tros afec­tos a la ho­ra de se­pa­rar­se. Hay quie­nes in­ten­tan re­sol­ver­lo a las apu­ra­das tra­tan­do de trans­for­mar en qui­rúr­gi­co un cor­te que, inevi­ta­ble­men­te, se­rá im­per­fec­to. Se en­ga­ñan por­que los due­los tie­nen bra­zos lar­gos y siem­pre nos al­can­zan.

Con es­ta com­pren­sión ya no nos ex­tra­ña tan­to que mu­chas pa­re­jas es­tén atra­pa­das en es­ta ma­de­ja. De­be­rán se­pa­rar sus hi­los de a poco, res­pe­tán­do­los sin ne­gar­los y acep­tan­do que, tal vez, al­gu­nos no se cor­ten nun­ca.

Una se­pa­ra­ción es due­lo y re­nun­cia, y no ne­ce­sa­ria­men­te una nue­va re­la­ción so­lu­cio­na el pro­ble­ma. Al no ha­ber dos víncu­los igua­les, uno nue­vo nun­ca re­em­pla­za al an­te­rior y siem­pre que­da­rán es­pa­cios y ne­ce­si­da­des li­ga­dos al pri­me­ro. Co­mo fan­tas­mas en la no­che, es­tos la­zos en­tra­ña­bles se ha­rán sen­tir ca­da tan­to; y de su fuer­za y de có­mo ca­da per­so­na pue­da en­fren­tar­los, de­pen­de­rá la ela­bo­ra­ción del pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.