SE­CRE­TOS DE UN BUEN ORA­DOR

¿Quién me­jor que Gerry Gar­bulsky, or­ga­ni­za­dor de TED­xRío­de­laP­la­ta, pa­ra con­ver­sar so­bre to­do lo que hay que te­ner en cuen­ta an­tes de pa­rar­se fren­te a una au­dien­cia?

La Voz del Interior - Rumbos - - Ideas - POR VIC­TOR T. LAURENCENA

To­do co­men­zó en 1984, con una con­fe­ren­cia de cuatro días en Ca­li­for­nia, en la que en­tre otras co­sas se pre­sen­tó la his­tó­ri­ca compu­tado­ra Ap­ple Ma­cin­tosh. El even­to fue a pér­di­da y de­mo­ra­ron seis años en ha­cer la se­gun­da con­fe­ren­cia. Hoy, tres dé­ca­das des­pués, son co­no­ci­dos a ni­vel mun­dial. TED es una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro de­di­ca­da a las “ideas dig­nas de di­fun­dir” y su nom­bre in­di­ca los te­mas que cu­bren: tec­no­lo­gía, en­tre­te­ni­mien­to y di­se­ño. Por sus es­ce­na­rios han pa­sa­do cien­tos de ora­do­res, al­gu­nos muy co­no­ci­dos, co­mo el ex Pre­si­den­te de EE.UU. Bill Clin­ton, pe­ro tam­bién gen­te más anó­ni­ma co­mo Ric Elias, un em­pren­de­dor que apren­dió tres co­sas mien­tras su avión se es­tre­lla­ba y qui­so com­par­tir­las.

Por suer­te tam­bién exis­ten ver­sio­nes lo­ca­les e in­de­pen­dien­tes, las TEDx. En Bue­nos Ai­res se rea­li­za el TED­xRío­de­laP­la­ta, que es­te año se lle­va­rá a ca­bo el 22 de oc­tu­bre. Pre­pa­rán­do­nos pa­ra el even­to, char­la­mos con uno de sus or­ga­ni­za­do­res, Gerry Gar­bulsky. En una char­la bre­ve, no hay tiem­po pa­ra preám­bu­los. ¿Qué hay que te­ner en cuen­ta an­tes de pa­rar­se fren­te a un pú­bli­co? Tres co­sas más una ya­pa. La pri­me­ra es te­ner cla­ro cuál es tu ob­je­ti­vo: ¿Que­rés co­mu­ni­car al­go? ¿Que del otro la­do to­men una de­ci­sión? ¿Que­rés in­fluir? ¿En qué di­rec­ción? Mu­chas ve­ces la gen­te se man­da a dar char­las sin te­ner cla­ro qué quie­re lo­grar. Lo se­gun­do es sa­ber quién es tu au­dien­cia tan­to de­mo­grá­fi­ca­men­te co­mo en­ten­der qué sa­ben y qué no, pa­ra ase­gu­rar­te de usar un len­gua­je ac­ce­si­ble a to­dos. Y la ter­ce­ra es pre­gun­tar­te si es­tás bien pre­pa­ra­do. Me en­cuen­tro con un mon­tón de gen­te que es­tá ha­cien­do co­sas bue­ní­si­mas pe­ro a la ho­ra de co­mu­ni­car­lo fa­lla, no por­que no es­té bueno lo que es­tá ha­cien­do sino por­que no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra co­mu­ni­car­lo. Es una de las co­sas más im­por­tan­tes y tan­to más si la char­la es cor­ti­ta. Hay un di­cho que me gus­ta, del ex pre­si­den­te Wil­son de EE.UU., de ha­ce mu­chos años: “Si que­rés que dé una char­la de 10 mi­nu­tos ne­ce­si­to dos se­ma­nas pa­ra pre­pa­rar­me, si es de una ho­ra es­toy lis­to ya”. ¿Y la ya­pa? Se tra­ta de una pre­gun­ta que la gen­te no se ha­ce: ¿Soy yo la per­so­na co­rrec­ta pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo con es­ta au­dien­cia? Mu­chas ve­ces la res­pues­ta es “no”. Te­ne­mos

que ser hu­mil­des y en­ten­der que lo im­por­tan­te es lo­grar ese ob­je­ti­vo y ver quién es el me­jor por­ta­voz de ese men­sa­je.

Tu­vis­te ex­pe­rien­cia en el stan­dup, ¿qué te en­se­ñó ese for­ma­to?

Mu­chas co­sas. Una de ellas es que el hu­mor es una he­rra­mien­ta pa­ra lle­gar al pú­bli­co no só­lo des­de lo ra­cio­nal sino tam­bién des­de lo emo­cio­nal. Mu­chos es­tu­dios de neu­ro­cien­cias afir­man que nues­tras de­ci­sio­nes y opi­nio­nes tie­nen que ver con lo que sen­ti­mos, con las co­sas más pro­fun­das de nues­tros ce­re­bros pri­mi­ti­vos. Y re­cién des­pués le po­ne­mos la ra­cio­na­li­dad por arri­ba pa­ra sen­tir­nos tran­qui­los de que hay una ló­gi­ca de­trás. Pe­ro no siem­pre es así, o si lo es, es des­pués de ha­ber­nos for­ma­do la opi­nión o to­ma­do la de­ci­sión. Cuan­do uno quie­re co­mu­ni­car, en una char­la o en una con­ver­sa­ción uno a uno, es muy im­por­tan­te po­der ha­cer sen­tir al otro lo que uno sien­te, con­ta­giar lo que uno sien­te por lo que es­té ha­cien­do, ya sea la pa­sión, el mie­do, la ex­ci­ta­ción, la tris­te­za, la ale­gría, lo que sea.

La úl­ti­ma, ¿qué le re­co­men­da­rías a al­guien que le da ver­güen­za o tie­ne fo­bia a ha­blar en pú­bli­co?

La in­men­sa ma­yo­ría de la gen­te no tie­ne fo­bia a char­lar con un ami­go. En­ton­ces, una ma­ne­ra de em­pe­zar es con­tar­le a un ami­go eso que que­rrías con­tar en una char­la pe­ro te da mie­do. Des­pués con­tár­se­lo a dos ami­gos, a cin­co, y des­pués a un gru­pi­to de diez per­so­nas, qui­zá con gen­te no tan co­no­ci­da y de a po­qui­to ir cre­cien­do de esa ma­ne­ra. Pa­ra al­guien que tie­ne fo­bia es muy di­fí­cil pe­gar el sal­to, pe­ro si uno va des­pa­ci­to se va dan­do cuen­ta de que no pa­sa na­da y que va a es­tar to­do bien. La úni­ca ma­ne­ra de sa­car­se el mie­do es ha­cién­do­lo. Hay ca­sos más ex­tre­mos pe­ro la ma­yo­ría de la gen­te, y he tra­ta­do con cien­tos de per­so­nas en es­ta si­tua­ción, ter­mi­na no só­lo ven­cien­do los mie­dos, sino usán­do­los en su fa­vor, pa­ra que esa adre­na­li­na lo ayu­de a ser más efec­ti­vo a la ho­ra de co­mu­ni­car.•

TED­xRio­de­laP­la­ta: El even­to es gra­tui­to y es­te año se sor­tea­ron 10 mil en­tra­das en­tre to­dos los que se ano­ta­ron en el si­tio web.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.