¿Nos di­vor­cia­mos o no?

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro -

Rum­bos: La co­lum­na de Psi­co­lo­gía de la edi­ción de Rum­bos N°686 re­fle­ja una si­tua­ción por la que mu­chas pa­re­jas he­mos atra­ve­sa­do al­gu­na vez a lo lar­go de nues­tras vi­das. ¡Y a cuán­tos les pasará tam­bién en el fu­tu­ro! ¡Me sentí muy iden­ti­fi­ca­da! Co­mo des­cri­be la au­to­ra de la no­ta, se tra­ta exac­ta­men­te de eso: no te­ne­mos idea de có­mo fun­cio­na­mos me­jor has­ta que no nos ani­ma­mos a to­mar la de­ci­sión, y has­ta que no nos man­te­ne­mos fir­me en ella (las du­das y las vuel­tas son al­go bas­tan­te re­cu­rren­te). Lo que sí sa­be­mos es que mien­tras du­de­mos so­bre qué ha­cer, te­ne­mos mu­cho mie­do de es­tar se­pa­ra­dos. Rom­per con ese víncu­lo (por más lar­go o cor­to que ha­ya si­do en el tiem­po) nos ate­rra y nos ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre. Por eso, desea­mos per­ma­ne­cer así eter­na­men­te, aun­que se­pa­mos que nos es per­ju­di­cial. Sin em­bar­go, por es­te mo­ti­vo, que­dar­nos en esa si­tua­ción no es pa­ra na­da una so­lu­ción. Aun­que a ve­ces es­to sir­ve co­mo “pa­na­cea”, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, ha­ce que las co­sas se agra­ven y no nos con­du­ce pa­ra na­da a un fi­nal fe­liz (por lo que se en­tien­de “fe­liz” en es­tas his­to­rias, es de­cir, lo me­jor pa­ra am­bos). Gra­cias por pu­bli­car un ar­tícu­lo de es­te ti­po. Es­tas si­tua­cio­nes dia­rias que tra­tan en sus pá­gi­nas son de gran ayu­da pa­ra to­dos no­so­tros. Y re­sul­tan “un mi­mo” cuan­do más se ne­ce­si­tan. Sa­ber que hay al­guien más pa­san­do por tu mis­ma si­tua­ción es un ali­vio y evi­ta que nos sin­ta­mos so­los. ¡Gra­cias re­vis­ta Rum­bos! Un sa­lu­do muy gran­de a to­dos us­te­des des­de La Rio­ja. Cla­ra del Ce­rro, La Rio­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.