Ha­ble­mos de epi­lep­sia

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR DR. ALE­JAN­DRO ANDERSSON Mé­di­co neu­ró­lo­go, di­rec­tor mé­di­co del Ins­ti­tu­to de Neu­ro­lo­gía de Bue­nos Ai­res. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

En la Gre­cia an­ti­gua, se creía que so­lo un dios po­día arro­jar a las per­so­nas al sue­lo, pri­var­las de sus sen­ti­dos, pro­du­cir­les con­vul­sio­nes y de­vol­ver­las a la vi­da. En la Edad Me­dia se pen­só que era un te­ma del de­mo­nio y mu­chos ter­mi­na­ron en la ho­gue­ra.

¿Qué tie­nen en co­mún Na­po­león Bo­na­par­te, Sócrates, Mo­liè­re, Van Gogh, Al­fred No­bel, el car­de­nal Ri­che­lieu, Ale­jan­dro Magno, Gus­ta­ve Flau­bert y Fio­dor Dos­toievs­ki? To­dos pa­de­cie­ron epi­lep­sia.

Se tra­ta de una pa­to­lo­gía neu­ro­ló­gi­ca fre­cuen­te, que ocu­rre cuan­do un gru­po de neu­ro­nas des­car­ga sus im­pul­sos al uní­sono en lu­gar de ha­cer­lo gra­dual­men­te y por tur­nos. Es­ta brus­ca an­da­na­da sue­le ac­ti­var y en­cen­der a to­do el ce­re­bro y pro­vo­car la cri­sis, que pue­de ser ge­ne­ra­li­za­da o fo­ca­li­za­da (si com­pro­me­te só­lo a una par­te), y cau­sar cam­bios en la aten­ción o el com­por­ta­mien­to.

Las cau­sas más co­mu­nes abar­can le­sión ce­re­bral trau­má­ti­ca, mal de Alz­hei­mer, ACV, in­fec­cio­nes, pro­ble­mas ce­re­bra­les al na­cer, tu­mo­res y va­sos san­guí­neos anormales en el ce­re­bro, en­tre otros. Se cal­cu­la que hay en­tre 4 y 77 epi­lép­ti­cos por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes. En la Ar­gen­ti­na, por ca­so, son 13 ca­da mil.

Ge­ne­ral­men­te, las cri­sis co­mien­zan en­tre los 5 y 20 años, aun­que tam­bién hay más pro­ba­bi­li­dad de con­vul­sio­nes en adul­tos ma­yo­res de 60. De to­das ma­ne­ras, pue­den apa­re­cer a cual­quier edad.

El diag­nós­ti­co de­pen­de de múl­ti­ples fac­to­res y de es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio, mien­tras que el tra­ta­mien­to se ba­sa en fár­ma­cos pa­ra con­tro­lar las des­car­gas eléc­tri­cas ce­re­bra­les anormales.

Los sín­to­mas va­rían de una per­so­na a otra y es­tán pre­ce­di­dos por au­ras, que son las sen­sa­cio­nes pre­vias a una cri­sis, co­mo hor­mi­gueo, per­cep­ción de olo­res que no exis­ten o cam­bios emo­cio­na­les. So­bre­sa­len las au­sen­cias tí­pi­cas, tem­blo­res vio­len­tos, con­vul­sio­nes ge­ne­ra­li­za­das –que in­vo­lu­cran a to­do el cuer­po e in­clu­yen au­ra, ri­gi­dez mus­cu­lar y pér­di­da de la lu­ci­dez men­tal– o par­cia­les, se­gún la par­te del ce­re­bro afec­ta­da.

El se­gui­mien­to neu­ro­ló­gi­co ade­cua­do re­quie­re con­tro­lar pe­rió­di­ca­men­te al pa­cien­te me­dian­te aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio, do­sa­je plas­má­ti­co de las dro­gas em­plea­das y elec­tro­en­ce­fa­lo­gra­ma.

Hay un gru­po de pa­cien­tes que no lo­gra un con­trol com­ple­to de las cri­sis con los tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles. Pa­ra ellos, hay una nue­va al­ter­na­ti­va te­ra­péu­ti­ca di­fe­ren­te, ba­sa­da en un ex­trac­to de ma­rihua­na, pre­sen­ta­do co­mo un acei­te, que só­lo con­tie­ne pro­pie­da­des an­ti­con­vul­si­van­tes, ni psi­co­ló­gi­cos ni re­crea­ti­vos.

El ob­je­ti­vo es lo­grar que los pa­cien­tes pue­dan desem­pe­ñar­se ade­cua­da­men­te y desa­rro­llar una vi­da nor­mal. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.