Cam­bios de vi­da: en­tre el de­seo y los mie­dos

Un nue­vo em­pleo, te­ner un hi­jo, ir­se a otro país... A ve­ces to­ma­mos gran­des de­ci­sio­nes que si bien son po­si­ti­vas, nos su­mer­gen en un mar de du­das e in­se­gu­ri­da­des. Dos ex­per­tas nos ayu­dan a tran­si­tar es­tos cam­bios in­men­sos y a des­cu­brir los sue­ños que los

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR VIR­GI­NIA PO­BLET ILUS­TRA­CIÓN DE TONY GANEM Cuan­do la an­gus­tia va en au­men­to, exis­ten téc­ni­cas sen­ci­llas pa­ra mo­de­rar­la y vol­ver a ver la vi­da en po­si­ti­vo: Es­cri­bir las cau­sas: ¿Qué te atemoriza? ¿Qué po­dría ocu­rrir en el peor de los ca­sos? Y so­bre to­do

An­tes de par­tir, Pau­la So­lé es­tu­dió ca­ta­lán y se re­ci­bió de an­tro­pó­lo­ga. Su me­ta era cla­ra: ir­se a vi­vir a Bar­ce­lo­na con su pa­re­ja. Co­mo tan­tos otros, de­ja­ron atrás un país que aca­ba­ba de es­ta­llar, jun­ta­ron pe­ta­tes y ex­pec­ta­ti­vas pa­ra arran­car en otros ho­ri­zon­tes. “Lo pri­me­ro que re­cuer­do es que al lle­gar al ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na sentí una mez­cla de eu­fo­ria e in­cer­ti­dum­bre, vér­ti­go, mu­cha emo­ción, re­pe­tía en mi ca­be­za 'alea iac­ta est' (la suer­te es­tá echa­da)”, cuen­ta des­de allá ca­tor­ce años des­pués. Pau­la de­fi­ne es­tas sen­sa­cio­nes que la acom­pa­ña­ron un tiem­po co­mo “te­mor sano: na­da que ver con el mie­do fren­te a un exa­men o a una en­tre­vis­ta la­bo­ral, es­to es co­mo un tran­ce, co­mo es­tar nar­co­ti­za­da, es­tás atra­ve­san­do un due­lo por lo que de­jas­te y a la vez te­nés ho­jas en blan­co por de­lan­te”, des­cri­be hoy.

Mu­dar­se, cam­biar de há­bi­tos de vi­da, ca­sar­se, te­ner un hi­jo, adop­tar­lo... A pe­sar de ser he­chos que obe­de­cen a elec­cio­nes per­so­na­les, su­po­nen tam­bién pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes que se atra­vie­san, co­mo lo hi­zo Pau­la, con sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios, co­mo si el en­tu­sias­mo y el mie­do se es­tu­vie­ran pe­lean­do por el pri­mer pues­to. El gran desafío es sor­tear es­te pu­gi­la­mo­men­to to in­terno de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble sin que nos pa­ra­li­ce.

To­do cam­bio su­po­ne una tran­si­ción: al­guien pue­de mu­dar­se, por ejem­plo, de Cór­do­ba a Men­do­za, a una ca­sa her­mo­sa y con un em­pleo so­ña­do, pe­ro aun así de­be­rá adap­tar­se al nue­vo lu­gar, al ba­rrio y los ve­ci­nos, a nue­vos olo­res y pa­la­bras, al mis­mo tiem­po que de­ja­rá atrás su has­ta en­ton­ces vi­da co­ti­dia­na, con su pai­sa­je y sus cos­tum­bres ya apren­di­dos. Po­dría vi­sua­li­zar­se es­ta ac­ción co­mo un sal­to en sus tres ins­tan­cias: el en­vión ini­cial co­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.