Aque­llas vie­jas re­vis­tas

Si­guien­do el ejem­plo de mi pa­dre, co­men­cé a re­cor­tar pa­ra mi ar­chi­vo cuan­to da­to o ar­tícu­lo me ins­pi­ra­ra pa­ra es­cri­bir.

La Voz del Interior - Rumbos - - Bajo Relieve - POR CRIS­TI­NA BA­JO

Es­ta no­ta po­dría ti­tu­lar­se: “Có­mo re­cu­rrir, ex­plo­tar, ex­pri­mir, uti­li­zar, apro­ve­char y has­ta lu­crar con las dis­tin­tas sec­cio­nes de un dia­rio”. Por­que mu­chos na­rra­do­res y es­tu­dio­sos si­guen pes­can­do en esa la­gu­na: el dia­rio pre­sen­ta un sin­fín de te­mas que pue­den ser re­ci­cla­dos pa­ra di­fe­ren­tes gé­ne­ros li­te­ra­rios.

Cuan­do co­men­cé a es­cri­bir, só­lo dis­po­nía de la bi­blio­te­ca de mi pa­dre, que no era ex­clu­si­va­men­te de his­to­ria. Si bien ya ha­bía co­men­za­do a for­mar la mía, no te­nía ni un ter­cio de las obras de con­sul­ta que hoy po­seo. Vi­vien­do en las sie­rras, ir a una bi­blio­te­ca era ini­ciar un lar­go via­je don­de, por la es­ca­sa fre­cuen­cia del trans­por­te, se per­día más tiem­po del que se ga­na­ba.

Pe­ro tu­ve la suer­te de que en ca­sa se re­ci­bie­ran mu­chas pu­bli­ca­cio­nes y fue en ellas don­de en­con­tré más de lo es­pe­ra­do cuan­do los es­tu­dié con sen­ti­do uti­li­ta­rio.

Si­guien­do el ejem­plo de mi pa­dre, que con­fec­cio­na­ba ar­chi­vos de po­lí­ti­ca, co­men­cé a re­cor­tar y guar­dar, ba­jo dis­tin­tos tí­tu­los –Usos y cos­tum­bres, Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción y trans­por­te, Mo­das fe­me­ni­nas y mas­cu­li­nas– cuan­to da­to pu­die­ra ser­vir­me pa­ra mis es­cri­tos. Jun­to con ellos, re­cuer­do las re­vis­tas fe­me­ni­nas –inol­vi­da­bles pa­ra mí– y la ca­li­dad de lo que pu­bli­ca­ban am­bos me­dios.

En al­gu­nas te­nían un rin­con­ci­to de “bue­nas lec­tu­ras” don­de pre­sen­ta­ban un tex­to en pro­sa y otro en ver­so. Aún guar­do, des­pués de tan­tos años, un so­bre con aque­llos re­cor­tes que me acer­ca­ron a au­to­res que, con el pa­so del si­glo, se con­ver­ti­rían en mis fa­vo­ri­tos: Emily Dic­kin­son, Al­fon­si­na Stor­ni, Kat­he­ri­ne Mans­field; más ade­lan­te, Sá­ba­to y Cortázar.

En­tre las re­vis­tas, El Ho­gar so­lía de­di­car un nú­me­ro com­ple­to a cier­tos te­mas –el año san­mar­ti­niano, fol­clo­re ar­gen­tino y ame­ri­cano–y mi ins­tin­to de urra­ca me lle­vó a con­ser­var es­tas pu­bli­ca­cio­nes que hoy, en­cua­der­na­das, son fuen­te de con­sul­ta pa­ra mi tra­ba­jo.

Mu­chos li­bros de otros te­mas se han edi­ta­do a par­tir de tra­ba­jos pe­rio­dís­ti­cos, co­mo El re­torno de los bru­jos, El li­bro de los con­de­na­dos,o Ase­si­nos de pa­pel, re­co­pi­la­ción de ar­tícu­los de Jor­ge La­for­gue y Jor­ge B. Ri­ve­ra, apa­re­ci­dos en las re­vis­tas Cri­sis y Ca­pí­tu­lo, los úl­ti­mos, so­bre la his­to­ria de la no­ve­la po­li­cial, es­pe­cial­men­te la ar­gen­ti­na.

El te­ma po­li­cial fue to­ma­do de no­ti­cias pe­rio­dís­ti­cas des­de la pri­me­ra mi­tad del S. XIX, con Tho­mas de Quin­sey en Del ase­si­na­to co­mo una de las be­llas ar­tes, o los li­bros de Allan Poe Los crí­me­nes de la Rue Mor­gue y Marie Ro­gèt.

Tam­bién Eduar­do Gu­tié­rrez res­ca­tó de ellas los per­so­na­jes de Hor­mi­ga Ne­gra y Juan Mo­rei­ra.

Y a fi­nes de 1880, el ase­si­na­to de la ca­lle Ar­cos, en Bue­nos Ai­res, des­per­tó un in­te­rés tan enor­me que un dia­rio pu­bli­có, en una se­pa­ra­ta, día por día, los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción.

Cin­cuen­ta años des­pués, Crí­ti­ca edi­tó un li­bro so­bre el su­ce­so en for­ma de en­tre­gas, con tí­tu­los co­mo: “¿Quién ma­tó a la es­po­sa del aje­dre­cis­ta Gal­ván, o se tra­ta de una ex­tra­ña for­ma de sui­ci­dio?”; “¿Co­mo hi­zo el cri­mi­nal pa­ra sa­lir del cuar­to de la víctima sin vio­len­tar nin­gu­na ce­rra­du­ra?” con el sub-tí­tu­lo “La pri­me­ra gran no­ve­la ar­gen­ti­na de ca­rác­ter po­li­cial”. Ha­ce poco, ha si­do re­edi­ta­da.

En los úl­ti­mos se­sen­ta años, si mal no re­cuer­do, Nor­man Mai­ler, Tru­man Ca­po­te, Ira Le­vin, Juan Car­los Mar­ti­ni, Ri­car­do Pi­glia y Váz­quez Montalbán, to­ma­ron te­mas de las pá­gi­nas po­li­cia­les. Es­ta no­ta, en su mo­des­tia, es­tá de­di­ca­da a aque­llas pu­bli­ca­cio­nes que con­tri­bu­ye­ron a for­mar­me.

Su­ge­ren­cias: bus­car dia­rios y re­vis­tas vie­jos: en­con­tra­re­mos el es­pí­ri­tu de una so­cie­dad des­apa­re­ci­da. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.