“Opor­tun-cri­sis”

Una des­gra­cia, co­mo un des­pia­da­do do­lor de es­pal­da, pue­de sig­ni­fi­car el co­mien­zo de una nue­va y me­jor vi­da.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR VIC­TOR T. LAURENCENA

El pro­ta­go­nis­ta de es­ta no­ve­la es un hom­bre en sus cua­ren­ta y pi­co que lo tie­ne “to­do” pa­ra ser fe­liz: vi­ve en el pri­mer mun­do, es un ar­qui­tec­to que tra­ba­ja pa­ra una pres­ti­gio­sa em­pre­sa cons­truc­to­ra, tie­ne una her­mo­sa ca­sa en los su­bur­bios y una be­lla es­po­sa. Aho­ra que sus hi­jos son ma­yo­res y de­ja­ron el ho­gar pa­terno, él tie­ne la opor­tu­ni­dad de in­su­flar­le nue­va vi­da a la re­la­ción con su mu­jer y en­ca­rar to­dos esos pro­yec­tos que ha­bía pos­ter­ga­do, co­mo es­cri­bir esa tan di­la­ta­da no­ve­la so­bre la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Sin em­bar­go, du­ran­te una ce­na con ami­gos (Edouard y Syl­vie, per­so­na­jes que, se ve­rá, no son sim­ple de­co­ra­do), lo sor­pren­de un fuer­te e inex­pli­ca­ble do­lor de es­pal­da que per­sis­te a lo lar­go de toda la no­ve­la. ¿O sí tie­ne ex­pli­ca­ción? Tras des­fi­lar por con­sul­to­rios de va­rios es­pe­cia­lis­tas, nin­guno en­cuen­tra una ra­zón fí­si­ca pa­ra su ma­les­tar. Pe­ro él sa­be lo que le pa­sa: “Mi do­lor de es­pal­das de­bía de ser la su­ma de to­dos los nu­dos que nun­ca ha­bía desata­do”. En­ton­ces cae en la cuen­ta de que tie­ne un tra­ba­jo opre­si­vo, un ma­tri­mo­nio don­de hay ca­ri­ño pe­ro no amor, unos hi­jos con los que no tie­ne una re­la­ción ge­nui­na y un pa­dre que vi­ve pa­ra cri­ti­car­lo. Da­vid Foen­ki­nos es­cri­bió una his­to­ria de re­den­ción pa­ra que el hom­bre y la mu­jer de cla­se me­dia se vean en ese es­pe­jo y re­fle­xio­nen, pa­ra bien o pa­ra mal, so­bre sus pro­pios ca­mi­nos vi­ta­les.

Es­toy mu­cho me­jor Da­vid Foen­ki­nos Seix Barral $ 420

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.