La en­fer­me­dad enig­ma

La Voz del Interior - Rumbos - - Salud - POR ED­GAR­DO ROLLA *Mé­di­co gi­ne­có­lo­go y di­rec­tor de Do­cen­cia e In­ves­ti­ga­ción de la So­cie­dad Ar­gen­ti­na de Endometriosis. Co­no­cé más so­bre tu sa­lud en www.rum­bos­di­gi­tal.com

Al­gu­nos la con­si­de­ran la en­fer­me­dad “ice­berg” por­que so­lo se ve lo que aflo­ra y no lo que avan­za en pro­fun­di­dad. Así, la endometriosis afec­ta al me­nos al 10 por cien­to de las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va (en­tre 15 y 50 años).

Mu­chas su­fren do­lo­res re­cu­rren­tes y los con­fun­den con los tí­pi­cos del pe­río­do mens­trual. Sin em­bar­go, si se re­pi­ten con fre­cuen­cia, po­drían de­ber­se a es­ta afec­ción. En es­tos ca­sos, ca­be re­cor­dar que la mens­trua­ción no due­le, so­lo pro­du­ce mo­les­tias le­ves que ce­den con cal­man­tes sua­ves.

El te­ji­do que nor­mal­men­te re­cu­bre el in­te­rior del úte­ro, lla­ma­do en­do­me­trio y en don­de se im­plan­tan los em­brio­nes en el em­ba­ra­zo tem­prano, es ex­pul­sa­do du­ran­te la mens­trua­ción. Par­te de esa mez­cla de san­gre y en­do­me­trio pa­sa por las trom­pas de Fa­lo­pio y cae den­tro de la ca­vi­dad ab­do­mi­nal. En con­di­cio­nes nor­ma­les, los gló­bu­los blan­cos, res­pon­sa­bles de la lim­pie­za de sus­tan­cias atí­pi­cas, re­ti­ran es­te mix acu­mu­la­do.

Pe­ro si hay pre­dis­po­si­ción a es­ta pa­to­lo­gía, ese ma­te­rial que­da en el lu­gar y el te­ji­do en­do­me­trial se fi­ja a los dis­tin­tos ór­ga­nos de la pel­vis, cre­ce por es­tí­mu­lo de las hor­mo­nas que pro­du­cen los ova­rios e irri­ta las ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas cer­ca­nas, ge­ne­ran­do do­lor.

En sín­te­sis, la ca­rac­te­rís­ti­ca re­co­no­ci­ble es el do­lor pel­viano cró­ni­co. Al­gu­nos sín­to­mas ha­bi­tua­les son el do­lor mens­trual, el ma­les­tar du­ran­te las re­la­cio­nes se­xua­les (la pe­ne­tra­ción pue­de pre­sio­nar al­gu­na zo­na afec­ta­da) y el san­gra­do anó­ma­lo, en­tre otros.

Da­tos im­por­tan­tes a te­ner en cuen­ta: to­do do­lor in­ten­so que tien­da al re­po­so, que re­quie­ra anal­gé­si­cos fuer­tes o que exi­ja fal­tar al es­tu­dio o al tra­ba­jo me­re­ce ana­li­zar­se. Es en es­tas si­tua­cio­nes cuan­do se pre­sen­ta la endometriosis.

Asi­mis­mo, es­ta en­fer­me­dad es cau­sa de in­fer­ti­li­dad, es­pe­cial­men­te en mu­je­res que bus­can em­ba­ra­zar­se por pri­me­ra vez lue­go de los 30 años. Ade­más de las con­se­cuen­cias que trae en el en­do­me­trio al­te­ra­do, el da­ño que pro­du­ce a los ór­ga­nos ge­ni­ta­les im­pi­de la unión de los es­per­ma­to­zoi­des con los óvu­los y afec­ta la ca­li­dad de es­tos úl­ti­mos, ha­cién­do­los más di­fí­ci­les de fer­ti­li­zar y di­fi­cul­tan­do, ade­más, la fi­ja­ción del em­brión y el co­mien­zo de la ges­ta­ción.

Si no lle­ga el em­ba­ra­zo desea­do, las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da de ba­ja y al­ta com­ple­ji­dad, co­mo la in­se­mi­na­ción y la fer­ti­li­za­ción in vi­tro, ayu­dan a con­cre­tar el ob­je­ti­vo en la ma­yo­ría de los ca­sos.

La pre­ven­ción y el diag­nós­ti­co tem­prano son el prin­ci­pal tra­ta­mien­to dis­po­ni­ble pa­ra la pa­cien­te en la ac­tua­li­dad. De es­ta ma­ne­ra, el pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co me­jo­ra no­ta­ble­men­te la ca­li­dad de vi­da por­que dis­mi­nu­ye drás­ti­ca y rá­pi­da­men­te el do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.