LOS LEC­TO­RES CON­SUL­TAN

La Voz del Interior - Rumbos - - Gustos -

Eduar­do Bai­go­rria, de Las Heras, Men­do­za, tie­ne un Ti­lo “al que se le se­can siem­pre los bor­des de las ho­jas y es­tá ca­da vez peor”. En su men­sa­je, co­men­ta que, tras fu­mi­gar­lo dos ve­ces con­tra la ara­ñue­la, nun­ca pros­pe­ró. Ade­más, di­ce que lo rie­ga fre­cuen­te­men­te con agua de po­zo, que con­tie­ne bas­tan­te sa­rro y sa­li­tre.

Eduar­do, los Ti­los no so­por­tan el agua con sa­les co­mo la que us­ted usa pa­ra re­gar su ár­bol. Al­gu­nas es­pe­cies ap­tas pa­ra es­te ti­po de agua po­drían ser la aca­cia blan­ca, el ro­ble se­do­so, el ár­bol de Ju­dea, el Acer ne­gun­do y el Cres­pón. Cual­quie­ra de ellos da­rá mejores re­sul­ta­dos y no su­fri­rá con los nu­trien­tes del agua que us­ted sue­le uti­li­zar pa­ra el rie­go.

Ma­ría Emi­lia Mar­to­rel, de Gua­le­guay­chú, En­tre Ríos, re­ci­bió una plan­ta de re­ga­lo, cu­yo nom­bre le di­je­ron que es “Olea fra­gans”, con flo­res que tie­nen un ex­qui­si­to aro­ma. Pi­de ser ase­so­ra­da al res­pec­to, ya que no sa­be có­mo cui­dar­la.

Ma­ría Emi­lia, su plan­ta es lla­ma­da vul­gar­men­te “Oli­vo olo­ro­so” y su nom­bre cien­tí­fi­co es

Os­mant­hus fra­grans. Es un ar­bus­to de gran por­te que de­be per­ma­ne­cer, en lo po­si­ble, en tie­rras ri­cas en ma­te­ria or­gá­ni­ca, con ex­ce­len­te dre­na­je y buen rie­go. Re­sis­te has­ta un día com­ple­to de sol pa­ra pro­du­cir, en ve­rano, unas flo­res con de­li­ca­do per­fu­me que se em­plean en Chi­na pa­ra aro­ma­ti­zar el té. La es­pe­cie no aguan­ta la sequía ni los vien­tos fríos del sur, por lo que su­gie­ro pro­te­ger­la de esas con­di­cio­nes.

Éri­ca Bel­tra­me en­vía una fo­to­gra­fía de una plan­ta “que ha­ce un año que no flo­re­ce” y desea co­no­cer su nom­bre real.

Éri­ca, la plan­ta de la fo­to­gra­fía es un Jas­mi­num sam­bac, co­no­ci­da co­mo “Dia­me­la”, “Jaz­mín de Ara­bia” o “Jaz­mín dia­me­la”. Flo­re­ce en pri­ma­ve­ra si es­tá en tie­rras áci­das con ma­te­ria or­gá­ni­ca y al res­guar­do de las he­la­das.

Mar­ta Reu­te­mann, de Fe­li­cia, San­ta Fe,

cuen­ta: “Ten­go una Gli­ci­na que for­ma un em­pa­rra­do so­bre un pa­tio de hor­mi­gón ali­sa­do con are­na y ce­men­to. És­te se agrie­ta y le­van­ta las raí­ces. ¿Qué pue­do ha­cer pa­ra que las raí­ces de­jen de per­ju­di­car al pi­so?”

Mar­ta, la­men­ta­ble­men­te las raí­ces pe­ne­tra­ron de­ba­jo del sue­lo por­que en­con­tra­ron hu­me­dad sub­te­rrá­nea. In­ten­te cor­tar­las pa­ra que así de­jen de cre­cer y no em­pu­jen el sue­lo ha­cia arri­ba, co­mo lo hi­cie­ron has­ta aho­ra. Po­de la par­te aé­rea pa­ra com­pen­sar y rie­gue del la­do opues­to pa­ra in­cen­ti­var el cre­ci­mien­to de nue­vas raí­ces ha­cia el otro la­do.

Andrea Cep­pa­ro cuen­ta: “Ten­go ro­sa­les de dis­tin­tos co­lo­res. Al prin­ci­pio, los de flo­res ro­sa­das es­tán her­mo­sos, pe­ro con el tiem­po las flo­res lu­cen que­ma­das. Se ven pul­go­nes que tra­to de erra­di­car con ja­bón blan­co, pe­ro no pa­sa na­da. Que­dan las man­chas del ja­bón y los pul­go­nes si­guen allí”.

Andrea, los ro­sa­les de co­lor ro­sa­do son más pro­pen­sos a las pla­gas que los de to­na­li­dad ro­ja. El ja­bón blan­co re­sul­ta efi­cien­te pa­ra eli­mi­nar co­chi­ni­llas, pe­ro no pa­ra qui­tar pul­go­nes. Pa­ra ellos, su­gie­ro ro­ciar­los con un po­co de agua tó­ni­ca. Si ha­ce es­to, en 48 ho­ras ha­brán des­apa­re­ci­do los pul­go­nes sin con­ta­mi­nar el am­bien­te. Lo que le so­bra de agua tó­ni­ca, pue­de to­mar­lo con hie­lo en un día de ca­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.