Víncu­los: ma­dres e hi­jas, jun­tas a la par

En los úl­ti­mos años, el au­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da pro­vo­có gran­des cam­bios en es­ta re­la­ción tan es­pe­cial. Dos ex­per­tas nos cuen­tan por qué, le­jos de la his­te­ria y la com­pe­ten­cia, ma­dres e hi­jas tie­nen el don de cons­truir uni­ver­sos ale­gres y li­be­rad

La Voz del Interior - Rumbos - - Vida Cotidiana - POR GRETA KUS ILUSTRACIÓN TONY GANEM

El­sa y Adria­na to­dos los vier­nes van jun­tas a la fe­ria. Ca­mi­nan de la mano, des­pa­cio, y re­co­rren los pues­tos de fru­tas y ver­du­ras. Lle­gan tem­prano pa­ra po­der ele­gir los mejores pro­duc­tos y evi­tar las co­las in­ter­mi­na­bles del me­dio­día. Los sá­ba­dos, los nie­tos las van a vi­si­tar y ellas tie­nen la cos­tum­bre de pre­pa­rar tar­tas, pic­kles y la­sa­ñas. Las dos tie­nen el pe­lo cor­to y ru­bio, in­ter­cam­bian la ro­pa y com­par­ten la pa­sión por la co­ci­na y el ci­ne. De le­jos pa­re­cen hermanas; de cer­ca, la di­fe­ren­cia de edad se no­ta un po­co más, pe­ro no de­ma­sia­do. Los ve­ci­nos pien­san que son ami­gas o pri­mas. Pe­ro, en reali­dad, El­sa y Adria­na son ma­dre e hi­ja.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, la es­pe­ran­za de vi­da cre­ció un pro­me­dio de cin­co años se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. En nues­tro país, la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de los hom­bres es de 72,2 y de las mu­je­res, de 79,9, una de las más al­tas del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Es­to pro­vo­ca que las di­fe­ren­cias ge­ne­ra­cio­na­les

se acor­ten: ma­dres e hi­jas com­par­ten gustos, es­ti­los, cos­tum­bres e in­tere­ses. En mu­chos ca­sos, las dos son abue­las, es­tán ju­bi­la­das y tie­nen ro­les si­mi­la­res.

“Ma­má tie­ne 84 y yo 65, vi­vi­mos jun­tas des­de ha­ce cua­tro años”, cuen­ta Adria­na. “Cuan­do fa­lle­ció mi pa­dre, ma­má em­pe­zó con al­gu­nos pro­ble­mas en la ca­de­ra y ne­ce­si­ta­ba ayu­da en la ca­sa. Soy di­vor­cia­da, mis hi­jos ya son gran­des y tie­nen sus pro­pias fa­mi­lias, yo es­ta­ba alquilando un de­par­ta­men­to y vi­vien­do so­la, no te­nía mu­cho sen­ti­do, así que de­ci­dí mu­dar­me a su ca­sa. So­mos muy com­pa­ñe­ras, la ve­jez nos unió más que nun­ca”, di­ce en­tre ri­sas.

Freud ase­gu­ra­ba que el víncu­lo más com­ple­jo que exis­te en­tre las per­so­nas es el de ma­dre e hi­ja. El uni­ver­so fe­me­nino, se­gún el pa­dre del psi­coa­ná­li­sis, se ca­rac­te­ri­za por te­jer re­des de cul­pa, com­pe­ten­cia vo­raz, his­te­ria, amor y odio. Sin em­bar­go, es­to no siem­pre es así y, aun­que el dis­cur­so pa­triar­cal se es­fuer­ce por na­tu­ra­li­zar la ri­va­li­dad en­tre mu­je­res, exis­ten mu­chí­si­mos ca­sos en los que la re­la­ción en­tre ma­dres e hi­jas –y nie­tas y abue­las–es una for­ma de cons­truir, de en­con­trar la fuer­za pa­ra sa­lir ade­lan­te en tiem­pos di­fí­ci­les y de ex­pan­dir la ale­gría en los bue­nos mo­men­tos. Le­jos de as­fi­xiar, libera; y en vez de com­pe­tir, las mu­je­res com­par­ten ex­pe­rien­cias, an­gus­tias y de­seos.

“Cuan­do fui ma­dre, en­ten­dí mu­chas co­sas de mi ma­má que an­tes me enoja­ban y me dis­tan­cia­ban. Nun­ca tu­vi­mos un buen víncu­lo, pe­ro du­ran­te mi pri­mer em­ba­ra­zo ella me acom­pa­ñó, me con­tu­vo y, de a po­co, pu­di­mos acer­car­nos y vol­ver a ti­rar las cartas”, di­ce Clau­dia, de 57 años. “Hoy las dos so­mos abue­las. Yo de Bau­ti, un be­bé pre­cio­so que aca­ba de cum­plir un año, del que ella es bi­sa­bue­la; y mi ma­dre, de mis tres hi­jos va­ro­nes. La ver­dad es que aho­ra la sien­to más co­mo una ami­ga, com­par­ti­mos tar­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.