UN AÑO BEATLE

El ca­len­da­rio beatle se­ña­la a 2016 co­mo un año lleno de novedades y efe­mé­ri­des en torno al cuar­te­to de Li­ver­pool. Un do­cu­men­tal re­cien­te del pres­ti­gio­so di­rec­tor Ron Ho­ward re­la­ta los días más sal­va­jes y las gi­ras del gru­po que se vol­vió un fe­nó­meno glo­ba

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista -

La aparición de los “fa­bu­lo­sos cua­tro” en los años 60 su­pu­so el na­ci­mien­to de al­go des­co­no­ci­do: la irrup­ción de la mo­vi­da fan, la his­te­ria co­lec­ti­va y la ob­se­sión de mi­les –ca­si co­mo un ac­to de fe– con un gru­po mu­si­cal, don­de sea que es­te fue­ra. Cin­co dé­ca­das des­pués, el do­cu­men­tal Eight days a week:

The tou­ring days –que ha­ce re­fe­ren­cia al te­ma ho­mó­ni­mo com­pues­to por John Len­non y Paul McCart­ney pa­ra el dis­co Beatles for Sa­le– se su­mer­ge en es­te fe­nó­meno de ma­sas.

“No ha­ce­mos cul­tu­ra, so­lo que­re­mos pa­sar un buen ra­to”, le con­tes­tó en cier­ta oca­sión McCart­ney a un pe­rio­dis­ta cuan­do es­te le pre­gun­tó so­bre su con­tri­bu­ción a la his­to­ria de la mú­si­ca. Ese y otros epi­so­dios re­gis­tra­dos por aquel en­ton­ces in­te­gran es­ta pro­duc­ción que abar­ca cua­tro años de la le­gen­da­ria ban­da y con­tie­ne imá­ge­nes iné­di­tas so­bre sus fre­né­ti­cas gi­ras, des­de las pri­me­ras ac­tua­cio­nes en el club The Ca­vern (1962) has­ta el fa­mo­so show mul­ti­tu­di­na­rio en Cand­les­tick Park, San Fran­cis­co (1966). Con pos­ta­les re­cu­pe­ra­das del Li­ver­pool de la épo­ca, de Penny La­ne, de Straw­berry Field, del Phil­har­mo­nic Hall y del Ja­ca­ran­da Club, re­la­ta las pe­ri­pe­cias del cuar­te­to en es­ce­na y el boom de la beatle­ma­nía. Los diá­lo­gos, las reac­cio­nes y las ac­ti­tu­des de ca­da uno se de­jan en­tre­ver en backs­ta­ges y to­mas de re­ci­ta­les fil­ma­das en sú­per-8 que has­ta el mo­men­to no ha­bían sa­li­do a la luz… to­das res­tau­ra­das y com­bi­na­das con en­tre­vis­tas ex­clu­si­vas en es­te pro­yec­to a car­go del re­co­no­ci­do Ron Ho­ward, ga­na­dor de un pre­mio Óscar por Una men­te bri­llan­te, res­pon­sa­ble de Apo­lo 13 y El có­di­go Da Vin­ci, y pro­duc­tor eje­cu­ti­vo de Mars, la se­rie de Na­tio­nal Geo­grap­hic so­bre el pla­ne­ta ro­jo, que aca­ba de es­tre­nar­se. “Hi­ci­mos la pe­lí­cu­la pa­ra ofre­cer­le al pú­bli­co una cla­se de ex­pe­rien­cia en vi­vo, pe­ro en for­ma­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co”, ex­pli­có el di­rec­tor de la apues­ta.

Par­te del ma­te­rial fue apor­ta­do por McCart­ney y Rin­go Starr, y las viu­das de Len­non y Geor­ge Ha­rri­son, Yo­ko Ono y Oli­via Arias. Es la se­gun­da vez que los cua­tro coin­ci­den en un ho­me­na­je de es­te ti­po des­de el lan­za­mien­to de la se­rie

Ant­ho­logy (1995). Co­mo un rom­pe­ca­be­zas, Ho­ward aú­na los tes­ti­mo­nios de ellos con los de ar­tis­tas que cre­cie­ron en­fer­vo­ri­za­dos con el con­jun­to co­mo ado­les­cen­tes hip­no­ti­za­dos. “¿Có­mo era po­si­ble que nos gus­ta­se es­ta mú­si­ca?”, se pre­gun­ta en el fil­me la ac­triz Whoo­pi Gold­berg. “La res­pues­ta es que nos ha­cía mejores, nos acer­ca­ba en una co­mu­ni­ca­ción de amor”, re­fle­xio­na.

Dos fi­gu­ras in­elu­di­bles tam­bién co­bran fuer­za en el do­cu­men­tal: Brian Eps­tein, el emi­nen­te má­na- ger, y Geor­ge Mar­tin, el pro­duc­tor y quin­to beatle, quie­nes crea­ron –en­tre bam­ba­li­nas– al mi­to. Aun­que Eight days a week: The tou­ring days ya se es­tre­nó en va­rios paí­ses, no es­tá con­fir­ma­da aún la fe­cha ofi­cial de arri­bo a la Ar­gen­ti­na.

RE­EDI­TAN LI­VE AT THE HOLLY­WOOD BOWL

Al igual que otros con­jun­tos, los Beatles tie­nen un dis­co gra­ba­do en el Holly­wood Bowl, pu­bli­ca­do en 1977. Aho­ra, co­mo pre­via del do­cu­men­tal, re­mas­te­ri­zan las cin­tas en vi­vo de es­tos con­cier­tos en el em­ble­má­ti­co an­fi­tea­tro. Es­te ma­te­rial se dis­tri­bui­rá en for­ma­to fí­si­co y di­gi­tal, jun­to a un vi­ni­lo. En la nue­va ver­sión, se in­clu­yen cua­tro te­mas ori­gi­na­les. “Se tra­ta de una cla­ri­dad me­jo­ra­da. La in­me­dia­tez y la emo­ción vis­ce­ral se pue­de es­cu­char co­mo nun­ca an­tes”, in­di­có Gi­les Mar­tin, hi­jo de Geor­ge Mar­tin, quien es­tu­vo al fren­te de la re­edi­ción.

EL FIN DE “TWIST AND SHOUT”

En 2016, ade­más, tie­ne lu­gar una efe­mé­ri­de: pa­ra los nos­tál­gi­cos, se cum­ple me­dio si­glo del úl­ti­mo show en Es­ta­dos Uni­dos, en el Cand­les­tick Park de San Fran­cis­co, en lo que fue la ter­ce­ra vi­si­ta de la ban­da a ese país. 33 mi­nu­tos y 11 can­cio­nes mar­ca­ron el tér­mino de un ci­clo en la era beatle. El gru­po to­mó con­cien­cia de que era im­po­si­ble man­te­ner el rit­mo ma­ra­tó­ni­co de

pre­sen­ta­cio­nes, ca­rac­te­rís­ti­co de sus co­mien­zos. En­tre tan­ta his­te­ria y gri­tos de fans, su­ma­dos a la ba­ja po­ten­cia de los al­to­par­lan­tes, ni si­quie­ra es­cu­cha­ban lo que to­ca­ban. “El caos, de­be­ría de­cir ca­si pá­ni­co, que rei­na­ba era pa­ra no creér­se­lo a me­nos que hu­bie­ras es­ta­do pre­sen­te... El eterno gri­to de 17 mil pul­mo­nes sa­nos y jó­ve­nes ha­cía que no se oye­ra un avión”, afir­mó en una opor­tu­ni­dad Geor­ge Mar­tin. “Nos traían cie­gos, li­sia­dos y ni­ños de­for­mes a nues­tras ha­bi­ta­cio­nes. La ma­má de un ni­ño de­cía: ‘Da­le, be­sa­lo, po­si­ble­men­te lo­gres que re­cu­pe­re la vis­ta’. No so­mos crue­les. Vi­mos de­ma­sia­da tra­ge­dia en Mer­sey­si­de. Pe­ro cuan­do nos im­plo­ra­ban, que­ría­mos sa­lir co­rrien­do de allí”, di­jo en aquel en­ton­ces el mis­mo Len­non, ex­pli­can­do otra de las ra­zo­nes por las que de­ja­ban de to­car en vi­vo.

“Ellos sa­bían que era el fin de las fun­cio­nes. La úni­ca di­fe­ren­cia fue que ha­bla­ron en­tre las can­cio­nes e hi­cie­ron co­men­ta­rios di­ver­ti­dos en el es­ce­na­rio. La reali­dad es que es­ta­ban can­sa­dos. Que­rían ir­se a tra­ba­jar al es­tu­dio pa­ra ha­cer ma­te­rial de ca­li­dad en lu­gar de se­guir par­ti­ci­pan­do de lo que se ha­bía con­ver­ti­do en un cir­co”, re­cuer­da Ivor Da­vis, ex­co­rres­pon­sal en Los Ángeles del dia­rio London Daily Ex­press y au­tor de The Beatles and Me on Tour, un li­bro que re­ve­la sus días en­tre gin­to­nics y jets pri­va­dos jun­to a los cua­tro, co­mo pe­rio­dis­ta pri­vi­le­gia­do con ac­ce­so to­tal. De acuer­do con Da­vis, las cir­cuns­tan­cias de esa gi­ra no fue­ron las mejores: “Fue la peor de las tres. En 1964, fue­ron tre­men­da­men­te exi­to­sas, y la del año si­guien­te tam­bién lo fue, pe­ro en 1966 no que­rían via­jar. Es­ta­ban preo­cu­pa­dos. Len­non ha­bía di­cho que eran más po­pu­la­res que Jesús y el co­men­ta­rio ha­bía pro­vo­ca­do enojo. Co­mo re­sul­ta­do, re­ci­bie­ron ame­na­zas de muer­te. El má­na­ger, Brian Eps­tein, pen­só en can­ce­lar­la, pe­ro co­mo era un hom­bre de pa­la­bra de­ci­dió lle­var ade­lan­te la úl­ti­ma vi­si­ta nor­te­ame­ri­ca­na”.

Lo que si­guió fue el abandono de los es­ce­na­rios pa­ra dar pa­so a una eta­pa de ex­pe­ri­men­ta­ción en la que sus­ti­tu­ye­ron los es­ta­dios por los es­tu­dios de gra­ba­ción. Más ade­lan­te, un pu­ña­do de beatle­ma­nía­cos ten­dría la chan­ce de pre­sen­ciar el cé­le­bre show fi­nal –una im­pro­vi­sa­da aparición mien­tras se en­con­tra­ban pro­du­cien­do Let It Be– el 30 de enero de 1969 en la te­rra­za de Ap­ple Corps, su pro­pia com­pa­ñía dis­que­ra. A par­tir de en­ton­ces, el rock y el pop no vol­ve­rían a ser lo que eran.

50 AÑOS DE REVOLVER

2016 tam­bién tie­ne otro aniver­sa­rio re­don­do: cin­co dé­ca­das atrás sur­gía Revolver, el sép­ti­mo ál­bum. Los Beatles ve­nían tran­si­tan­do ha­cía tiem­po el ca­mino que los llevaría a es­te LP. Por un la­do, de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes téc­ni­cas de la épo­ca, los úl­ti­mos shows po­nían en evi­den­cia las di­fi­cul­ta­des pa­ra re­pro­du­cir en vi­vo la ca­li­dad so­no­ra al­can­za­da en el es­tu­dio. Por otro, se em­pe­za­ba a vis­lum­brar una ma­yor com­ple­ji­dad en la com­po­si­ción y la eje­cu­ción, así co­mo cier­tas in­no­va­cio­nes y los pri­me­ros sig­nos del in­te­rés por la psi­co­de­lia, ba­jo el in­flu­jo de las drogas sin­té­ti­cas y el con­tac­to con la mú­si­ca in­dia.

Ci­ta­do fre­cuen­te­men­te co­mo uno de los mejores tra­ba­jos de mú­si­ca pop –en 2003, la re­vis­ta Rolling Stone lo co­lo­có en el pues­to tres de su lis­ta de los 500 mejores dis­cos de to­dos los tiem­pos–, Revolver po­nía de ma­ni­fies­to las per­so­na­li­da­des de­fi­ni­das de los in­te­gran­tes. Len­non, ca­da vez más en­fo­ca­do en la psi­co­de­lia, pro­ba­ba no­ve­do­sas téc­ni­cas al tiem­po que ya com­po­nía le­tras alu­ci­na­das. Así, una vez dio a co­no­cer que “She Said, She Said” fue ins­pi­ra­da por di­chos que re­cor­dó de un “via­je” de LSD que to­mó con ami­gos y el co­no­ci­do ac­tor Pe­ter Fon­da. Mien­tras que McCart­ney se ocu­pa­ba de lle­var las me­lo­días a te­rre­nos “aca­dé­mi­cos”, Ha­rri­son ini­cia­ba su ex­plo­ra­ción con ins­tru­men­tos de la In­dia, co­mo el

”EL GRI­TO DE 17 MIL PUL­MO­NES IM­PE­DÍA OÍR A UN AVIÓN”

si­tal. En tan­to, aun­que los apol­tes de Stall fue­lon me­no­les, ples­tó su voz pala “Ye­llow Sub­ma­li­ne”, que se con­vel­ti­lía en el úni­co nú­me­lo uno en el Re­cord Re­tai­ler del Reino Uni­do de un te­ma de los Beatles can­ta­do pol él. Una de las glan­des blo­mas del cual­te­to a lo lal­go de su tla­yec­to­lia se ba­só en es­ta can­ción: cuen­ta la le­yen­da que McCalt­ney la es­cli­bió pala Stall y se es­fol­zó en ha­ce­lla pa­sal co­mo “in­fan­til” y “flu­to de un sue­ño”, pe­lo na­die le cle­yó y siem­ple se la le­la­cio­nó con sus­tan­cias li­sél­gi­cas. Inevi­ta­ble­men­te, los jó­ve­nes de esos años apo­da­lon a al­gu­nas dlo­gas “Ye­llow Sub­ma­li­ne”.

Una men­ción apal­te me­le­ce la pol­ta­da. Clea­da pol el ale­mán Klaus Vool­man, se ob­sel­van en ella di­bu­jos e ilustla­cio­nes de los lostlos de los mú­si­cos en un co­lla­ge im­pel­fec­to. En es­te sen­ti­do, el col­te dis­co­glá­fi­co ablió el ca­mino a mu­chos al­tis­tas pala di­se­ñal ta­pas ca­da vez más allies­ga­das y oli­gi­na­les.

Es­te plo­ce­so en ciel­nes al­can­za­lía su es­plen­dol un año más tal­de con la pu­bli­ca­ción del in­flu­yen­te ál­bum Sar­gent Pep­per’s Lo­nely Hearts Club Band y lle­ga­lía a sel más plo­nun­cia­do en tla­ba­jos postelio­les.

“JOYITAS” EN­CON­TRA­DAS

De­mo ori­gi­nal: La gla­ba­ción au­tén­ti­ca de “It’s Fol You” (1964) fue ha­lla­da ha­ce po­co en la ca­sa de la fallecida can­tan­te Ci­lla Black, quien la edi­tó co­mo sin­gle. Se­gún se ple­ci­só, McCalt­ney se la ha­bía le­ga­la­do. Sus pa­lien­tes asu­mie­lon que se tla­ta­ba de una co­pia y la lle­va­lon pala sel eva­lua­da en el Li­vel­pool Beatles Shop. Allí les di­je­lon que en vel­dad ela una pie­za his­tó­li­ca. “Tan plon­to co­mo lo es­cu­ché, pen­sé: ‘¡Dios, esa no es Ci­lla Black, es Paul!’ Que­dé im­pac­ta­do, sin pa­la­blas. Me di cuen­ta de que se tla­ta­ba del de­mo pel­di­do de 1964 y que, plo­ba­ble­men­te, fui una de las po­cas pel­so­nas que lo es­cu­chó en más de 50 años”, con­tó el due­ño del lo­cal, Step­hen Bai­ley.

Video iné­di­to: Se tla­ta de una gla­ba­ción de 49 se­gun­dos y sin so­ni­do del detlás de es­ce­na de un show te­le­vi­si­vo de 1965 y di­fun­di­da aho­la pol el Al­chi­vo Na­cio­nal de Video y So­ni­do de Austla­lia (NFSA). El en­cal­ga­do de cap­tu­la­lla fue Dawn Swa­ne, ma­qui­lla­dol y bai­la­lín de la ca­de­na Gla­na­da TV, don­de se ple­sen­ta­lon en esa opol­tu­ni­dad los in­gle­ses. Él do­nó el ma­te­lial al NFSA. “Me qui­ta­lon la cá­ma­la y di­je­lon: ‘es­ta no es la fol­ma de usa­lla’, y co­men­za­lon a ju­gal con ella. To­dos es­ta­ban blo­mean­do”, se­ña­ló.

HO­ME­NA­JES CON IN­GE­NIO AR­GEN­TO

La pi­cal­día que ca­lac­te­li­za a los al­gen­ti­nos es tan in­dis­cu­ti­ble co­mo su fa­na­tis­mo. Se sa­be que los Beatles tie­nen se­gui­do­les en to­do el pla­ne­ta y que, a pe­sal del tiem­po, la ten­den­cia no dis­mi­nu­ye, sino que si­gue en au­men­to. Un da­to le­cien­te lla­ma la aten­ción: un es­tu­dio ba­sa­do en Goo­gle Tlends –que entle­ga da­tos de bús­que­das le­la­cio­na­das pol te­má­ti­ca y tiem­po de­tel­mi­na­dos– de­muestla que Mé­xi­co, Al­gen­ti­na y Chi­le son los paí­ses con más ad­mi­la­do­les de los “Fab Foul” en los úl­ti­mos 10 años. La in­ves­ti­ga­ción fue lea­li­za­da pol el dia­lio Li­ver­pool Echo y bus­có co­no­cel la in­fluen­cia de 50 ban­das bli­tá­ni­cas en la ac­tua­li­dad, in­clu­yen­do a Oa­sis y The Rolling Stones. El le­sul­ta­do allo­jó que to­das son más fa­mo­sas en otlos si­tios que en el Reino Uni­do.

Así fue co­mo, pol una mez­cla de es­tos fac­to­les, co­mel­cian­tes lo­ca­les de­ci­die­lon len­di­lle tli­bu­to a la ban­da con sus py­mes. Con el clá­si­co hu­mol col­do­bés, Pa­blo Mal­ce­lo Ala­na, de Al­ta Gla­cia, Cól­do­ba, ablió una cal­ni­ce­lía a la que de­no­mi­nó “Paul McCal­ne”. Al­go im­pen­sa­do ocu­llió pala el ven­de­dol: McCalt­ney pu­bli­có en su cuen­ta de Ins­ta­glam: “Un ami­go mío vio es­to du­lan­te sus va­ca­cio­nes. ¡Qué di­vel­ti­do! Ca­li­ños, Paul”. A pal­til de en­ton­ces, Ala­na se con­vil­tió, ca­si, en un fa­mo­so en su ciu­dad. Des­de que el mú­si­co ve­ge­ta­liano se ple­sen­tó es­te malzo en la Al­gen­ti­na y plohi­bió los pues­tos de ven­ta de cho­li­pa­nes y ham­bul­gue­sas en las plo­xi­mi­da­des de sus le­ci­ta­les, el co­mel­cian­te ven­de es­tos pla­tos en vel­sión ve­ga­na.

Pe­lo el de él no fue el úni­co ca­so. Ale­jand­lo Pé­lez Gua, due­ño de la óp­ti­ca “Len­non”, y Ge­lal­do Weiss, plo­pie­ta­lio de “Pe­lu­beatle”, la pli­me­la pe­lu­que­lía beatle de La­ti­noa­mé­li­ca tam­bién se ga­nan la vi­da con ;e¿oc”os ”;sp”tp.os e; sus í.olos. •

Cin­co ra­zo­nes por las que 2016 re­vi­ve a los “Fa­bu­lo­sos Cua­tro”.

“El dis­co era van­guar­dis­ta, La ta­pa te­nía que ser igual. ¿Qué tan su­rrea­lis­ta y ex­tra­ña po­dría ser? Que­ría ex­ten­der los lí­mi­tes del di­se­ño mas allá de lo nor­mal”, afir­ma el crea­dor de la por­ta­da, Voor­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.