LAS OTRAS ES­TRE­LLAS DEL CO­LÓN

Nues­tro tea­tro más im­por­tan­te –ter­ce­ro en el mun­do por su acús­ti­ca– es un te­so­ro por des­cu­brir. En los sub­sue­los del mag­ní­fi­co edi­fi­cio, un ba­ta­llón de ar­tis­tas se en­tre­ga a la pa­sión de co­ser y bor­dar tra­jes, pei­nar pe­lu­cas, mar­ti­llar sue­las y le­van­tar d

La Voz del Interior - Rumbos - - Zoom - Por Die­go Igal Fotos Fe­de Lo­pez Cla­ro

Por el ir y ve­nir in­ce­san­te, po­dría ser un hor­mi­gue­ro. Pe­ro se es­cu­chan vo­ces hu­ma­nas que pre­gun­tan cues­tio­nes ba­na­les y ri­sas que ta­pan las res­pues­tas. Por los gri­tos le­ja­nos, puer­tas que se abren y cie­rran y los pa­sos que for­man un rui­do que ali­ge­ra el ron­qui­do per­ma­nen­te de má­qui­nas, se con­fun­di­ría con un trans­atlán­ti­co. Sin em­bar­que go, se ven pa­re­des de hor­mi­gón, ven­ta­nas al cie­lo, es­ca­le­ras de ma­te­rial y un tem­blor que pa­re­ce un olea­je vio­len­to y es ape­nas el trán­si­to de vehícu­los que, en la su­per­fi­cie, co­rren una ca­rre­ra sin pre­mios.

Ahí aba­jo es­tá el co­ra­zón, el mo­tor, el de­trás de la es­ce­na que su­ce­de arri­ba y cons­ti­tu­ye otro es­ce­na­rio, ubi­ca­do en los sub­sue­los, en el que de­ce­nas de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res no in­ter­pre­tan pa­pe­les, sino llevan ade­lan­te el ofi­cio de co­ser tra­jes y ves­ti­dos del si­glo pa­sa­do; bor­dar de­ta­lles o pei­nar pe­lu­cas de per­so­na­jes li­te­ra­rios; pe­gar cue­ros o mar­ti­llar sue­las de pies ima­gi­na­rios que cal­za­rán otros reales; cor­tar y cla­var ma­de­ras pa­ra edi­fi­car mun­dos fic­ti­cios pa­ra que, al fin y al ca­bo, otros ar­tis­tas –can­tan­tes lí­ri­cos, ba­rí­to­nos, so­pra­nos– ter­mi­nen la lí­nea de mon­ta­je que con­vier­te a es­te lu­gar en úni­co en el mun­do.

Por­que el Tea­tro Co­lón, que de él se ha­bla, es­tá en­tre las cin­co mejores sa­las del mun­do y en­tre las tres en cuan­to a la acús­ti­ca. Pe­ro lo que no tie­ne com­pe­ten­cia es aque­llo que es­tá ba­jo el in­men­so y be­llí­si­mo es­ce­na­rio: los ta­lle­res que rea­li­zan to­do lo que se sube a es­ce­na y dan vi­da a una ver­sión de Mac­beth de Giu­sep­pe Verdi –so­bre el clá­si­co de William Sha­kes­pea­re– que so­lo en ves­tua­rio im­pli­ca ves­tir y pro­du­cir a dos elen­cos de 200 per­so­nas, más los de­co­ra­dos com­ple­tos, or­na­men­ta­cio­nes y un am­plio et­cé­te­ra.

Tan má­gi­co es es­te lu­gar, que ha­ce unas se­ma­nas el gobierno por­te­ño sor­teó un pa­se es­pe­cial pa­ra co­no­cer los lu­ga­res se­cre­tos que no es­tán en la re­co­rri­da con­ven­cio­nal que ca­si to­dos los días del año ha­cen unas 900 per­so­nas. Esa vi­si­ta ha­bi­tual in­clu­ye el fo­yer (el im­po­nen­te hall de ac­ce­so en do­ble al­tu­ra

do­mi­na­do por una es­ca­le­ra de ho­nor con már­mo­les de co­lo­res y co­ro­na­do por vi­tra­les fran­ce­ses); la ga­le­ría de bus­tos (don­de tam­bién se rea­li­zan con­cier­tos de mú­si­ca de cá­ma­ra, con­fe­ren­cias y ex­po­si­cio­nes); el pal­co ofi­cial, por el que pa­sa­ron man­da­ta­rios na­cio­na­les y ex­tran­je­ros de to­dos los tiem­pos y, por su­pues­to, la sa­la, con el es­ce­na­rio más im­por­tan­te del país y una acús­ti­ca que ha­ce unos años fue ele­gi­da co­mo la me­jor (de­trás de Vie­na y Bos­ton) en una encuesta rea­li­za­da por Leo Be­ra­nek en­tre 22 di­rec­to­res de to­do el mun­do.

Ade­más, a par­tir de otra ini­cia­ti­va mu­ni­ci­pal re­cien­te, fue ele­gi­do co­mo sa­lón de ¡ca­sa­mien­tos! en una vo­ta­ción de 45 mil per­so­nas. El pri­vi­le­gio, que pa­ra mu­chos en­gro­sa la po­lé­mi­ca de al­qui­lar­lo pa­ra fies­tas pri­va­das, lo go­za­rán ape­nas en­tre diez y quin­ce pa­re­jas el pró­xi­mo 5 de di­ciem­bre.

En es­ta manzana ubi­ca­da a me­tros del Obe­lis­co, con una tem­po­ra­da que arran­ca en los pri­me­ros días de mar­zo y cul­mi­na en los pos­te­rio­res a Na­vi­dad, fun­cio­na ade­más un ins­ti­tu­to don­de se dic­tan las ca­rre­ras de Dan­za, Can­to, Aca­de­mia Or­ques­tal, Di­rec­ción Es­cé­ni­ca de ópe­ra, Pre­pa­ra­ción mu­si­cal de ópe­ra y Ca­rac­te­ri­za­ción, y un Cen­tro de Ex­pe­ri­men­ta­ción con sa­la pro­pia que da ca­bi­da a la van­guar­dia.

La se­mi­lla de un sue­ño

En 1908, el tea­tro abrió las puer­tas en su si­tio ac­tual, pe­ro ve­nía de fun­cio­nar, en­tre 1857 y 1888, fren­te a Pla­za de Ma­yo, en los te­rre­nos don­de hoy se le­van­ta la ca­sa ma­triz del Ban­co Na­ción. La cons­truc­ción de­mo­ró 18 años y tu­vo sus

vai­ve­nes: la pie­dra fun­da­men­tal se co­lo­có el 25 de ma­yo de 1890 con la idea de inau­gu­rar­lo dos años más tar­de. El pro­yec­to ini­cial fue en­car­ga­do al ar­qui­tec­to ita­liano Fran­ces­co Tam­bu­ri­ni, quien mu­rió en 1891; y aun­que las obras con­ti­nua­ron a car­go de su so­cio y co­te­rrá­neo, el ar­qui­tec­to Víc­tor Meano (res­pon­sa­ble de otra jo­ya ar­qui­tec­tó­ni­ca co­mo es el pa­la­cio del Con­gre­so Na­cio­nal), so­bre­vi­nie­ron pro­ble­mas eco­nó­mi- cos que fre­na­ron el tra­ba­jo du­ran­te diez años a par­tir de 1894. Co­mo Meano mu­rió en 1904, el gobierno le en­car­gó ter­mi­nar la cons­truc­ción al bel­ga Ju­les Dor­mal. Fi­nal­men­te, el tea­tro fue inau­gu­ra­do en 1908.

Sin em­bar­go, los ta­lle­res re­cién se crea­rían en 1938 y cre­ce­rían has­ta la es­truc­tu­ra om­ni­po­ten­te que hoy com­pren­de car­pin­te­ría (ma­qui­na­ria y uti­le­ría); es­cul­tu­ra y mol­du­ra; es­ce­no­gra­fía; he­rre­ría; lu­mi­no­tec- nia; mon­ta­je; pin­tu­ra y ar­te­sa­nía tea­tral; y ves­tua­rio (sas­tre­ría, pe­lu­que­ría y za­pa­te­ría), en­tre otros.

Car­los Pérez, se­gun­do je­fe de sas­tre­ría y con 25 años de an­ti­güe­dad en el tea­tro, ex­pli­ca que allí tra­ba­jan unas 60 per­so­nas, que cor­tan y con­fec­cio­nan des­de el mo­men­to en que el di­se­ña­dor lle­va los fi­gu­ri­nes has­ta el es­treno de la obra, al­go que de­mo­ra en­tre un mes y 20 días. •

SASTRECILLOS­per­so­nas ela­bo­ra­dos cor­tan ves­tua­rios VALIENTES.y con­fec­cio­nan(tra­jes, Unas 60 ves­ti­dos, ma­llas y tam­bién to­do ti­po de sombreros y ac­ce­so­rios) se­gún las in­di­ca­cio­nes del di­se­ña­dor. Es­ta la­bor esen­cial y a con­tra­rre­loj sue­le de­mo­rar en­tre 20 días y un mes, has­ta la fe­cha del es­treno.

ES­TOY EN TUS ZA­PA­TOS. En los ta­lle­res del Co­lón na­da es­tá li­bra­do al azar. En­tre me­sas rús­ti­cas y es­tan­tes, los ex­per­tos se en­tre­gan a dia­rio al ar­te de pe­gar cue­ros y dar­les for­ma en pies de ma­de­ra. Así na­cen, con es­me­ro, los pre­cio­sos cal­za­dos que usan los ar­tis­tas en es­ce­na.

EL TEA­TRO ES UN DI­BU­JO. Pie­zas de ar­te en sí mis­mas, los fi­gu­ri­nes les sir­ven a los ar­tis­tas que tra­ba­jan en el sub­sue­lo del Co­lón, co­mo guías pa­ra ela­bo­rar los es­plén­di­dos ves­tua­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.