Mis­te­rio en­tre rie­les

Des­con­cier­to, suspenso y una fre­né­ti­ca bús­que­da se en­tre­mez­clan en La chi­ca del tren, el bes­tse­ller del mo­men­to.

La Voz del Interior - Rumbos - - Intro - POR AGUS­TI­NA DEVINCENZI

La chi­ca del tren, que en­ca­be­za ha­ce me­ses las lis­tas de los más ven­di­dos en Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do e in­clu­so la Ar­gen­ti­na, aca­ba de arri­bar a los ci­nes del país. Lue­go de su di­vor­cio, des­em­plea­da y su­mi­da en el al­coho­lis­mo, to­dos los días Ra­chel si­mu­la ir a su tra­ba­jo y pa­sa con el tren por su vie­ja ca­sa, habitada por su exes­po­so y su nue­va fa­mi­lia. Tra­tan­do de no con­cen­trar­se en ellos, fan­ta­sea con la vi­da idí­li­ca de Me­gan y Scott, una pa­re­ja que ve des­de la ven­ta­ni­lla. Has­ta que un día, Ra­chel se des­pier­ta cu­bier­ta de san­gre y he­ri­das, sin re­cor­dar la no­che an­te­rior. Y en los me­dios, una shoc­kean­te no­ti­cia: Me­gan ha des­apa­re­ci­do. Tres na­rra­do­res, tres pun­tos de vis­ta y sal­tos en el tiem­po le dan di­na­mis­mo a es­te th­ri­ller que avan­za a rit­mos di­fe­ren­tes, co­mo un via­je: con tra­mos en que la ve­lo­ci­dad ba­ja por­que se vie­ne una cur­va, y con lap­sos que se vuel­ven ver­ti­gi­no­sos y ten­sos por­que hay que lle­gar con po­ten­cia a una pa­ra­da. A lo lar­go de 491 pá­gi­nas, Haw­kins cons­tru­ye un ca­mino de hue­cos, mo­men­tos con­fu­sos y de­ta­lles que con­du­cen a un fi­nal emo­cio­nan­te e ines­pe­ra­do. La vir­tud de la au­to­ra ra­di­ca en el uso de las pis­tas fal­sas. El lec­tor in­tu­ye quién es el cul­pa­ble des­de el ini­cio, pe­ro lue­go em­pie­za a sos­pe­char de otro. Y de otro. Así, has­ta el fi­nal. Es el ejem­plo per­fec­to de lo que los an­glo­sa­jo­nes lla­man “pa­sa­pá­gi­nas”: su ni­vel de adic­ción es muy al­to. Un éxi­to ro­tun­do, que no es­ta­ba pre­me­di­ta­do.

La chi­ca del tren Paula Haw­kins Pla­ne­ta $ 350

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.