“El fa­na­tis­mo de Orien­te se fo­men­ta en Oc­ci­den­te”

For­ma­do en el icó­ni­co Ins­ti­tu­to Di Te­lla, Al­fre­do Arias es uno de los dra­ma­tur­gos más re­co­no­ci­dos de Eu­ro­pa, aun­que en la Ar­gen­ti­na no go­za de ese pri­vi­le­gio. Afin­ca­do en París ha­ce más de cua­tro dé­ca­das, es­te wor­kaho­lic de 72 años, Co­men­da­dor de las Ar­te

La Voz del Interior - Rumbos - - Entrevista - POR JA­VIER FIRPO FO­TOS PE­DRO LÁ­ZA­RO FER­NÁN­DEZ

La vi­da del au­tor, rea­li­za­dor y di­rec­tor Al­fre­do Arias en París, don­de es­tá ra­di­ca­do ha­ce más de cua­ren­ta años, es tan in­ten­sa, aje­trea­da y lle­na de pro­yec­tos, que ima­gi­nar su re­gre­so al país, a los 72 años, es más que im­po­si­ble. El ar­tis­ta ar­gen­tino, con­de­co­ra­do co­mo Co­men­da­dor de las Ar­tes y las Le­tras en Fran­cia, y na­da me­nos que po­see­dor del an­he­la­do Pre­mio Mo­lie­re, es co­no­ci­do por su for­ma­ción en el Ins­ti­tu­to Di Te­lla, por pues­tas de Sha­kes­pea­re, Ge­net, Co­pi, Sar­tre o Mis­hi­ma, y por pie­zas pro­pias co­mo Fa­mi­lia de ar­tis­tas, Mor­ta­de­la, Des­hon­ra­da y Ci­ne­lan­dia.

En el Vie­jo Con­ti­nen­te, y so­bre to­do en la ca­pi­tal fran­ce­sa, es un ba­luar­te del mun­do cul­tu­ral –tea­tro, ci­ne y ópe­ra-, pe­ro no lo­gró ser pro­fe­ta en su tie­rra: la Ar­gen­ti­na. “No es al­go que me qui­te el sue­ño. Dis­fru­to ve­nir a mi país y ca­mi­nar en me­dio de la in­di­fe­ren­cia ge­ne­ral”, le di­ce a Rum­bos. Sos co­no­ci­do y va­lo­ra­do en París, Lon­dres, Ro­ma, Ber­lín, pe­ro en la Ar­gen­ti­na po­cos tie­nen idea de tus tra­ba­jos… Es que yo no bus­co nin­gún re­co­no­ci­mien­to. No me in­tere­sa mos­trar una tar­je­ta o ex­pli­car quién soy o qué hi­ce. Yo el re­co­no­ci­mien­to lo ten­go, lo sien­to, no lo re­cla­mo, y no qui­sie­ra de­jar esa pos­tu­ra.

"Yo era un chi­co que pe­día ser ar­tis­ta Y me man­da­ron al li­ceo mi­li­tar."

¿Es una ne­ce­si­dad ve­nir a la Ar­gen­ti­na a es­tre­nar tu ma­te­rial? Es al­go po­si­ti­vo po­der es­tar en el lu­gar dón­de na­cí, el lu­gar que me vio cre­cer, desa­rro­llar­me y tam­bién par­tir. Yo es­toy for­ma­do con otra cul­tu­ra –la fran­ce­sa, la eu­ro­pea–, pe­ro no veo por qué de­be­ría cor­tar el víncu­lo. Ca­da vez que vuel­vo a la Ar­gen­ti­na me re­en­cuen­tro con­mi­go, cuan­do es­toy aquí es cuan­do es­toy más co­nec­ta­do con mi in­te­rior. Pe­ro tam­bién vi­nis­te pa­ra de­jar­nos una crea­ción tu­ya… Se dio to­do me­dio de gol­pe. No te­nía pen­sa­do vol­ver, por mis ocu­pa­cio­nes, pe­ro ar­ma­mos to­do pa­ra de­jar es­tre­na­da Ci­ne­lan­dia, una pie­za que en Eu­ro­pa tu­vo más de cien fun­cio­nes y que con­sis­te en una ca­bal­ga­ta por pe­lí­cu­las de mi in­fan­cia, co­mo Be­sos bru­jos, La mu­jer de las ca­me­lias, El cri­men de Ori­be y Car­ne, con la que de­ci­dí ho­me­na­jear al ci­ne ar­gen­tino. ¿Có­mo ve sa­la Ar­gen­ti­na des­de París? Yo creo que no ha­brá un cre­ci­mien­to so­cial y po­lí­ti­co en la Ar­gen­ti­na has­ta que el pe­ro­nis­mo cam­bie y evo­lu­cio­ne, y pa­ra eso se ne­ce­si­ta mu­cho tiem­po, pe­ro so­bre to­do, la unión de mu­chas vo­lun­ta­des. Cuan­do la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na lo­gre des­pe­gar­se pa­cí­fi­ca y ci­vi­li­za­da­men­te del pe­ro­nis­mo, ven­drá el cre­ci­mien­to co­mo país. ¿Se­guís des­de allá las no­ti­cias de lo que ocu­rre aquí? Sí, las si­go con in­te­rés, tra­to de es­tar me­dia­na­men­te in­for­ma­do. ¿Qué te es­pe­ra en Eu­ro­pa? Cuen­to con sie­te pro­yec­tos que quie­ro lle­var a ca­bo. Uno de ellos son los en­sa­yos de la pro­duc­ción de una co­me­dia mu­si­cal que ya es­cri­bí, Ma­da­me Pink, que se va a es­tre­nar en Nápoles a prin­ci­pios de mar­zo, y lue­go la lle­va­re­mos a un tea­tro de Ro­ma. ¿Y có­mo te lle­vás con el ocio? ¿Te da vér­ti­go? Pue­de ser. Al­go de eso hay. Pa­ra mí el ocio es la prác­ti­ca de la con­ver­sa­ción; me dis­trai­go char­lan­do. ¿Por dón­de pa­san, en­ton­ces, tus te­mo­res? ¿Cuál es tu ta­lón de Aqui­les? La vi­da real me con­vier­te en una per­so­na frá­gil… ¿Por eso es­cri­bís tan­to ?¿ Pa­ra vi­vir en la fic­ción? Mi te­ra­peu­ta me ha di­cho al­go de eso. Pue­de ser. Yo soy co­mo esos tar­ta­mu­dos que cuan­do suben al es­ce­na­rio ha­blan flui­da­men­te… ¿Vas mu­cho a te­ra­pia? Sí, mu­cho. Pe­ro ha­ce po­co des­cu­brí un com­ple­men­to per­fec­to pa­ra la te­ra­pia: un psi­quia­tra. ¿Te me­di­can? No se tra­ta de una pas­ti­lli­ta más o una pas­ti­lli­ta me­nos. Tie­ne que ver con el don de la pa­la­bra. Pa­sa por un pun­to de vis­ta, por una ma­ne­ra de de­cir las co­sas. Lo que un te­ra­peu­ta pue­de tar­dar años en dar con el diag­nós­ti­co, el psi­quia­tra al que con­sul­té de­mo­ró un par de se­sio­nes. Tie­ne una cla­ri­dad y un po­der de sín­te­sis que agra­dez­co enor­me­men­te. ¿Arras­trás con­flic­tos des­de ha­ce mu­cho? Yo ven­go de una fa­mi­lia que me com­ba­tió per­ma­nen­te­men­te, que se ti­ró en mi con­tra y que, de al­gu­na ma­ne­ra, fue mi­nan­do mi au­to­es­ti­ma, mi or­gu­llo y has­ta mi nar­ci­sis­mo… En­ton­ces es ahí cuan­do apa­re­cie­ron esos mo­men­tos de de­bi­li­dad, de des­pro­tec­ción. ¿Se mo­di­fi­có con el tiem­po la mi­ra­da de tu fa­mi­lia so­bre vos? Yo creo que se tra­ta de una fa­mi­lia con una for­ma­ción psi­co­ló­gi­ca muy pre­ca­ria. Mis vie­jos, la­men­ta­ble­men­te, no en­ten­die­ron na­da de la vi­da, de mi vi­da. Y ten­go un her­mano me­nor con el que ha­bla­mos idio­mas di­fe­ren­tes, al que tam­po­co veo ni sé na­da de sus co­sas. ¿Qué es lo que más les re­pro­chás a tus pa­dres? La fal­ta de com­pren­sión. Yo era un chi­co que pe­día a gri­tos ser ar­tis­ta, y ellos me res­pon­die­ron man­dán­do­me al Li­ceo Mi­li­tar. Cin­co años de en­cie­rro con esa for­ma­ción pri­mi­ti­va, ima­gi­na­te la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción que su­frí en esa fa­mi­lia. En lu­gar de fa­ci­li­tar­me los ins­tru­men­tos pa­ra avan­zar, hi­cie­ron to­do lo po­si­ble pa­ra que re­tro­ce­die­ra. ¿Qué hi­cis­te cuan­do pa­sa­ron esos cin­co años? Me in­de­pen­di­cé de mi fa­mi­lia. Bah, me fui. No que­ría ver­los más. ¿Ves?, en ese as­pec­to el Li­ceo fue po­si­ti­vo, por­que a par­tir de en­ton­ces pu­de em­pe­zar mi vi­da ar­tís­ti­ca muy tem­pra­na­men­te, con el in­gre­so al Ins­ti­tu­to Di Te­lla (en 1966), el tem­plo de las van­guar­dias ar­tís­ti­cas que me cam­bió ra­di­cal­men­te la exis­ten­cia. ¿Qué hu­bie­ses si­do sin el Di Te­lla? Im­po­si­ble sa­ber­lo. Pe­ro se­gu­ra­men­te un ar­tis­ta muy dis­tin­to al que soy. Yo no sé si éra­mos gran­des fi­gu­ras por per­te­ne­cer a ese se­mi­lle­ro de ta­len­tos que se co­no­ció co­mo la “Ge­ne­ra­ción Di Te­lla”, pe­ro es­tu­vi­mos en el mo­men­to jus­to pa­ra es­cri­bir una his­to­ria in­creí­ble­men­te crea­ti­va que no sé si se vol­vió a re­pe­tir. Sien­do ya un “pa­ri­sino de ley”, no pue­do de­jar de pre­gun­tar­te có­mo ves a París hoy, des­pués de los aten­ta­dos te­rro­ris­tas que ha su­fri­do… Fue un la­tro­ci­nio, el triun­fo del fa­na­tis­mo de Orien­te fo­men­ta­do por Oc­ci­den­te, que no es una víc­ti­ma. Oc­ci­den­te de­be re­fle­xio­nar y mu­cho por qué su­ce­dió es­to… Pe­ro París es una ciu­dad con gen­te muy fuer­te, or­gu­llo­sa y cen­tris­ta, que no se en­tre­ga fá­cil­men­te. Es cier­to que fue­ron te­rri­bles gol­pes, pe­ro la vi­da con­ti­núa, te di­ría, con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad. Los mu­seos si­guen re­ple­tos, la to­rre Eif­fel no da abas­to y el her­mo­so ba­rrio don­de vivo, Saint Ger­main des-Prés, sue­le ser un hor­mi­gue­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.